Las esculturas conmemorativas



Dentro del conjunto formado por el patrimonio escultórico complutense, son varios los apartados que pueden hacerse, a cada uno de los cuales estoy dedicando un artículo propio. En esta ocasión he elegido lo que pudiéramos denominar esculturas conmemorativas, es decir, aquellas en las que se rinde homenaje, o recuerdo, a algún acontecimiento concreto. Aunque las considero distintas de aquellas definibles como alegóricas, al faltar en estas últimas ese carácter digamos puntual, en algunos casos la distinción entre ambas categorías resultaba un tanto confusa, habiéndome guiado en esta ocasión por mi personal criterio. En cualquier caso, de no estar en un grupo siempre estarán en otro, con lo que mi pretensión de reflejar la totalidad del patrimonio complutense quedará suficientemente cubierta.


La Cruz del Siglo


Hecha esta aclaración, paso a considerar la más antigua de todas ellas -en general seguiré para su enumeración la pauta cronológica de su erección-, la Cruz del Siglo, cuya historia cuento con detalle en el correspondiente artículo1. Se da la paradoja de que, pese a ser uno de los monumentos más antiguos de la ciudad -tan sólo la estatua de Cervantes y el busto del Empecinado la superan-, es mucho menos conocida que éstos y otros muchos posteriores, sin duda debido a lo excéntrico de su ubicación en un pequeño jardín junto a la antigua Universidad Laboral, al borde del talud que bordea el alcor del Campo del Ángel... que curiosamente no es su asentamiento original.




Cruz del Siglo. Vista general


En realidad era muy poco lo que quedaba de la Cruz del Siglo cuando en 1987 el ayuntamiento decidió su reconstrucción, apenas reducida a unos tristes despojos arrinconados entre las viviendas del barrio de Santa Margarita, más concretamente en un pequeño parterre de la calle Alalpardo, al tiempo que decidía, desde mi punto de vista con acierto, trasladarla unos centenares de metros hasta su emplazamiento actual. Desde entonces la cruz se ha conservado intacta y sin mutilaciones, aunque masacrada por el vandalismo de los graffitis, esa plaga que algunos siguen pretendiendo vendernos como “arte”. Por cierto que no fue ésta su primera restauración, ya que hubo de ser reparada tras la guerra civil -conviene recordar que se encontraba junto al entonces aeródromo- ni tampoco su primer traslado, ya que con ocasión de la citada restauración se aprovechó para desplazarla unos metros hasta unos terrenos municipales cercanos.




Cruz del Siglo. Detalle


Como su nombre indica, la Cruz del Siglo se erigió para conmemorar la llegada del siglo XX, lo que la convierte en más que centenaria. Su promotor fue el siempre inquieto padre Lecanda, redactor de la leyenda grabada en ella:


A Cristo Redentor, Rey de los siglos. Alcalá de Henares, representada por la
infancia para conmemorar la entrada del siglo XX. 1 DE ENERO DE 1901.


Según describe Fernando Sancho (Luis Madrona), testigo presencial, en una de sus bagatelas, se celebró una solemne inauguración en la que participaron los niños y los jóvenes alcalaínos, solemnidad que contrasta con su discreto devenir actual, sólo roto por la celebración de su primer centenario el 1 de enero de 2001, organizada por la asociación cultural Hijos y Amigos de Alcalá ante la indiferencia absoluta del ayuntamiento. También relata Fernando Sancho la existencia de dos cartelas en la peana de la cruz, las cuales por cierto no he conseguido encontrar quizá por haber desaparecido a lo largo del tiempo; en el lado que miraba al sur, es decir, hacia Alcalá, figuraba este versículo de Isaías:


YO PROTEGERÉ ESTA CIUDAD POR RESPETO MÍO


Y en el lado norte, en dirección a Camarma y la sierra, este otro de Jeremías:


SI ME ESCUCHAREIS, SERÁ PARA SIEMPRE POBLADA ESTA CIUDAD




El Monumento a los Caídos




Monumento a los Caídos. Vista general y detalle


El segundo monumento de esta lista es el dedicado a honrar la memoria de los “Caídos por Dios y por la Patria”, según la terminología franquista, una sencilla columna de piedra granítica, rematada con una cruz de hierro, que se alzó en los años 40 del pasado siglo en la plaza de las Bernardas, complementándose con las dos lápidas que se adosaron a la fachada de la iglesia de este convento. Pese a las indiscutibles connotaciones franquistas del monumento, resultaría bastante fácil reconvertirlo, tal como se hizo en otras ciudades como la vecina Guadalajara, en un homenaje a todos los fallecidos en la guerra civil, tanto de uno como de otro bando, sin distinción de ideologías.




