La población extranjera de Alcalá





Mapa de Rumania, país de procedencia de la mitad de los inmigrantes alcalaínos
Ilustración tomada de la Wikipedia



De todos es sabido que el importante crecimiento de población de Alcalá durante los primeros años del siglo XXI se debió fundamentalmente a una importante proporción -llegó a rebasar el 22%- de personas llegadas de otros países, hecho que cambió radicalmente el perfil demográfico de nuestra ciudad en apenas década y media. Y, aunque los medios de comunicación locales se han hecho eco en diversas ocasiones de ello, dando a conocer sus detalles más llamativos, éstos no resultaban suficientes -al menos aquellos que tuve ocasión de manejar- para hacer un estudio razonablemente significativo de este fenómeno desde su inicio, dado que tan sólo disponía de la información correspondiente a los últimos años y tan sólo de los colectivos mayoritarios.

Inicialmente conseguí unas tablas de la propia Oficina de Estadística del Ayuntamiento, pero aunque gracias a ellas mi documentación mejoró de forma notable, me encontré con varios inconvenientes. El principal era que la serie tenía su inicio en 2005, cuando la población extranjera residente en Alcalá rebasaba ya las 36.000 personas, lo que me privaba del primer -y más interesante- período de evolución de la misma. Por si fuera poco, los datos oficiales del Ayuntamiento, que no siempre correspondían a una fecha fija del año -otro inconveniente añadido- o no indicaban cuál era ésta, tampoco coincidían con los publicados por los periódicos... pese a que éstos procedían, presuntamente, de la misma fuente que los míos.

Decidí entonces cambiar de estrategia recurriendo a las tablas que el Instituto Nacional de Estadística tiene publicadas en internet, si no necesariamente más fiables -al fin y al cabo éstas se nutren también de los padrones municipales-, sí por lo menos más sistemáticas y, lo que es más importante, más completas... relativamente, puesto que si bien la serie correspondiente a lo que ellos denominan Estadística del padrón continuo se remonta hasta 1996, fecha que viene a coincidir de forma aproximada con el inicio del crecimiento de la población extranjera, tan sólo aporta datos completos por países desde 2003, mientras los correspondientes a los años anteriores están desglosados únicamente de una manera parcial. Por esta razón, disponer de un registro completo, por años y por países, de los alcalaínos de origen foráneo me resultó imposible con anterioridad a ese año.

Asimismo, y dependiendo de la sección consultada -los datos del INE se actualizan, con suerte, con un año largo de retraso, y no todos de forma simultánea-, me encontré con la falta de los datos de algunos países relativos al último año considerado e incluso, en ocasiones, también de los años inmediatamente anteriores, aunque este último problema se suele ir solucionando pasados varios meses. No obstante, y a consecuencia de ello, parte de los datos del artículo pueden quedar temporalmente pendientes de la actualización del último año -el último siempre con un año de retraso, se entiende-, razón por la que pido disculpas pese a tratarse de algo que escapa por completo a mi control.

Por último, y para rematar la faena, resultó que los datos del INE y los municipales acostumbraban a no coincidir cuando se cruzaban entre sí, ya que por lo general los municipales solían dar valores más elevados -en torno a unos 2.000-2.500 habitantes- que los estatales, sin que pueda conocer la razón, mientras los valores correspondientes a cada país en una fecha dada también solían discrepar sin seguir ninguna pauta sistemática. No obstante, y pese a no ser un método estadísticamente recomendable, no me quedó otra solución que la de completar esta ausencia de datos en las tablas del INE con los procedentes de las estadísticas municipales que, como cabe suponer conforme se fue actualizando la base de datos del INE los fui sustituyendo por los de ésta, pagando el peaje del inevitable retraso.

Comienzo con una tabla -con datos tomados del INE- en la que se refleja desde 1996 hasta ahora -salvo en 1997, ya que ese año no se registró el padrón debido a un cambio de metodología-, la población total de Alcalá, cuanta de esta población era española y cuanta inmigrante -sin desglosar por países- y, por último, la proporción de población extranjera sobre el total:


Año Total Españoles Extranjeros % extr. Año Total Españoles Extranjeros % extr.
1996 163.386 161.173 2.213 1,35 2009 204.574 162.311 42.263 20,66
1998 163.831 161.288 2.543 1,55 2010 204.120 161.450 42.670 20,90
1999 164.463 161.459 3.004 1,83 2011 203.686 160.879 42.807 21,02
2000 166.397 162.443 3.954 2,38 2012 203.924 158.683 45.241 22,19
2001 172.418 164.103 8.315 4,82 2013 204.823 161.961 42.862 20,93
2002 179.602 165.455 14.147 7,88 2014 200.768 162.734 38.034 18,94
2003 188.519 167.333 21.186 11,24 2015 198.750 163.396 35.354 17,79
2004 191.545 166.722 24.823 12,96 2016 195.907 163.750 32.157 16,41
2005 197.804 167.183 30.621 15,48 2017 194.310 163.969 30.341 15,61
2006 201.380 166.231 35.149 17,45 2018 193.751 163.933 29.818 15,39
2007 198.723 163.908 34.815 17,52 2019 195.649 164.502 31.147 15,92
2008 203.645 162.989 40.656 19,96 2020 197.562 165.420 32.142 16,27




Variación de la población española en Alcalá desde 1996 hasta 2020


Si nos fijamos en primer lugar en la columna correspondiente a la población española, veremos que ésta era, a fecha de 1 de enero de 2020 -últimos datos publicados por el INE-, de 165.420 censados, ligeramente superior a la de 1996 en 4.247 personas. Esto quiere decir que se ha mantenido prácticamente estable durante estos 24 últimos años, con ligeras fluctuaciones que le llevaron a un máximo de 167.333 habitantes en 2003 y a un mínimo de 158.683 en 2012, estando situado su promedio en torno a los 163.500, un valor muy cercano al de los seis últimos años en los que la variación ha sido mínima, con un incremento en los dos últimos años que en 2020 ascendía a 1.950 habitantes.




