Los autobuses urbanos de Alcalá




Las primeras líneas de autobuses urbanos se crearon en Alcalá hacia finales de la década de los sesenta. La empresa concesionaria era Autobuses Alonso, y la red de líneas era, como cabe suponer, bastante reducida. Si no me equivoco -estoy recurriendo a mi memoria para desempolvar recuerdos de hace más de cuarenta años- había tan sólo tres que, con origen en la plaza de Cervantes, daban servicio a los que entonces eran los principales barrios de la ciudad: Campo del Ángel, Reyes Católicos y el Val.

Hacia mediados de la década de los setenta la concesión pasó a Trapsa, la cual amplió el servicio de forma notable creando la estructura que, con variantes y ampliaciones, ha perdurado en buena parte hasta ahora. En total se establecieron ocho líneas, aunque una de ellas, la número 2, no llegó siquiera a entrar en servicio al ser fusionado su recorrido con la 1. Estas siete líneas seguían manteniendo una distribución radial a partir de la plaza de Cervantes; varias tenían su origen en ella, mientras para el resto constituía el punto central de su recorrido.

A grosso modo la distribución de las líneas era la siguiente:

Línea 1, Campo del Ángel - Reyes Católicos.
Línea 3, Plaza de Cervantes - CIR nº 2.
Línea 4, Plaza de Cervantes - Nacional II dirección Madrid.
Línea 5, Plaza de Cervantes - Nacional II dirección Guadalajara.
Línea 6, Reyes Católicos - El Val.
Línea 7, Chorrillo - Barrio Venecia - Nueva Alcalá.
Línea 8, Campo del Ángel - El Val.

Tal como puede comprobarse, la nueva distribución respetó la anterior en las líneas 1, 6 y 8 creando las nuevas 3, 4, 5, y 7, justificadas por el crecimiento de la ciudad aunque dos de ellas, las líneas 4 y 5, pensadas para dar servicio a las fábricas asentadas en las márgenes de la carretera Nacional II -todavía no se había construido la variante de la actual autovía- no duraron demasiado tiempo y acabaron siendo suprimidas. La 3 y la 7, por el contrario, se consolidaron e incluso, años más tarde, vieron prolongados sus recorridos.

Con el tiempo fueron creadas nuevas líneas. Éste fue el caso de una efímera línea 9 que discurría entre la plaza de Cervantes y el barrio de Juan de Austria, la cual no duró demasiado tiempo. Más suerte tuvieron la línea 2 -que rellenaba un hueco de la numeración-, que unía a la plaza de Cervantes con el nuevo campus universitario, y una segunda línea 9 que, partiendo de la estación, daba servicio a los polígonos industriales de la carretera de Daganzo. Como curiosidad, cabe reseñar que ésta fue la primera que no tenía su cabecera, ni tampoco pasaba, por la plaza de Cervantes.

Más recientes fueron las nuevas líneas 4 y 5, creadas en los años noventa y que, al igual que las anteriores, vinieron a rellenar los huecos de las dos desaparecidas. El recorrido de la línea 4 fue establecido entre la plaza de Cervantes y el nuevo Cementerio Jardín, junto al Puente Zulema, inaugurado en 1995. A diferencia de las demás, tan sólo daba servicio los fines de semana.

Para la línea 5 se diseñó un recorrido no radial que discurría entre Reyes Católicos -más adelante se prolongaría su cabecera hasta el barrio de la Nueva Rinconada- y el nuevo centro comercial La Dehesa, inaugurado en 1991 a la salida de la ciudad en dirección Guadalajara. Tras cruzar Reyes Católicos salía a la Vía Complutense a la altura de la calle Andrés Saborit y discurría por su tramo central -fue la primera línea que lo hizo- para continuar por Juan de Austria y Lope de Figueroa, saliendo finalmente por la calle Ávila a la antigua travesía de la Nacional II en dirección al centro comercial; al igual que en el caso de la línea 9, ésta era una de las pocas que no pasaban por la plaza de Cervantes.

