Otros Quijotes en Alcalá (II)
Los Quijotes privados



Además de la diferente iconografía oficial dedicada al Quijote que ya ha sido tratada en otros artículos1, existen en Alcalá un buen puñado de esculturas de propiedad particular, en ocasiones de notable valor artístico, que reúnen méritos suficientes para ser recordadas, y a ellas está dedicado este artículo.

De todas ellas las más antiguas son estas dos curiosas esculturas -en realidad relieves- que representan al Caballero de la Triste Figura. Ambas tienen en común varias características: reproducen de forma estilizada -aunque no abstracta- la figura de Don Quijote -en una ocasión sola, en la otra cabalgando en Rocinante-, están forjadas en hierro y se encuentran adosadas a sendas fachadas. Nada sé ni de su gestación ni de sus autores, aunque no me extrañaría que el taller de los hermanos Prades pudiera estar detrás de al menos alguna de ellas. Las dos presentan una cierta similitud dentro de sus respectivos estilos y probablemente provengan de la misma época, me arriesgaría a decir que hacia la década de los setenta. En cualquier caso se trata de dos aportaciones interesantes al patrimonio escultórico de la ciudad.


Quijotes de Las Cuadras de Rocinante (izquierda) y de la calle Gil de Andrade (derecha)


La primera de ellas adorna la portada de Las Cuadras de Rocinante, un céntrico y popular mesón situado en la esquina de las calles Mayor y Carmen Calzado, por lo cual a buen seguro la mayoría de ustedes habrán pasado más de una vez por delante de él, lo que no evita que pueda pasar relativamente desapercibida al estar tan integrada en el paisaje urbano. Su nombre, evidentemente, es ya toda una declaración de principios.

La segunda está bastante más recóndita, ya que se encuentra adosada a la fachada exterior de un portal de la calle de Gil de Andrade, en el barrio de Juan de Austria. La presencia de unos setos entre el edificio y la acera contribuye a camuflarla, pero no obstante merece la pena contemplarla.




De un estilo similar es Don Quijote a caballo sobre Rocinante, forjada en hierro por Jesús Prades sobre un boceto de Carlos Chacón. Formaba parte de un mural de temática alcalaína que estuvo colocado en el vestíbulo del cine Alcalá, en la calle de Santa Úrsula, hasta el cierre de éste, cabiendo suponer que se perdiera tras la adaptación del local como sala de bingo.




Don Quijote a caballo sobre Rocinante, de Carlos Chacón y Jesús Prades


Tuve ocasión de fotografiar esta interesante escultura en la exposición antológica de Carlos Chacón celebrada en Santa María la Rica durante el mes de marzo de 2017, aunque desconozco cual puede ser su paradero actual. En cualquier caso, lo importante es que se haya conservado.




Desde el 4 de noviembre de 2008, tal como reza en la placa que conmemora su inauguración, el patrimonio artístico de nuestra ciudad se vio incrementado con una escultura bautizada como Don Quijote y sus sueños obra en bronce del escultor Pedro Requejo Novoa, el mismo que fundiera las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza que desde abril de 2005 descansan de sus fatigas frente a la casa natal de su autor. Se trata de una estatua de bronce de tamaño natural y posición sedente, de estilo muy parecido al de sus “vecinos” y de notable valía artística, en la cual se representa al Caballero de la Triste Figura con un libro en la mano izquierda y una espada en la derecha, en alusión a su condición de lector de libros de caballerías.


Don Quijote y sus sueños, obra de Pedro Requejo Novoa, en el restaurante Maimónides


Lo curioso de esta escultura es que se trató de una iniciativa privada promovida por el propietario del restaurante Maimónides, el cual con toda lógica la colocó en el interior de este establecimiento hostelero. Así pues, aunque se encontraba en plena calle Mayor, frente a la casa de Cervantes y de las esculturas hermanas, concretamente en la acera opuesta, era necesario entrar en el local para poder contemplarla... algo que realmente merecía la pena. Lamentablemente el restaurante cerró en el verano de 2018, sin que tenga noticias del paradero de la estatua.




Modelo de Don Quijote y sus sueños


Existe también un modelo a escala natural que pudo contemplarse en la exposición Cervantes, soldado de la Infantería Española, que tuvo lugar entre el 23 de septiembre y el 23 de octubre de 2016 en la sala de exposiciones de Santa María la Rica.






Quijote y Sancho de La Española


También en la calle Mayor y asimismo en otro establecimiento de hostelería, el restaurante La Española, nos encontramos con estas originales representaciones de Don Quijote y Sancho que se encuentran en el comedor, confeccionadas en su mayor parte con herraduras soldadas. El resultado es una llamativa -e incluso inquietante- apariencia esquelética.






Quijote del Cementerio Jardín


Finaliza este recorrido escultórico en el vestíbulo del Cementerio Jardín, donde se encuentra emplazado este Quijote, también metálico y todavía más estilizado que el anterior puesto que estaba realizado -casi diríase que dibujado- con una delgada lámina de hierro que le da una apariencia etérea. Su autor, tal como figura en la firma de la peana, es el escultor José Luis Sánchez Molina, especializado en la forja de hierro y con taller abierto en Alcalá.




1 Ver también:
Las esculturas de don Quijote en Alcalá
Otros Quijotes en Alcalá (I). Los Quijotes institucionales
Otros Quijotes en Alcalá (III). Iniciativas particulares
Los rótulos cervantinos de Alcalá


Publicado el 21-5-2005, en el nº 1.905 de Puerta de Madrid
Actualizado el 12-11-2018