Variación de la población total en Alcalá desde 1996 hasta 2020


La situación cambia por completo cuando consideramos la población total, en la cual se aprecia una tendencia continua al crecimiento entre 1996 y 2008, con la única excepción de un descenso de 2.657 habitantes en 2007 rápidamente enjugado un año después. Entre 2008 y 2013 la población se mantuvo estable, con ligeras fluctuaciones, en torno a los 204.000; pero en 2014 comenzó una tendencia descendente, mantenida en los años posteriores, que provocó una caída acumulada de 11.072 habitantes en 2018, un 5,41% sobre el máximo alcanzado en 2013.

El acusado descenso registrado entre 2014 y 2018 cambió de signo en 2019 con un crecimiento del censo de 1.898 personas. Aunque todavía resulta prematuro considerar un cambio de tendencia en la curva demográfica, en 2020 se mantuvo la tendencia al alza con otros 1.913 habitante más, por lo que en estos dos últimos años el porcentaje de caída se redujo casi en dos puntos, quedando fijado en el 3,55% . En cualquier caso lo cierto es que, pese a este bache, entre 1996 y 2020 la población de Alcalá se incrementó en 34.176 personas, lo que supone un aumento del 20,92% sobre el censo de 1996, valor algo superior al 16,27% que suponía la población extranjera de Alcalá en 20209. Estos datos indican que, tal como veremos más adelante, la pérdida neta de población durante el quinquenio 2014-2018, así como buena parte (el 61%) de la recuperación experimentada en el bienio 2019-2020, ha sido fundamentalmente a expensas de los ciudadanos de otros países.




Variación de la población extranjera en Alcalá desde 1996 hasta 2020


Lo más llamativo de este período es sin duda el espectacular incremento de la población extranjera, que pasó de poco más de 2.000 personas -apenas un 1,35%, en 1996- a las 45.000 -el 22,19%- en 2012, a partir del cual comenzó a descender de forma paulatina. Como puede apreciarse, el fuerte crecimiento de este colectivo comenzó hacia el año 2000 manteniéndose casi sin interrupción, salvo el pequeño bache en 2007 recuperado con creces en 2008, hasta 2009. A partir de entonces la crisis económica se haría notar, pero aunque el ritmo de crecimiento prácticamente se detuvo, a excepción de un breve y llamativo repunte en 2012, no fue sino hasta 2013 cuando se comenzó a registrar un descenso significativo, continuado en los años posteriores, hasta caer en 2018 a los 29.818 habitantes -el 15,39% de la población-, el valor mínimo desde 2012 ya que en 2019 y 2020 remontó ligeramente hasta alcanzar los 32.142, un 16,27% del total.

Sorprende bastante que el descenso de 15.423 personas en el censo de extranjeros registrado entre 2012 y 2018, un 7,6% de la población total y un 34,1% -más de un tercio- sobre la población inmigrante, fuera sensiblemente superior a los 10.173 habitantes perdidos por Alcalá en este mismo período, lo cual indica que la marcha de inmigrantes fue compensada en un 34,0% por los 5.250 españoles que se incorporaron al censo. La recuperación registrada en 2019 y 2020, repartida de forma irregular entre un 61% de extranjeros y un 39% de españoles, corrigió ligeramente al alza estas cifras, dejándolas en 13.099 extranjeros menos -un 29% menos que en el máximo histórico de 2012- y 6.137 españoles más, lo que indica que al bache demográfico iniciado en 2010 todavía le queda bastante para podérsele dar por salvado.

Eso sí, también hay que tener en cuenta varios factores que resultan difíciles de cuantificar. El primero, la movilidad de estas personas dentro del área metropolitana madrileña, o entre ésta y otras regiones españolas -en especial la vecina provincia de Guadalajara-, incrementada sin duda durante estos últimos años. Y el segundo, la posible nacionalización de parte de este colectivo, en especial de los procedentes de los países hispanoamericanos que, como es sabido, cuentan con mayores facilidades a la hora de solicitar la nacionalidad española. En algunos casos -depende de los países de origen y de la situación legal de sus padres- los hijos de inmigrantes nacidos en nuestro país adquieren automáticamente la nacionalidad española. Asimismo, conviene tener también en cuenta la existencia de estudiantes extranjeros en la Universidad, lógicamente por períodos de tiempo limitados pero que sin duda podrían afectar también a las estadísticas.




Porcentaje de variación de la población extranjera en Alcalá desde 1996 hasta 2020


Por último, si en vez de representar la evolución de la población extranjera en términos absolutos lo hacemos con los porcentajes sobre la población española y sobre la población total, obtenemos dos gráficas que no se diferencian en la forma ni entre ellas ni con respecto a la anterior, permitiéndonos apreciar que en 2012 los extranjeros censados llegaron a ser casi un 30% en comparación con la población española -exactamente un 28,51%-, proporción que ha descendido hasta el 19,43% actual, mientras los porcentajes correspondientes a estos mismos años en relación a la población total son del 22,19% y el 16,27% respectivamente.




Diferencia entre los porcentajes de población extranjera en Alcalá
sobre la población española y la población total desde 1996 hasta 2020


Tal como puede comprobarse en la gráfica, el efecto conjunto de la disminución de extranjeros y el aumento de españoles, más que la pérdida total de población, es el responsable de que la diferencia entre ambas curvas se haya reducido de forma notable desde los 6,32 puntos de 2013 a los 3,16 de 2020, aunque el valor mínimo de este período fueron los 2,80 puntos de 2018. La tendencia general de estos últimos años ha sido la de ir aproximándose cada vez más hacia valores equivalentes a los de los años anteriores a la crisis, de modo que en 2020 estos parámetros demográficos estaban comprendidos entre los valores de 2005 y los de 2006, tanto en lo referente a la población extranjera como a la población total de Alcalá.