Aunque durante bastantes años esta red de nueve líneas se mantuvo prácticamente sin cambios, el crecimiento de Alcalá durante la década final del siglo XX motivó la creación de dos nuevas líneas. La 10, con cabecera en la Vía Complutense a la altura de la plaza de la Cruz Verde, dio servicio a los nuevos barrios de El Ensanche y Espartales, mientras la 11, con inicio en La Garena, discurría por la glorieta del Chorrillo, el puente de la antigua carretera de Daganzo y, a partir de la Cruz Verde, por la Vía Complutense hasta llegar a la confluencia de ésta con la calle Ávila, pomposamente denominada Puerta del Universo.

Paralelamente a estos cambios varias de las líneas antiguas sufrieron modificaciones, por lo general prolongándose su recorrido hasta alcanzar los nuevos barrios, lo que provocó que algunas de éstas, en especial la línea 1, acabaran teniendo unos itinerarios exageradamente tortuosos y poco prácticos, un problema que tardaría mucho en resolverse pese a las reiteradas peticiones de una remodelación integral de la red incluyendo la creación de una línea circular.

A partir del 1 de febrero de 2011 la empresa concesionaria del transporte urbano de Alcalá fue AlcalaBus. En esta nueva etapa la primera modificación fue la creación a mediados de febrero de 2013 de una nueva línea, la 12, que con origen en la sobrecargada cabecera de la plaza de Cervantes discurría hasta el hospital y el campus universitario pese a estar cubierto ya este servicio con las líneas 2 y 3, que fueron modificadas para evitar duplicidades. En la práctica vino a sustituir al antiguo ramal 2C de la línea 2 que iba hasta la facultad de Ciencias, continuando hasta el pabellón polideportivo. Tiempo después la línea fue prolongada hasta el edificio de la Biblioteca Nacional.

En abril de 2017 la línea 9 fue prolongada hasta el Polígono Industrial Camporroso, y en octubre de ese mismo año se estableció que parte de los autobuses se desviaran por el barrio del Olivar.

A finales de junio de 2018, con motivo de la peatonalización parcial de la plaza de Cervantes y la calle Libreros, se suprimieron las paradas que estaban ubicadas en ambas vías, lo que obligó a la remodelación parcial del trazado de las siete líneas que tenían allí las cabeceras o algunas de sus paradas. En las líneas 1, 6 y 7 los cambios consistieron básicamente en extender a la totalidad de la semana el anterior recorrido dominical, desplazándose las cabeceras de las cuatro restantes a los límites del casco antiguo: Vía Complutense/Cruz Verde para las líneas 2 y 12, Puerta de los Mártires (Cuatro Caños)/Avenida de Guadalajara para la 3 y Puerta de Aguadores para la 4. Salvo los ajustes necesarios para llevar a cabo estas modificaciones, el resto de los trazados de las líneas no sufrieron alteraciones, quedando para más adelante la remodelación global del anticuado y poco efectivo diseño de la red. En este momento las líneas eran las siguientes:

Línea   1, Barrio del Pilar - Campo del Ángel1
Línea   2, Vía Complutense (Cruz Verde) - Universidad (Politécnico)
Línea   3, Avenida de Guadalajara - Espartales
Línea   4, Paseo de Aguadores - Cementerio Jardín
Línea   5, Barrio del Pilar - Centro Comercial La Dehesa2
Línea   6, Barrio del Pilar - Barrio dl Val.
Línea   7, El Ensanche - Nueva Alcalá.
Línea   8, Campo del Ángel - Barrio del Val.
Línea   9, Plaza de la Estación - Polígono industrial Camporroso.
Línea 10, Vía Complutense (Cruz Verde) - Espartales.
Línea 11, La Garena - Puerta del Universo.
Línea 12, Vía Complutense (Cruz Verde) - Universidad (Jardín Botánico)

1 Pese a mantenerse la denominación tradicional, ésta no coincidía con ninguna de las dos cabeceras. Por un extremo llegaba hasta el centro comercial Hipercor y la estación de La Garena, y por el otro describía, desde el Campo del Ángel, una ruta circular que le llevaba por la parte baja del Ensanche (camino de Teatinos y avenida de la Alcarria) para continuar hasta la calle Torrelaguna, donde enlazaba con el trayecto de ida.

