853.196 visitas desde enero de 2011 

Todas las grandes verdades comienzan por ser blasfemias.

George Bernard Shaw



Privacidad robada


El alma tenía un precio