Hechas estas salvedades, el siguiente paso consiste en hacer un desglose por nacionalidades, si no de todos, sí al menos de los colectivos más importantes. Y aquí volvemos a tropezar con la misma piedra. Aunque los datos municipales eran completos en lo que respecta a la totalidad de los países de procedencia de los alcalaínos, debido a la cortedad de la serie opté por tomar de nuevo los del INE... que también demostraron ser incompletos, aunque no tanto, ya que para el período comprendido entre 1996 y 2002, salvo en algunos casos muy concretos, me tuve que limitar a registrar el desglose de la población inmigrante por continentes o, como mucho, diferenciando entre los ciudadanos de la Unión Europea y los del resto de Europa.

Por si fuera poco, los desgloses por países en los últimos años, que son los más detallados, tan sólo consideran lo que ellos denominan “principales nacionalidades”... lo cual, en principio, podría haber bastado ya que tampoco pretendo hacer un estudio exhaustivo de todos ellos, sino tan sólo de los colectivos más relevantes. El problema con el que me encontré fue que las “principales nacionalidades” se habían elegido conforme a la media española, por lo que las peculiaridades de la inmigración complutense, en un sentido o en otro, se veían así descartadas quedando fuera colectivos relativamente importantes mientras sí figuraban otros con una presencia mucho más testimonial.

Existe, por último, una serie de datos más completos denominada por el INE “Sistema de Información Demográfica del Padrón” que aporta información complementaria desde 2003... hasta 2014 en el momento de revisar este artículo en enero de 2021, por lo que acumulan ya siete años de retraso. Así pues, mientras no lo actualicen, y no parecen tener demasiada prisa en hacerlo, no será posible completar las siguientes tablas tal como yo hubiera deseado.

Por lo tanto, haré lo que pueda. En primer lugar, conviene fijarse en el colectivo nacional más numeroso, el procedente de Rumania. Lamentablemente, tan sólo dispongo de datos a partir de 2003, cuando los rumanos residentes en Alcalá eran ya más de seis mil quinientos; hubiera sido muy interesante conocer la evolución de su llegada durante los años anteriores, pero esto es lo que hay. En la siguiente tabla vienen reflejados, en el intervalo comprendido entre 2003 y 2020, tanto la cantidad de rumanos empadronados en Alcalá, como su porcentaje sobre el total de la población extranjera.


Año Pobl. rumana % del total Año Pobl. rumana % del total
2003 6.521 30,79 2012 21.536 47,60
2004 8.796 35,43 2013 21.805 50,87
2005 11.805 38,55 2014 19.558 51,42
2006 13.976 39,76 2015 18.212 51,51
2007 14.932 42,89 2016 16.039 49,88
2008 18.828 46,31 2017 14.785 48,73
2009 19.297 45,66 2018 13.917 46,67
2010 20.113 47,17 2019 13.990 44,92
2011 20.793 48,57 2020 13.596 42,30

Como puede comprobarse en la tabla, en 2003 ya rozaban casi la tercera parte del total de los inmigrantes, porcentaje que se fue incrementando de forma prácticamente continua hasta rebasar, en 2013, el listón del 50%; pese a que en los siete últimos años este colectivo perdió 8.209 personas, su proporción en relación al total de la población inmigrante tan sólo experimentó un descenso del 8,6% debido a que ésta en su conjunto disminuyó mucho más. En la práctica, de cada diez alcalaínos de nacionalidad distinta a la española cuatro son rumanos, unos 13.600 en la actualidad, una cifra respetable aun cuando suponga menos de las dos terceras partes -un 62,4% concretamente- de los 21.800 que llegaron a estar censados en 2013. La relevancia demográfica de la población rumana se aprecia todavía mejor si la comparamos con la población extranjera total y con la suma de la procedente de los demás países.




Comparación entre la población procedente de Rumania y la del resto de los países


Claro está que el caso de los rumanos es singular. A mucha distancia de éstos, pero netamente destacados sobre el resto de los países, aparecen en segundo lugar los chinos, únicos asiáticos con un peso significativo en la demografía complutense y asimismo el único colectivo extranjero que creció de manera ininterrumpida desde 2003 sin verse afectado por la crisis económica de los últimos años, salvo un ligero bache en 2016, superado con creces en 2017, y otra pequeña caída en 2019 seguida por un estancamiento en 2020, sin que ninguno de estos episodios haya afectado a la tendencia creciente de la curva. Veamos cual ha sido su evolución en este período de tiempo.


Año Pobl. china % del total Año Pobl. china % del total
2003 239 1,13 2012 1.112 2,46
2004 307 1,24 2013 1.396 3,26
2005 445 1,45 2014 1.583 4,16
2006 578 1,64 2015 1.645 4,65
2007 594 1,71 2016 1.601 4,98
2008 760 1,87 2017 1.702 5,61
2009 878 2,08 2018 1.741 5,84
2010 1.009 2,36 2019 1.679 5,39
2011 1.044 2,44 2020 1.673 5,21

Esta inmunidad a la crisis sumada al importante colapso del conjunto de la población extranjera, reducida en 2020 a algo más de las dos terceras partes del máximo alcanzado en 2012, ha hecho que en tan sólo dieciocho años el peso demográfico chino se haya disparado en Alcalá desde los 239 censados en 2003, apenas un simbólico 1,13% de todos los foráneos, hasta los 1.673 de 2020, equivalente a un porcentaje del 5,21%, aunque en 2018 llegaron a rozar el 6%.




Evolución de la población china en Alcalá


Tras Rumania y China los tres colectivos europeos más numerosos proceden del este del continente, concretamente de Ucrania, Bulgaria y Polonia. Todos ellos contaban en 2020 con poblaciones similares entre las 1.250 y las 1.500 personas, aunque su evolución ha sido muy diferente. Los polacos, pioneros de la inmigración extranjera en nuestra ciudad, han perdido el sesenta por ciento de sus miembros entre 2010, año en el que alcanzaron su máximo, y 2020, cayendo hasta el quinto puesto tras ser superados por los chinos, los búlgaros y los ucranianos.