La Cruz del Cementerio




Cruz del cementerio. Vista general y detalle de la lápida


Un monumento de índole similar a la del anterior, aunque bastante menos conocido por encontrarse ubicado en el interior del cementerio municipal, es la cruz que jalona una de las encrucijadas de la parte antigua del mismo. A sus pies se yergue la tumba del soldado desconocido, cuya austera inscripción no hace mención alguna al conflicto bélico en el que se produjo su fallecimiento, aunque cabe pensar que pudiera tratarse de la Guerra Civil.




El Monumento al Descubrimiento




Monumento al Descubrimiento. Vista general y detalle


Como es sabido, una de las entrevistas mantenidas entre Cristóbal Colón y los Reyes Católicos tuvo lugar en Alcalá el 20 de enero de 1486, convirtiéndose en la aportación de nuestra ciudad -no por pasiva carente de importancia- a la gesta del descubrimiento de América. Por esta razón, y coincidiendo con el quinto centenario de este acontecimiento, en 1986 se inauguró el monumento conmemorativo de la plaza de los Santos Niños, un grupo escultórico obra de Juan Antonio Palomo formado por un astrolabio de bronce -al que el gracejo popular pronto bautizó como “la Piruleta”- rodeado por un pavimento que reproduce la rosa de los vientos, todo ello encerrado por un pequeño banco circular jalonado por tres pequeños plintos de piedra caliza dedicados a los tres personajes alcalaínos, o vinculados con la ciudad, que de una u otra manera tuvieron algún tipo de vínculo o relación con el Nuevo Continente: el propio Cristóbal Colón, el historiador Antonio Solís y el explorador Pedro Sarmiento de Gamboa. Tal como puede apreciarse en las fotografías, cada uno de estos plintos cuenta con un medallón de bronce y una leyenda alusiva a los homenajeados. Los textos de las leyendas son los siguientes:




Monumento al Descubrimiento
Homenaje a Cristóbal Colón


CRISTOBAL COLON
(1451-1506)
MARINO ERRANTE,
ALMIRANTE DE LA MAR OCEANA.
SOÑO EN ALCALA
CON VN NVEVO MVNDO.




Monumento al Descubrimiento
Homenaje a Sarmiento de Gamboa



Monumento al Descubrimiento
Homenaje a Antonio Solís

PEDRO SARMIENTO
DE GAMBOA (1530-1592)
ASTRONOMO, MAGO,
GEOGRAFO Y QVIROMANTICO.
PASEO POR AMERICA
EL GENIO DE ALCALA.

ANTONIO DE SOLIS
Y RIBADENEYRA (1610-1686)
HISTORIADOR DE NVEVA
ESPAÑA (MEXICO) LLEVO EL RIGOR
DE LA VNIVERSIDAD DE ALCALA
A LA PRIMERA INVESTIGACION
HISTORICA SOBRE AMERICA.


Por cierto, el redactor de estos textos cometió el error de vincular a Solís con la universidad alcalaína dado que, aunque este historiador nació en Alcalá, no estudió en ella. En cuanto a Sarmiento de Gamboa hay que advertir que no está nada claro su lugar de nacimiento, honor reclamado tanto por Alcalá como por Pontevedra.