2 Tampoco aquí corresponden las cabeceras reales con la denominación de la línea. La de Reyes Católicos fue prolongada hasta la calle del Río Arlanza, cruzando la Ronda Fiscal. También se hizo lo propio con la del centro comercial La Dehesa, que fue llevada hasta el vecino centro comercial Cuadernillos inaugurado en 2005 .


Pulsando el botón correspondiente se accede a información más detallada sobre el recorrido de las líneas con anterioridad a la reforma de febrero de 2019.


boton boton boton boton boton boton boton boton boton boton boton boton

La reforma de febrero de 20191

Tras muchos años de espera, la remodelación global de las líneas entró finalmente en vigor el 21 de febrero de 2019. Su intención era adaptar las líneas de autobuses a las necesidades actuales de la ciudad, racionalizando los trazados y creando algunos nuevos. La modificación más importante fue la desaparición de la vetusta línea 1, cuyo hueco en la numeración fue cubierto por la nueva línea circular largamente reclamada por los vecinos de los barrios periféricos. Dada su naturaleza cuenta con dos sublíneas, la 1A y la 1B, cada una de las cuales circula en un sentido.

Otras dos líneas, la 4 y la 12, también desaparecieron dejado sus números vacantes. La 4 fue absorbida por la 7, mientras el servicio que antes prestaba la 12 en la parte baja del campus universitario pasó a estar cubierto por la nueva circular.

Las nueve líneas restantes fueron modificadas en mayor o menor medida, siendo éstos los principales cambios:

Línea 2. Dejó de pasar por la Ciudad del Aire y amplió su recorrido en el campus universitario desde el Politécnico hasta el Polideportivo.

Línea 3. Se acortó su recorrido en la calle de Villamalea y en el barrio de Espartales, finalizándolo en la plaza del Conde de Barcelona.

Línea 5. Conservó su recorrido entre la cabecera de la calle Río Arlanza y el cruce de la calle Ávila con la Vía Complutense, cambiándolo por completo a partir de este punto ya que, mientras anteriormente continuaba por esta última hasta los centros comerciales La Dehesa y Cuadernillos, pasó a encaminarse por la calle Ávila y la avenida de Miguel de Unamuno hasta su nueva cabecera de la plaza de la Paz, en la confluencia de esta avenida con la de la Alcarria.

Línea 6. No experimentó grandes modificaciones, aunque sí algunos retoques. Se suprimió su paso por el barrio de la Rinconada, la ronda Fiscal y el barrio Venaeia acortándolo por la puerta del Vado y la calle Pescadería, retomando el trayecto antiguo en las calles San Julián y Colegios y manteniéndolo hasta la plaza de la Juventud. Aquí cambiaba de nuevo el trazado antiguo por Lope de Figueroa y Salamanca por el primer tramo de la avenida de la Virgen del Val y la avenida de Castilla, recuperándolo a partir de la confluencia de esta última con Salamanca. El recorrido restante hasta la terminal en la glorieta donde se cruzan Lope de Figueroa y Ávila no sufrió cambios.

Línea 7. Prolongó su cabecera norte desde El Ensanche (calle Octavio Paz) hasta el extremo de Espartales Sur, situándola junto a la residencia de ancianos Francisco de Vitoria y la nueva ciudad deportiva. Mantuvo su recorrido por El Ensanche y el Chorrillo hasta la glorieta de este nombre, cambiando el tramo inicial de la avenida de Daganzo y la calle Daoíz y Velarde por la de Torrelaguna. Tras continuar por Cánovas del Castillo alargó su recorrido, que anteriormente pasaba por el paseo de la Estación, hasta Caballería Española y la avenida de Guadalajara, para retomarlo en los Cuatro Caños, a partir de donde conservó su antiguo trazado hasta Nueva Alcalá. Como novedad importante cabe reseñar la absorción de la antigua línea 4, convertida en un ramal que continúa desde la cabecera de Nueva Alcalá hasta el Cementerio Jardín, con horario restringido al igual que su antecesora.