La comunidad búlgara ha seguido una evolución similar a la polaca sin alcanzar las cifras de ésta, a la que sólo rebasó en 2017, y también se encuentra en franco descenso habiéndose reducido su comunidad casi a la mitad en los últimos siete años.

El caso de los ucranianos es distinto, ya que durante el período comprendido entre 2003 y 2017 se mantuvieron en un nivel muy constante por debajo de Bulgaria y Polonia. A diferencia de estos dos colectivos su crecimiento, aunque moderado, ha sido continuo desde 2013, lo que le permitió rebasar a Polonia en 2017 y a Bulgaria un año más tarde, asentándose como la tercera comunidad extranjera de la ciudad. Posiblemente la causa se deba a que Ucrania, privada de la cobertura de la Unión Europea, ha atravesado estos últimos años por una grave crisis política y económica.


Año Ucrania Bulgaria Polonia Año Ucrania Bulgaria Polonia
2003 1.139 1.401 1.992 2012 1.320 2.443 3.109
2004 1.179 1.654 1.883 2013 1.287 2.446 3.053
2005 1.337 1.967 2.203 2014 1.241 1.960 2.321
2006 1.483 2.161 2.467 2015 1.246 1.826 1.997
2007 1.352 1.894 2.783 2016 1.373 1.618 1.646
2008 1.348 2.217 3.072 2017 1.428 1.464 1.399
2009 1.374 2.274 3.096 2018 1.450 1.351 1.314
2010 1.283 2.360 3.122 2019 1.480 1.364 1.331
2011 1.353 2.415 3.108 2020 1.509 1.308 1.250



El siguiente grupo está formado por tres países que rebasan en la actualidad los mil habitantes situándose en niveles similares a los del anterior, aunque la evolución de cada uno de ellos ha sido muy diferente. El comportamiento de Colombia ha sido bastante errático: tras arrancar en 2002 con 1.570 nacionales y alcanzar un máximo de 2.095 en 2006, inició un profundo declive que redujo su colonia a menos de la mitad para recuperarse espectacularmente en los últimos años, en especial en 2020, hasta alcanzar niveles cercanos a los de 2002 pero todavía muy por debajo de los de 2006. Muy diferente es el caso de la colonia venezolana, que se mantuvo en valores muy bajos de entre 200 y 300 censados desde 2003 y 2017 para dispararse a partir de 2018 alcanzando casi a sus vecinos en 2020. Las razones de este crecimiento explosivo son claras, la gravísima crisis económica y sobre todo política que sufre el país, de sobra conocidas. Marruecos, por último, ha sido el más constante de los tres manteniendo un crecimiento moderado, pero sostenido, que le ha llevado de los 556 censados en 2002 a los 1.321 de 2020, casi dos veces y media.


Año Colombia Venezuela Marruecos Año Colombia Venezuela Marruecos
2002 1.570 556 2012 1.404 264 1.179
2003 1.984 158 731 2013 1.259 237 1.209
2004 1.931 223 857 2014 1.073 203 1.201
2005 2.037 250 1.073 2015 900 203 1.196
2006 2.095 285 1.188 2016 812 229 1.196
2007 1.812 264 1.035 2017 819 295 1.163
2008 1.821 301 1.094 2018 916 450 1.263
2009 1.900 325 1.196 2019 1.084 848 1.302
2010 1.787 315 1.222 2020 1.446 1.371 1.321
2011 1.657 279 1.177



Nos encontramos ahora con tres países cuyas comunidades cuentan entre quinientos y mil integrantes. Dos de ellos, Nigeria y la República Dominicana, llegaron a rebasar los mil antes de que comenzara la crisis, pero las fuertes caídas experimentadas en los últimos años les han hecho retroceder de manera muy significativa. Perú, por el contrario, ha experimentado una recuperación en los últimos años.


Año Nigeria R. Domin. Perú Año Nigeria R. Domin. Perú
2003 575 380 354 2012 1.216 947 722
2004 737 435 441 2013 1.131 970 619
2005 1.057 531 528 2014 1.056 842 531
2006 1.360 605 681 2015 993 741 443
2007 1.233 668 688 2016 962 663 403
2008 1.383 832 780 2017 855 589 350
2009 1.443 1.063 933 2018 825 609 400
2010 1.406 1.051 881 2019 830 615 489
2011 1.318 971 855 2020 828 614 605



Otros tres países que llegaron a contar con un peso demográfico significativo fueron Brasil, Guinea Ecuatorial y Ecuador, aunque al no estar incluida Guinea Ecuatorial en el grupo de las principales nacionalidades del INE, a lo que se suma el ya comentado retraso en la actualización de los datos del resto de los países, carezco de los correspondientes a los últimos seis años de este país africano, lo que me impide analizar su evolución durante este período.

Los dos restantes presentan a su vez tendencias muy diferentes. Mientras Brasil ha experimentado una cierta recuperación, el caso de Ecuador se puede calificar de hundimiento, ya que tras haber sido uno de los principales colectivos extranjeros con anterioridad a la crisis económica se convirtió en uno de los más castigados por ésta cayendo su número en 2020 por debajo de los 400 integrantes, la cuarta parte de los censados en 2005, año en el que llegaron a rebasar los 1.500 miembros.


Año Brasil Guinea Ec. Ecuador Año Brasil Guinea Ec. Ecuador
2002 632 2012 520 566 994
2003 267 543 1.178 2013 504 526 884
2004 302 494 1.495 2014 422 492 786
2005 421 578 1.567 2015 389 637
2006 615 661 1.556 2016 362 559
2007 670 570 1.364 2017 332 469
2008 856 632 1.326 2018 367 427
2009 869 660 1.366 2019 464 438
2010 689 643 1.196 2020 497 396
2011 611 590 1.155



A partir de este momento, resultará más representativo agrupar a los países restantes por zonas geográficas antes que por los índices de población total. Así pues, empezaremos con los integrantes de la Unión Europea con anterioridad a la gran ampliación de 2004 y, más concretamente, con los seis de ellos que cuentan con colonias significativas en nuestra ciudad; en realidad habría que excluir a Gran Bretaña tras su salida voluntaria de la Unión Europea, pero el INE la sigue incluyendo en ella, por lo que he preferido mantenerla aquí. Para una mayor comodidad de lectura los he dividido en dos tablas.


