Los grafitis cervantinos de Alcalá (I)
Grafitis institucionales



El conjunto de los grafitis cervantinos que podemos encontrar en Alcalá se puede clasificar en dos grupos, dependiendo que se trate de iniciativas institucionales o particulares. Por esta razón, y para facilitar su estudio, he considerado conveniente abordarlos por separado en dos artículos, uno dedicado a los primeros, y un segundo a los particulares 1.




Vista general del mural de Rep en la Casa Tapón


Comenzamos nuestro recorrido con el espectacular mural realizado por el prestigioso ilustrador argentino Miguel Rep en la medianería de la Casa Tapón que da a la plaza de los Santos Niños, el cual fue inaugurado el 13 de julio de 2011 en conmemoración del hermanamiento entre Alcalá y la ciudad argentina de Azul, famosa por su Festival Cervantino.






De arriba a abajo, detalles del friso inferior del mural


El mural, pintado en vivos tonos amarillos y negros, representa con un estilo muy peculiar la aventura de los molinos, mientras en la parte baja, ya en blanco y negro y a modo de cómic, nos encontramos con un recorrido entre Alcalá, representada por Cervantes, y Azul, con don Quijote y Sancho atravesando simbólicamente el océano. De momento, los vándalos lo han respetado...




Mural de Rep en la ciudad de Azul. Fotografía tomada del diario Clarín


Apenas unos meses después, en noviembre de 2011 y coincidiendo con el V Festival Cervantino celebrado en esta ciudad argentina, Rep pintó en Azul un segundo mural, hermano del alcalaíno pero no idéntico ya que, en palabras del artista, “Son dos dibujos diferentes. En el de allá se lo ve a Quijote «ensartado» entre los molinos y en el de acá está sereno. Azul me despierta eso, es la pampa, el horizonte; en cambio, Europa ahora es el caos y quizás por eso pinté allá a un Quijote indignado”.


Mural de la medianería y portón del hostal El Torero


Cinco años más tarde, en junio de 2016 y dentro de los actos conmemorativos del cuarto centenario del fallecimiento de Cervantes, el Ayuntamiento encargó al colectivo Alameda Factory la confección de un mural, también de gran tamaño, en la medianería lateral del hostal El Torero, junto a la Puerta de Madrid. El mural, obra de Ana María Valle, Francisco José Valderrama y Jesús Martínez Campos, reproduce un dibujo original de la artista búlgara Kapka Kaneva representando a Cervantes, y se complementa con el portón del antiguo almacén de Tabacalera, decorado con la primera página de la edición del Quijote de 1605. Esta iniciativa supone la primera intervención dentro de un plan, por el momento incompleto, que pretende adornar con un total de siete pinturas murales los diferentes distritos de la ciudad.




Mural de la avenida de Guadalajara


Hasta marzo de 2017, cercano ya el final de las celebraciones del centenario cervantino, no se pintó el segundo mural, en esta ocasión en la medianería de un edificio situado entre la avenida de Guadalajara y la Vía Complutense, justo antes de la confluencia de ambas. Su autoría corresponde al colectivo Boa Mistura, integrado por Pablo G. Mena, Ángela Amer, Dani de Julio, Diego Vicente y Luisa Septién, los cuales inscribieron una frase perteneciente a la Novela ejemplar La española inglesa -“La fuerza de los valientes, cuando caen, se pasa a la flaqueza de los que se levantan”- en un complejo dibujo en blanco y negro de innegable impacto visual.


Arriba, motivo central del grafiti de la escuela infantil Los Molinos. Abajo, motivos laterales


También municipal, aunque gestionada por la sociedad cooperativa Jiménez de Cisneros, es la escuela infantil Los Molinos, la cual se encuentra en el barrio de Espartales, concretamente en la calle de José Martínez Ruiz “Azorín” junto a la parroquia de Santo Tomás de Villanueva. Este centro fue inaugurado en 2005, pero desconozco la fecha en la que fue pintado el mural que decora el zócalo de su valla externa ya que éste no está fechado, aunque sí firmado por Mobi Works. Debido a la forma del zócalo el mural es alargado y estrecho, y cuenta con tres partes. El motivo central reproduce el nombre de la escuela sobre un fondo típico cervantino, con las siluetas de Don Quijote y Sancho Panza a un lado y los molinos de la célebre aventura que le dan nombre al otro. Éste está flanqueado a su vez por otros dos laterales de menor tamaño, a la izquierda una representación de la portada del Quijote, y a la derecha el libro abierto precisamente por el episodio de los molinos, junto con la citada firma.




1 Los grafitis cervantinos de Alcalá (II). Grafitis particulares


Publicado el 18-10-2016
Actualizado el 24-4-2017