Línea 8. Mantuvo su trazado antiguo desde la cabecera situada en la confluencia de la calle Ávila con la avenida de Lope de Figueroa hasta el cruce de Marqués de Alonso Martínez con la avenida de Guadalajara. A partir de aquí cambió su antiguo recorrido por Caballería Española y Ferraz por la avenida de Guadalajara y el paseo de la Estación, recuperando su primitivo trazado en Cánovas del Castillo hasta la calle Alalpardo, frente al instituto Antonio Machado. Mientras anteriormente daba la vuelta aquí, tras la nueva remodelación absorbió el antiguo recorrido de la desaparecida línea 1, por las avenidas de los Jesuitas, Miguel de Unamuno y de la Alcarria cerrando el bucle en la calle Torrelaguna, a excepción del desvío, ahora suprimido, que hacía ésta por el barrio de los Nogales.

Línea 9. Aunque mantuvo su cabecera junto a la estación central de cercanías modificó por completo su recorrido inicial, que discurría por el paseo de la Estación, Cánovas del Castillo, Daoíz y Velarde y la avenida de Daganzo, pasando a hacerlo por la avenida de la Alcarria y el barrio del Ensanche. Tras recuperarlo en la glorieta del Chorrillo, lo mantuvo sin cambios -incluyendo la variante del Olivar- hasta el final de la línea en el polígono industrial Camporroso. Quizá hubiera sido interesante acercar algo más su cabecera hasta el centro de la ciudad situándola, por ejemplo, en los Cuatro Caños, pero no se tuvo en cuenta.

Línea 10. Su primer tramo, entre la cabecera de la Vía Complutense y la plaza de la Paz, en la confluencia de la avenida de la Alcarria con la de Miguel de Unamuno, se mantuvo sin cambios. A partir de este punto se suprimieron los rodeos que daba primero por El Ensanche, desviándose por Miguel de Unamuno, y posteriormente por Espartales, donde describía un recorrido circular que la llevaba hasta la glorieta del Conde de Barcelona, cambiándolos por un recorrido directo por José María de Pereda y Benito Pérez Galdós aunque manteniendo el final de la línea. Otra novedad, además de la simplificación de su trazado, fue la implantación de un servicio nocturno, las noches de los viernes, sábados y vísperas de festivos, con cabecera en la ronda Fiscal continuando por la ronda del Henares, el paseo de Aguadores, los Cuatro Caños y el paseo de la Estación, para enlazar con el trazado general en la avenida de la Alcarria. A diferencia de otros ramales éste no ampliaba el recorrido de la línea, sino que reemplazaba al tramo Vía Complutense-avenida de la Alcarria.

Línea 11. Esta línea experimentó cambios notables por sus dos extremos. En su recorrido inicial por el barrio de La Garena perdió el desvío a la estación de cercanías, ganando a cambio una prolongación hasta el polígono industrial situado al otro lado de la autovía. No sufrió modificaciones durante el resto de su anterior recorrido, pero al llegar a su antigua terminal en la glorieta donde confluyen la Vía Complutense y la calle Ávila, pomposamente bautizada como Puerta del Universo, absorbió el último tramo de la línea 5, continuando hasta los centros comerciales de La Dehesa y Cuadernillos.

La nueva línea circular, por último, integró algunos tramos de las líneas antiguas intercalándolos con los de nuevo trazado. De los primeros, excluyendo los compartidos con otras líneas, cabe reseñar el desvío a la estación de cercanías de La Garena, heredado de las líneas 1 y 11; el que discurre entre La Garena y el cruce de la avenida de los Reyes Católicos con San Vidal y el de las calles de los Colegios, Santo Tomás, ambos de la 1; el de la avenida de Lope de Figueroa hasta el cruce con Salamanca, de la 6; la parte baja del campus universitario, de la 12, y la calle Villamalea, de la 3.




1 Para consultar el recorrido actual de las líneas de autobuses tras la reforma de febrero de 2019, pulse aquí.


Publicado el 14-4-2019