Año Italia Portugal Francia Año Italia Portugal Francia
1996 53 86 52 2010 529 450 210
1998 53 93 62 2011 544 470 216
1999 71 105 71 2012 579 487 224
2000 82 132 76 2013 602 473 223
2001 89 154 76 2014 484 330 142
2003 249 172 122 2015 478 292 130
2004 280 175 112 2016 407 254 110
2005 340 204 120 2017 399 246 108
2006 375 266 137 2018 394 249 105
2007 413 341 171 2019 497 298 118
2008 448 424 213 2020 596 323 125
2009 489 427 206



Año G. Bretaña Alemania Holanda Año G. Bretaña Alemania Holanda
1996 38 49 13 2009 106 243 125
1998 42 50 16 2010 135 255 120
1999 49 53 16 2011 119 247 122
2000 65 51 15 2012 116 234 124
2001 68 72 17 2013 133 236 132
2002 76 94 2014 98 158 93
2003 89 117 31 2015 106 131
2004 80 130 35 2016 111 105
2005 81 162 50 2017 103 104
2006 94 210 59 2018 115 89
2007 98 227 87 2019 122 100
2008 108 246 138 2020 114 110


Como se puede apreciar, hasta 2013 existió un fuerte crecimiento de italianos y portugueses y una tendencia al estancamiento, e incluso a una leve disminución, en el caso de los ciudadanos de los otros cuatro países: Alemania, Francia, Gran Bretaña y Holanda. Siguiendo la tónica general entre 2014 y 2015 se produjo un fuerte descenso en todos ellos, más moderado en 2016 y 2017. En 2018 la tendencia fue a la continuidad, con pequeñas alzas de portugueses y alemanes y pequeñas bajas de italianos, franceses y, más pronunciada, de alemanes, mientras los años 2019 y 2020 trajeron una notable recuperación de italianos y portugueses que, sin llegar a alcanzar sus valores máximos -aunque Italia lo rozó en 2020-, siguen destacando del resto, ya que Francia, Gran Bretaña y Alemania se mantienen en los modestos niveles de años anteriores. Carezco de datos de los últimos seis años de Holanda, aunque cabe suponer que tampoco hayan variado demasiado.

En cuanto a la Europa no comunitaria, pocos son los países que cuentan con colonias significativas; además de la ya reseñada Ucrania, con diferencia la más numerosa, tan sólo cabe citar a Moldavia y Rusia. En la práctica ambos países se han mantenido estables, por encima de 200 los moldavos -a falta de los datos de 2015 a 2020- y en torno a 90 los rusos.


Año Moldavia Rusia Año Modavia Rusia
2003 86 58 2012 218 93
2004 130 71 2013 214 107
2005 204 68 2014 235 107
2006 247 75 2015 84
2007 260 74 2016 77
2008 257 66 2017 84
2009 274 68 2018 85
2010 264 77 2019 92
2011 233 97 2020 89


El siguiente apartado es correspondiente a los países de habla hispana que no habían sido estudiados con anterioridad. Son siete en total, a los cuales he dividido en dos grupos para mayor comodidad. Éstos son los cuatro primeros:


Año Cuba Argentina Paraguay Chile Año Cuba Argentina Paraguay Chile
2003 252 575 23 242 2012 259 304 133 176
2004 255 616 29 235 2013 259 283 132 165
2005 304 661 37 278 2014 241 244 113 144
2006 306 669 59 309 2015 222 221 116 129
2007 215 442 72 229 2016 226 207 126 121
2008 226 452 106 227 2017 206 208 134 110
2009 270 445 135 223 2018 206 210 143 114
2010 270 404 119 216 2019 252 226 157 123
2011 263 363 116 192 2020 295 240 173 126



Llama la atención la fuerte bajada de Argentina, que en apenas década y media vio su colonia reducida a la tercera parte. Cuba experimentó entre 2019 y 2020 una notable recuperación de casi 90 nacionales que le devolvió a los niveles de 2005, mientras el aumento Chile, mucho más moderado, no le permitió remontar la caída sufrida a partir de 2008. Paraguay, por último, siguió una tendencia creciente reducida, pero constante.

Los tres países restantes, México, Bolivia, y Uruguay, presentan unos valores tan reducidos que sus fluctuaciones son poco significativas. Por lo general todos descendieron durante la crisis, sobre todo Bolivia, experimentando cierta recuperación en los últimos años, en especial Paraguay. Por los motivos ya conocidos, no me ha resultado posible evaluar la evolución de México en los seis últimos años.


Año México Bolivia Uruguay Año México Bolivia Uruguay
2003 149 56 2012 120 164 77
2004 150 73 2013 137 144 71
2005 185 111 103 2014 121 118 56
2006 209 160 119 2015 99 55
2007 136 211 144 2016 93 58
2008 150 236 159 2017 88 48
2009 169 200 137 2018 90 43
2010 155 285 107 2019 104 45
2011 132 254 109 2020 101 56



En el continente americano tan sólo nos quedan ya por considerar Estados Unidos y Canadá, puesto que los pequeños países anglófonos del Caribe muestran unos valores demasiado bajos como para que merezca la pena reseñarlos.