El Monolito de los Estudios Generales


Monolito original conmemorativo de los Estudios Generales (desaparecido). Vista general y detalle


En 1993 se cumplía el séptimo centenario de la creación en Alcalá de unos Estudios Generales que los historiadores locales siempre han considerado como el embrión de la futura universidad cisneriana, pese a no existir certeza absoluta de que tal institución llegara a existir realmente, cabiendo la posibilidad de que quedara tan sólo en uno de tantos intentos fallidos de los que tan pródigas son las crónicas complutenses. De lo que no cabe la menor duda es de que los Estudios Generales sí fueron fundados, al menos sobre el papel, gracias a la iniciativa del arzobispo de Toledo, y por lo tanto señor de Alcalá, Gonzalo García Gudiel, con el beneplácito del rey Sancho IV que fue quien dio la autorización para establecerlos. Es este hecho el que conmemora la lápida de bronce adosada a un pequeño monolito que se alza en la plaza de la Victoria, lugar en cuya cercanía se cree que debieron de tener su asentamiento los citados Estudios Generales.


Monolito actual conmemorativo de los Estudios Generales. Vista general y detalle


Este monolito, por cierto, sustituye a otro anterior, en esta ocasión con la leyenda labrada en piedra, que quedó destrozado de forma accidental durante la poda de los árboles de la plaza. Su texto, que reproduce el del monumento original y que pudo ser recuperado gracias a una fotografía, recuerda parte del documento fundacional:


Sepan cuantos esta carta vieren
como nos Don Sancho tenemos
por bien fundar Estudio de
Escuelas Generales en la villa
de Alcalá
Valladolid, 20 de mayo de 1293


Para a continuación incluir el siguiente manifiesto cívico:


SE RECONOCE COMO SERVICIO
DESTACADO A LA CIUDAD LA
LABOR REALIZADA POR TODAS
AQUELLAS PERSONAS QUE A LO
LARGO DE ESTOS SETECIENTOS
AÑOS HAN COLABORADO DE
DIFERENTES FORMAS EN EL
ASENTAMIENTO, DESARROLLO,
SALVACIÓN Y RECUPERACIÓN
DEL PATRIMONIO UNIVERSITARIO
DE ALCALÁ
MANIFIESTO CÍVICO
20-5-1993


Esta iniciativa se complementó con la lápida que se instaló en la vecina fuente, también en la citada plaza de la Victoria:




Segundo monolito conmemorativo de los Estudios Generales


ESTA ANTIGUA FUENTE
SITA EN EL CORAZÓN DE
LAS “ESCUELAS VIEJAS”
VOLVIÓ A OFRECER SUS
AGUAS EL 20 DE MAYO DE
1993 EN CONMEMORACIÓN
DEL 7º CENTENARIO DE
LA FUNDACIÓN DE LOS
ESTUDIOS GENERALES




El Monumento a las Tres Religiones




Monumento conmemorativo del Encuentro Interreligioso
Vista general y detalle


En 1994 tuvo lugar en Alcalá un encuentro interreligioso en el que intervinieron representantes cristianos, musulmanes y judíos, es decir, las tres religiones tradicionales de la ciudad medieval. Fruto de este acontecimiento fueron sendos rótulos recordatorios de los asentamientos de la mezquita y la sinagoga -que fueron arrasados por los vándalos en pocos días, sin que llegaran a ser repuestos- y una pequeña pirámide metálica obra del escultor Pepe Noja, francamente insulsa desde el punto de vista estético, que se emplazó en la confluencia de la calle de San Juan con la plaza de Palacio. La leyenda que se lee en una de sus tres caras -una por cada una de las tres religiones- reza lo siguiente:


QUE ESTA PIRAMIDE SIRVA DE
PERMANENTE RECUERDO DEL ENCUENTRO
INTERRELIGIOSO CELEBRADO EN ALCALA
DE HENARES, LOS DIAS 28, 29 Y 30 DE
NOVIEMBRE, BAJO LA LEYENDA
“TRES RELIGIONES:
UN COMPROMISO DE PAZ”

1994




El Monumento a los Condueños




Monumento conmemorativo de la constitución de la
Sociedad de Condueños


Seis años más tarde, en 2000, el Ayuntamiento y la Sociedad de Condueños conmemoraron conjuntamente el 150º aniversario de la constitución de esta última. Fruto de esta iniciativa fue un modesto monumento -poco más que una lápida adosada a un plinto de piedra- que se instaló asimismo en la plaza de Palacio, pero en esta ocasión en el rincón que forma ésta con la verja del palacio arzobispal, con este texto:


EN ESTE PALACIO ARZOBISPAL
EL 28 DE OCTUBRE DE 1850, SE
REUNIERON VECINOS DE ALCALA
CON EL NOBLE FIN DE SALVAR
SUS EDIFICIOS UNIVERSITARIOS,
CONSTITUYENDO LA SOCIEDAD
DE CONDUEÑOS.
CIENTO CINCUENTA AÑOS DESPUES
EL AYUNTAMIENTO DE LA CIUDAD
REMEMORA TAN LOABLE GESTA.
ALCALA, 28 DE OCTUBRE DE 2000




El Monumento a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004




Monumento dedicado a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004
Vista general




Monumento dedicado a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004
Escultura de Miguel Ángel Sánchez


El siguiente monumento desde el punto de vista cronológico, ya que fue inaugurado el 11 de marzo de 2005, conmemora la mayor tragedia de la historia reciente de Alcalá, los atroces atentados cometidos un año antes por terroristas islámicos saldados con ciento noventa y dos muertos, de los cuales veintisiete eran alcalaínos o residentes en la ciudad, y miles de heridos. El monumento, ubicado junto a la estación de ferrocarril, lugar del que partieron los trenes de la muerte, consta de tres partes: un grupo escultórico en bronce obra de Miguel Ángel Sánchez, una estructura abstracta enfrentada a éste, diseñada por Jorge Varas, y un monolito en el que se recogen los nombres de las víctimas alcalaínas. El conjunto del monumento está dedicado a la esperanza, razón por la cual en el zócalo de su pavimento se labró esta frase de María Zambrano alusiva a la misma:


“LA ESPERANZA ES LA TRASCENDENCIA MISMA DE LA VIDA QUE
INCESANTEMENTE MANA Y MANTIENE EL SER INDIVIDUAL ABIERTO”




Monumento dedicado a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004
Estructura de Jorge Varas




Monumento dedicado a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004
Monolito con los nombres de las víctimas


Por último, en la cara del monolito que mira hacia el interior del monumento se lee esta inscripción:


EN RECUERDO
Y A LA MEMORIA DE LAS
VICTIMAS DEL ATENTADO
DEL 11 DE MARZO DE 2004

LA CIUDAD DE ALCALA
MARZO 2005

AYUNTAMIENTO DE
ALCALA DE HENARES




El Memorial en recuerdo de los fusilados por el franquismo


Vista general del Memorial y placa conmemorativa


Trece años más tarde, el 5 de mayo de 2018, se inauguró en el paraje conocido como la Playa de los Alemanes un Memorial en recuerdo de los fusilados en los años inmediatamente posteriores al final de la Guerra Civil. Este lugar se encuentra situado junto al Henares a unos centenares de metros aguas arriba de la ermita de la Virgen del Val, y durante bastantes años fue utilizado como campo de tiro militar aprovechándose las terreras que forman los cerros en la orilla opuesta, cumpliéndose en él parte de las ejecuciones que siguieron a los juicios sumarios -y por lo general sin garantías jurídicas de ningún tipo para los reos- que tuvieron lugar en Alcalá durante los primeros años de la dictadura franquista.

El monumento consiste en un sencillo arco de medio punto de ladrillo roto por la parte de la clave, en un claro símbolo de la ruptura que supusieron aquellos trágicos años para España. La placa, adosada en la cara exterior de uno de los dos pilares, reproduce la siguiente frase:


Este lugar, el antiguo campo de tiro de El Val,
fue lugar de ejecución de presos de la
dictadura franquista en 1939.

Su principal delito había sido defender la democracia
republicana en España.

PARA QUE SU SACRIFICIO NO SEA OLVIDADO,
AQUÍ LES HONRAMOS,
PORQUE LA MEMORIA TRAICIONADA
MATA DOS VECES AL HOMBRE.

Alcalá de Henares, 5 de mayo de 2018


Junto con los logotipos del Ayuntamiento y de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alcalá de Henares, promotores de la iniciativa.




1 La Cruz del Siglo, un monumento recuperado


Publicado el 26-12-2007
Actualizado el 7-5-2018