Otros Cervantes en Alcalá (I)
Los Cervantes institucionales





La estatua de Cervantes es la más conocida, pero no la única



Además de la estatua que preside la plaza de su nombre y de la otras dos, bastante menos conocidas, del Chorrillo y del Club de Suboficiales Miguel de Cervantes, así como de las lápidas y los murales de temática cervantina que jalonan varios edificios de la ciudad, todo lo cual ha sido comentado en diferentes artículos1, existen en Alcalá varias representaciones más del autor del Quijote que resulta interesante recordar, haciéndolo aquí con las correspondientes a las iniciativas institucionales.




Busto de Cervantes del Salón de Plenos


Así, empezamos con el medallón en bajorrelieve existente en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, uno de los seis dedicados a diferentes personajes alcalaínos, o vinculados de alguna manera con nuestra ciudad, que forman parte de la decoración del mismo. Aunque carezco de datos acerca de la fecha de su realización, cabe suponer que sea contemporáneo de las obras de habilitación del antiguo edificio del Colegio de Agonizantes para casa consistorial que tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XIX.


Bustos de Cervantes que se conservan en el ayuntamiento
Izquierda, fotografía de Luis Alberto Cabrera


También en el Ayuntamiento se custodian dos bustos que representan al escritor alcalaíno. Uno de ellos, en bronce, sigue el modelo del famoso retrato autógrafo de Jaúregui, reproducido hasta la saciedad y en todos los tamaños, aunque éste viene a ser aproximadamente de tamaño natural. El otro es para mí bastante más interesante, y parece ser una talla en madera.




Busto de Cervantes expuesto en la Capilla del Oidor


Procedente con mucha probabilidad del cercano Ayuntamiento, en la exposición cervantina permanente de la Capilla del Oidor, denominada de forma oficial Los universos de Cervantes, se conserva este busto del autor del Quijote de corte claramente académico, sobre el cual no he podido recabar datos acerca de su autoría.




Busto de Cervantes expuesto en el CRAI


El 15 de abril de 2016, dentro de la conmemoración del cuarto centenario de la muerte de Cervantes, la Universidad descubrió un busto del autor del Quijote realizado en chapa y alambre de hierro por Antonio Pérez de Terranova en los talleres de Hifor, una empresa especializada en forja artística radicada en la vecina localidad de Ajalvir. El busto incorpora en la parte delantera de la peana una placa de latón en la que se reproduce la firma autógrafa de Cervantes, y en un lateral otra con la firma del artista.

El busto fue colocado inicialmente en el vestíbulo del CRAI (Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación) ubicado en la crujía principal del antiguo Cuartel del Príncipe, en la plaza de San Diego, y allí se mantuvo durante algún tiempo siendo reemplazado, en septiembre de 2017, por otro del mismo escultor representando al Cardenal Cisneros, sin que conozca por ahora su ubicación actual.




Maqueta de la estatua de Cervantes expuesta en la capilla del Oidor


De nuevo en la Capilla del Oidor se puede contemplar la maqueta sobre la que se basó el monumento inaugurado en 1879 en la plaza de Cervantes, con una estatua fundida en bronce por el escultor Carlo Nicoli y un pedestal de piedra caliza diseñado por el pintor Manuel Laredo. Aunque su ejecución no se ajustó totalmente a lo reflejado en la citada maqueta, en particular la verja circundante, ésta no deja de ser un interesante objeto digno de ser observado y, por supuesto, conservado.




Cervantes de la Oficina de Turismo
(ahora en la concejalía de Turismo)


Reproduzco también la fotografía de un curioso Cervantes que inicialmente estuvo expuesto en la oficina municipal de turismo de la plaza de los Santos Niños. Actualmente ya no está allí, sino en la nueva sede de la concejalía de Turismo en la vecina calle de San Juan. Desconozco por completo la historia de esta escultura, de la que también ignoro su autor, y en cuanto a ella lo único que puedo decir es que se trata de una talla en madera cruda a tamaño natural, sin ningún tipo de acabado ni de policromía que altere su aspecto.


Dos vistas de la escultura de Greg Wyatt del Colegio del Rey
Fotografías tomadas de www.dream-alcala.com Izquierda) y de www.cervantes.es (derecha)


El 17 de abril de 2013 fue presentada en el Colegio del Rey, sede alcalaína del Instituto Cervantes, la escultura en bronce Cervantes/Shakespeare, donada a la institución por su autor, el prestigioso escultor norteamericano Greg Wyatt, la Academia de Arte de Hasting-on-Hudson y la Fundación Newington-Cropsey. Se trata de una obra de pequeño formato que representa, de forma idealizada, a dos de los principales personajes de ambos escritores, Don Quijote y el Rey Lear, representantes de la locura y la cordura, junto con dos personajes secundarios, Marcela y Cordelia, símbolos para el escultor de la nobleza moral.

La escultura fue colocada en el vano de la escalera del edificio, dándose la circunstancia de que otra obra de Wyatt de título y simbolismo similares pero de mucha mayor envergadura -mide cuatro metros de altura-, fue instalada en 2016 en los jardines de la Fundación Duques de Soria de esta ciudad castellana2.




Reproducción de la partida de bautismo de Cervantes, ubicada en los jardines de la Quinta de Cervantes


Conviene recordar asimismo un curioso y poco conocido monumento existente en los jardines de la Quinta de Cervantes, en la confluencia de la calle Navarro y Ledesma con la Vía Complutense; he de confesar que no tengo muy claro si considerarlo lápida, escultura, o cualquier otra cosa, ya que se trata de una reproducción de la partida de bautismo de Cervantes realizada en una plancha de hierro de grandes dimensiones en la que se ha taladrado el texto. El resultado es original y curioso, aunque es de lamentar la ausencia de cualquier tipo de rótulo explicativo en el mismo, lo cual, unido a que el ayuntamiento nunca le ha dado la más mínima publicidad, y a que se encuentra en un rincón apartado de los jardines junto a la medianería del edificio frontero y a la capilla, hace que pase prácticamente desapercibido.




Entrada al jardín (arriba) y lápida del Parnaso (debajo)


En el barrio de El Ensanche, y más concretamente junto a la glorieta situada en la intersección de la avenida de Miguel de Unamuno con las calles Alejo Carpentier y Rafael Alberti, se encuentra una pequeña zona ajardinada cuyo nombre, tal como figura en la puerta de entrada, es el de El Jardín del Parnaso. En su glorieta central se alza, desde hace poco, un pequeño monumento formado por una plancha metálica, a modo de lápida, en la que aparece grabada la silueta de una pluma junto a una frase extraída del Viaje al Parnaso, una obra de Cervantes bastante menos conocida que el Quijote o las Novelas Ejemplares, pero no por ello carente de interés:


“Nunca pongo los pies do camina la mentira, el fraude y el engaño, de la santa virtud total rüina...”

Viaje al Parnaso, Cap. IV




1 Ver también:
Las esculturas de Cervantes en Alcalá
Otros Cervantes en Alcalá (II). Los Cervantes privados
Los grafitis cervantinos de Alcalá (I). Grafitis institucionales
Los grafitis cervantinos de Alcalá (II). Grafitis particulares

2 La presencia de Cervantes en Soria

Publicado el 2-6-2008
Actualizado el 2-10-2017