Año EE. UU. Canadá Año EE. UU. Canadá
2003 200 10 2009 167 11
2004 204 11 2010 155 9
2005 217 11 2011 151 6
2006 236 12 2012 191 9
2007 150 6 2013 220 21
2008 151 8 2014 212 26


A falta de los datos de los seis últimos años, todavía sin publicar, la colonia de ciudadanos norteamericanos residentes en Alcalá parece mantenerse estable, o ligeramente creciente, en torno a las 200 personas, mientras Canadá presenta cifras muy inferiores con un importante repunte en los dos últimos años, pese a lo cual apenas si rebasa la décima parte de la colonia de su vecino del sur.

En lo que respecta al continente africano, además de los ya considerados Marruecos, Nigeria y Guinea Ecuatorial, tenemos otros cuatro países con cierta relevancia demográfica en Alcalá, aunque sólo en dos de ellos los datos están actualizados hasta 2020.


Año Guinea B. Senegal Mali Argelia Año Guinea B. Senegal Mali Argelia
2003 72 54 9 107 2012 230 232 131 127
2004 148 126 41 119 2013 213 217 123 120
2005 215 148 64 127 2014 188 190 118 105
2006 296 172 106 125 2015 178 98
2007 290 189 125 98 2016 167 103
2008 284 234 140 98 2017 147 98
2009 275 248 131 110 2018 140 101
2010 260 250 129 120 2019 143 103
2011 250 248 143 139 2020 149 106



En los dos casos en los que la serie estadística está completa no se aprecian variaciones significativas, con una tendencia a la baja en Senegal ligeramente corregida en los dos últimos años, mientras Argelia se mantiene estable. Los dos restantes, Guinea Bissau y Mali, siguieron hasta 2014 un comportamiento también decreciente, sin que conozca cual pueda haber sido su evolución posterior.

En lo que respecta a Asia, excepción hecha de China no hay ningún colectivo nacional importante, situación que se repite en el apartado correspondiente a Oceanía y otros, léase apátridas. No obstante, resulta interesante ver la evolución de los siete principales colectivos, todos ellos muy reducidos ya que ninguno alcanza las cien personas excepto Pakistán. Éstos son los cuatro primeros:


Año Pakistán Corea Irán Japón Año Pakistán Corea Irán Japón
2003 4 23 21 23 2012 47 38 32 29
2004 2 37 15 21 2013 60 48 47 32
2005 1 45 21 34 2014 72 59 51 49
2006 6 44 25 37 2015 71
2007 4 29 18 23 2016 62
2008 3 31 23 30 2017 93
2009 6 26 24 31 2018 105
2010 16 40 26 26 2019 123
2011 24 37 31 29 2020 158



Y éstos, los tres restantes:


Año India Bangla Desh Filipinas Año India Bangla Desh Filipinas
2003 17 40 2009 25 22 40
2004 16 30 2010 39 29 39
2005 20 3 27 2011 34 29 35
2006 25 7 29 2012 56 29 32
2007 28 14 19 2013 42 27 28
2008 31 16 20 2014 38 28 26



Como puede apreciarse, hasta 2014 la tendencia de estos países era, en general, de crecimiento moderado salvo Pakistán, cuya colonia prácticamente inexistente apenas una década antes se colocó a la cabeza del grupo. El caso contrario es el de Filipinas, que perdió una tercera parte de sus nacionales en poco más de diez años. En el último lustro tan sólo dispongo de los datos de Pakistán, que siguió su línea ascendente con un fuerte crecimiento a partir de 2016 aunque lo reducido de su colonia impide una comparación cuantitativa con China.

Todavía podemos sacar más jugo a los datos estadísticos del INE si, en vez de países, clasificamos a la población foránea por continentes. Dadas las diferencias existentes entre Europa y el resto de los continentes, resultará conveniente separar los datos en dos gráficas. Veamos primero Europa diferenciando entre la Unión Europea y los países extracomunitarios. Huelga decir que cuando el INE proceda a excluir a Gran Bretaña del apartado correspondiente a la Unión Europea se producirá otra discontinuidad en las curvas, en esta ocasión de signo contrario, aunque lo exiguo de la colonia británica complutense -114 censados en 2020- hará que su efecto sea mucho más reducido que el de la anterior.


Año U. Europea Resto Europa Año U. Europea Resto Europa
1996 327 587 2009 26.526 1.826
1998 353 728 2010 27.551 1.744
1999 407 929 2011 28.331 1.815
2000 473 1.348 2012 29.188 1.760
2001 539 4.028 2013 29.430 1.746
2002 671 7.050 2014 25.392 1.724
2003 901 11.311 2015 23.486 1.695
2004 2.848 11.934 2016 20.566 1.830
2005 3.351 15.511 2017 18.861 1.904
2006 3.826 18.055 2018 17.778 1.960
2007 21.184 1.781 2019 18.076 2.020
2008 25.953 1.777 2020 17.669 2.036



Hay que tener en cuenta que en 2007 se incorporaron a la UE Rumania y Bulgaria, lo que supuso que los 16.826 ciudadanos de los dos países que entonces residían en Alcalá pasaron de lo que he denominado Resto de Europa a la Unión Europea, lo que explica el brusco salto de las dos curvas, hacia arriba la de la Unión Europea y hacia abajo la de los países europeos extracomunitarios. Por esta razón, y en aras de una mayor claridad, he partido ambas curvas enlazando los segmentos correspondientes con una línea discontinua de color verde.

En cualquier caso, la tendencia general a partir de 2007 aparece clara: el número de ciudadanos de la Unión Europea, incluyendo ya a los rumanos y a los búlgaros, continuó creciendo hasta 2013, año en el que alcanzó un máximo de 29.430 censados. A partir de entonces se inició una disminución bastante acusada hasta llegar a los 17.778 de 2018, aproximadamente el sesenta por ciento de cinco años atrás, seguida por una estabilización a partir de 2019.

Por el contrario, a partir de 2007 el número de residentes extranjeros no comunitarios, mayoritariamente ucranianos, experimentó una ligera tendencia al alza, con fluctuaciones anuales hacia uno u otro lado, culminada con un significativo aumento del 20%, en los cinco últimos años, aunque dado su menor peso demográfico corresponde a tan sólo 341 censados más.

Veamos ahora lo que ocurre con el resto de los continentes, de los cuales Oceanía, a la que también se le suma el caso puntual de los apátridas, cuenta con unos valores irrelevantes -tan sólo once residentes en 2020- desde el punto de vista estadístico.


Año América África Asia Oceanía Año América África Asia Oceanía
1996 738 442 112 8 2009 8.327 4.450 1.126 8
1998 831 489 133 9 2010 7.682 4.394 1.291 8
1999 929 549 181 9 2011 7.131 4.194 1.328 8
2000 1.183 738 209 3 2012 6.411 3.995 1.445 7
2001 2.311 1.162 272 3 2013 6.062 3.849 1.768 7
2002 4.253 1.816 351 6 2014 5.275 3.636 1.999 8
2003 6.041 2.479 448 6 2015 4.630 3.466 2.069 8
2004 6.617 2.903 515 6 2016 4.325 3.428 1.989 9
2005 7.391 3.679 682 7 2017 4.140 3.253 2.172 11
2006 8.084 4.333 837 14 2018 4.491 3.325 2.257 7
2007 7.173 3.875 794 8 2019 5.456 3.318 2.268 9
2008 7.711 4.234 975 6 2020 6.708 3.381 2.337 11



El principal contingente poblacional es con diferencia el americano, en su inmensa mayoría procedente de los países del área cultural ibérica. Con un máximo de 8.327 residentes en 2009, en 2017 había descendido hasta los 4.140, justo la mitad, recuperándose a partir de 2018 hasta los 6.708 sobre todo a causa de los venezolanos.

La población africana, aunque también decreció durante el mismo período, lo hizo de una manera mucho menos acusada al pasar de los 4.450 censados en 2009 a los 3.253 de 2017, lo que supone una pérdida del 26,9% del total, casi la mitad de la experimentada por los americanos. Al igual que éstos experimentó un pequeño repunte en el trienio 2018-20, si bien de una magnitud muy inferior ya que el incremento fue de tan sólo 128 personas para la totalidad del continente, gracias principalmente a los 158 nuevos residentes marroquíes.

Muy diferente fue el caso de los residentes alcalaínos procedentes de Asia, cuyo número se dobló entre 2009 y 2020 -de 1.126 a 2.337- aunque la mayor parte de este crecimiento no sólo continuado, sino también acelerado -795 de los 1.211 asiáticos asentados en la ciudad durante estos diez años, el 66% del total-, corresponde exclusivamente a la comunidad china.

También resulta interesante reproducir íntegro uno de los censos municipales, concretamente el de 2013, para dar una idea de lo cosmopolita y variopinta que ha llegado a ser la población alcalaína actual. Recuerdo de nuevo que estos datos no suelen coincidir con los del INE, pero para lo que queremos ver nos sirven perfectamente pese a corresponder a siete años atrás.


España 161.998 Honduras 43 Arabia Saudita 6
Rumania 21.650 Congo 41 Dinamarca 6
Polonia 3.109 Angola 40 Kenia 6
Bulgaria 2.458 Bélgica 40 Liberia 6
Colombia 1.582 Serbia 39 Mauritania 6
Ucrania 1.409 Guinea 38 Sri Lanka 6
Nigeria 1.366 Nicaragua 38 Uganda 6
Marruecos 1.253 Filipinas 36 Bosnia-Herzegovina 5
China 1.235 Rep. Dem. del Congo 35 Irak 4
Ecuador 1.056 Irán 34 Jordania 4
Rep. Dominicana 1.029 Bangladesh 33 Kazajistán 4
Perú 805 Japón 33 Rep. Sudafricana 4
Guinea Ecuatorial 677 Suecia 32 Tailandia 4
Brasil 634 Hungría 31 Taiwan 4
Italia 583 Ghana 30 Yemen 4
Portugal 489 Guatemala 28 Albania 3
Argentina 354 Austria 27 Australia 3
Venezuela 315 Armenia 26 Estonia 3
Cuba 277 República Checa 26 Indonesia 3
Guinea Bissau 252 Cabo Verde 25 Malasia 3
Moldavia 247 Turquía 18 Finlandia 2
Senegal 242 Eslovaquia 17 Georgia 2
Alemania 235 Israel 16 Islandia 2
Francia 227 Costa Rica 16 Líbano 2
Chile 204 Lituania 16 Macedonia 2
EE. UU. 200 Bielorrusia 14 Nepal 2
Bolivia 181 El Salvador 13 Nueva Zelanda 2
México 154 Letonia 13 Sudán 2
Argelia 145 Suiza 13 Uzbekistán 2
Paraguay 145 Costa de Marfil 12 Vietnam 2
Mali 141 Noruega 12 Benin 1
Gran Bretaña 128 Gambia 11 Burkina Faso 1
Holanda 125 Panamá 11 Dominica 1
Rusia 100 Siria 11 Haití 1
Uruguay 84 Egipto 10 Kirguistán 1
India 60 Canadá 9 Malawi 1
Irlanda 59 Etiopía 9 Ruanda 1
Pakistán 53 Sierra Leona 8 Togo 1
Corea 51 Túnez 8 Trinidad y Tobago 1
Grecia 50 Croacia 7 Apátridas 3
Camerún 44 Eslovenia 7

Lo que hace un total de 122 países o territorios -incluyendo a España y a los apátridas- que se reparten, aunque de manera muy desigual, los 206.457 habitantes censados por el Ayuntamiento alcalaíno en 2013. Otros países exóticos que han figurado en el censo en pasados años, aunque no en éste, han sido Afganistán, Azerbaiyán, Birmania, República Centroafricana, Corea del Norte, Gabón, Jamaica, Libia, Madagascar, Mozambique, Somalia o Tanzania.

Otro factor interesante es la comparación con fecha de 1 de enero de 2014, último año del que tengo datos completos, de los principales colectivos de inmigrantes a nivel local con sus correspondientes a nivel estatal, calculados en porcentajes sobre la población extranjera empadronada en esa fecha en Alcalá (38.034) y en España (5.023.034), lo que nos permite comprobar si la distribución demográfica complutense coincide o no con la española. He tomado como referencia los treinta países con mayor número de ciudadanos residentes en España, a los que he añadido otros siete con cierta relevancia a nivel local al rebasar las cien personas.


País España % España Alcalá % Alcalá
Rumania 797.054 15,87% 19.558 51,42%
Marruecos 774.383 15,42% 1.201 3,16%
Gran Bretaña 300.286 5,98% 98 0,26%
Ecuador 218.883 4,36% 786 2,07%
China 186.031 3,70% 1.583 4,16%
Colombia 181.875 3,62% 1.073 2,82%
Italia 180.999 3,60% 484 1,27%
Bulgaria 151.579 3,02% 1.960 5,15%
Bolivia 150.703 3,00% 118 0,31%
Alemania 140.511 2,80% 158 0,42%
   Portugal 109.708 2,18% 330 0,87%
   Francia 103.552 2,06% 142 0,37%
   Perú 90.312 1,80% 531 1,40%
Ucrania 88.594 1,76% 1.241 3,26%
   Argentina 85.803 1,71% 244 0,64%
   R. Dominicana 84.689 1,69% 842 2,21%
Brasil 81.132 1,62% 422 1,11%
Pakistán 79.619 1,58% 72 0,19%
Paraguay 74.910 1,49% 113 0,30%
Polonia 69.471 1,38% 2.321 6,10%
Rusia 65.034 1,29% 107 0,28%
Argelia 63.525 1,26% 105 0,28%
Senegal 62.705 1,25% 190 0,50%
Cuba 50.406 1,00% 241 0,63%
Venezuela 49.717 0,99% 203 0,53%
Holanda 47.269 0,94% 93 0,24%
   Nigeria 44.734 0,89% 1.056 2,78%
Honduras 40.608 0,81% 50 0,13%
India 36.570 0,73% 38 0,10%
Uruguay 31.146 0,62% 56 0,15%

Chile 30.759 0,61% 144 0,38%
Estados Unidos 29.371 0,58% 212 0,56%
México 23.469 0,47% 121 0,32%
Mali 23.181 0,46% 118 0,31%
Moldavia 17.438 0,35% 235 0,62%
   Guinea Ecuat. 12.695 0,25% 492 1,29%
Guinea Bissau 4.892 0,10% 188 0,49%

Como puede comprobarse, había entonces una enorme disparidad en muchos de los casos, sin que me sea posible determinar por el momento si, cinco años después, la situación ha cambiado. A la espera de poder actualizar -INE mediante- estos datos, podemos concluir que en 2014 en Alcalá estaban sobre representados -por encima de la media nacional- principalmente los colectivos procedentes de los países del este europeo, sobre todo Rumania, que constituía un caso singular -más de la mitad de los inmigrantes alcalaínos, cuando a nivel nacional no llegaban al 16%-, sino también Bulgaria, Ucrania y Moldavia, que casi doblaban el porcentaje nacional, y Polonia, que andaba cerca de quintuplicarlo. Curiosamente con Rusia ocurría justo lo contrario, ya que el porcentaje de los ciudadanos de este país residentes en España era en 2014 cinco veces superior al de los empadronados en Alcalá.

A nuestros vecinos europeos más próximos -Francia, Portugal, Italia, Alemania o Gran Bretaña-, por el contrario, no parecía gustarles demasiado Alcalá, a juzgar por las modestas cifras de sus respectivos colectivos nacionales. Resulta espectacular el caso de Gran Bretaña, con un paupérrimo 0,26% frente al casi un 6% nacional; esto tiene, no obstante, una explicación: la mayoría de los ciudadanos británicos empadronados en España suelen ser jubilados que han fijado su residencia en la costa mediterránea, lo cual explica que no se dejen ver demasiado por la meseta castellana.

En el apartado de los países hispanoamericanos nos encontramos con que la República Dominicana, pese a su importante declive de los últimos años, superaba ampliamente a la media nacional, lo cual constituye una excepción ya que todos los demás descendían, algunos de forma tan llamativa como Bolivia, cuyos ciudadanos complutenses representaban apenas la décima parte del porcentaje a nivel español. Los colombianos, durante años uno de los principales colectivos extranjeros de nuestra ciudad, también estaban por debajo de la media nacional, situación que se repetía con los naturales del resto de estos países. Por último, el porcentaje de los Estados Unidos, aunque modesto -alrededor de un 0,5%-, era prácticamente idéntico al del conjunto de España.

En África nuestros vecinos marroquíes, aunque formaban un colectivo importante en Alcalá, apenas si alcanzaban la quinta parte del porcentaje -un 15%- que les convertía en el segundo colectivo extranjero por importancia, después de los rumanos, asentado en España. Justo lo contrario ocurría con otros tres países africanos, Nigeria, Guinea Ecuatorial y Guinea Bissau, mucho más numerosos porcentualmente en Alcalá que en el conjunto de nuestro país, mientras en los demás países de este continente los porcentajes eran inferiores a los nacionales.

De la población asiática hay que destacar que los chinos representaban en Alcalá casi el mismo porcentaje que a nivel nacional, alrededor de un 4%. En cuanto a los pakistaníes, llama la atención que, pese a ser un colectivo relativamente importante en España, con casi un uno y medio por ciento de la población extranjera total, su presencia en Alcalá no pasara de ser testimonial -como he comentado en los últimos años su número se ha incrementado notoriamente-, con un porcentaje ocho veces inferior al nacional, algo parecido a lo que ocurría con la India.

Para finalizar, deseo mostrar mi agradecimiento a la Oficina de Estadística del Ayuntamiento por la ayuda prestada.




Ver también: La evolución de la población de Alcalá entre 1900 y 2020


Publicado el 1-4-2014
Actualizado el 27-1-2021