Las lápidas conmemorativas de Alcalá



Al igual que ocurre con las esculturas y los monumentos, buena parte de las lápidas existentes en nuestra ciudad pueden ser englobadas dentro del apartado de “conmemorativas” por recordar algún acontecimiento concreto. Por supuesto aquí nos encontramos con el mismo problema de siempre, el de deslindar entre éstas y las pertenecientes a los otros grupos, algo no siempre sencillo puesto que, en sentido estricto, todas las lápidas siempre conmemoran algo. Por tal motivo, es conveniente aclarar que en este caso me estoy refiriendo a aquellas que no están dedicadas a ningún personaje en concreto ni tampoco a Cervantes o a su obra, por estar todas ellas reflejadas en sus correspondientes artículos, sino a entidades y acontecimientos de índole más genérica o, en su caso, menos personal.

Asimismo en algunos casos concretos, tal como ocurre con las lápidas de la Catedral-Magistral o las que conmemoran el nombramiento de Alcalá como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, he creído conveniente segregarlas de este artículo genérico dedicándoles uno propio, dados tanto su especificidad como su número.

Por último, conviene advertir también que en algunas ocasiones me ha resultado difícil distinguir entre lápidas y monumentos que son poco más que una lápida adosada a un pedestal, por lo que siguiendo un criterio reduccionista he considerado lápidas tan sólo a aquéllas adosadas a una pared, considerando a estos casos intermedios -como ocurre con el de la plaza de la Victoria- como monumentos.

Puesto que tras descartar todo lo comentado anteriormente las lápidas restantes seguían siendo bastante numerosas, he estimado conveniente subdividirlas a su vez en dos apartados distintos: las que conmemoran algún acontecimiento, circunstancia o hecho histórico, generalmente con ocasión de un aniversario, y las que recuerdan la inauguración o restauración de un edificio o servicio, estando este artículo dedicado a las primeras de ellas.

Hechas estas puntualizaciones, paso a enumerar las lápidas recogidas en este artículo siguiendo como norma general el orden cronológico de su erección, salvo en los casos en los que, por existir más de una en algún lugar concreto o por haber varias de índole similar, resultaba más lógico agruparlas aun cuando ello obligara a dar algún salto en el tiempo.

Las dos lápidas más antiguas que se conservan en Alcalá son probablemente las que están colocadas en el patio principal del antiguo Cuartel del Príncipe, en la plaza de San Diego o de la Universidad. En ellas se recuerda a una serie de batallas en las que intervino la Caballería española -el cuartel fue construido inicialmente para alojar tropas de este arma- y, puesto que las más recientes tuvieron lugar durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840) y el cuartel fue construido en 1859, cabe suponer que ambas lápidas sean contemporáneas del edificio.


Lápidas del Cuartel del Príncipe. Fotografías de Juan Manuel Vega tomadas de Campus Husso Digital


MONTE-ALBANO.
BRIHUEGA.
SAN SEBASTIANO.
ALMANSA. PENALBA.
MAURELLAS.
SPIRA. STOLOFFEN.
CUDIÑA. ORDUÑA.
TALAVERA.
TAMAMES. YEBENES.
CODOCNO.
PEÑACERRADA.

VILLAVICIOSA.
TROUILLAS.
LUZARA. BAYLEN.
ECKEREN. VELETRI.
CALCINATO.
MADONNA DEL OLMO.
ALBUERA. VITORIA.
BASICNANO.
MASDEU. PONTOS.
BITONTO.
VALENCIENNES.


Hemos de dar un salto de tres cuartos de siglo para encontrarnos con la lápida que en 1933 se descubrió en homenaje a la Sociedad de Condueños, un grupo de alcalaínos que a mediados del siglo XIX lograron salvar de la destrucción a los principales edificios de la extinta Universidad complutense. La lápida fue colocada en el patio de Santo Tomás de Villanueva 82 años después de la constitución de los Condueños, sin que mediara ningún aniversario más o menos redondo. Desconozco las razones de esta sorprendente demora, máxime teniendo en cuenta que el Colegio Mayor de San Ildefonso se encontraba en esos momentos vacío tras la expulsión en 1931 de los Escolapios, que hasta entonces habían tenido allí su colegio; no sería hasta octubre de 1933, nueve meses después de la erección de la lápida, cuando el entonces Ministerio de Instrucción Pública solicitó a la Sociedad de Condueños el arrendamiento del antiguo Colegio Mayor para sede del recién creado Instituto Complutense, el cual inició su actividad tareas docente en el curso 1933-34.

El Instituto abandonó el ruinoso Colegio Mayor en 1947, que quedó abandonado de nuevo hasta que, ya a finales de la década de 1950, fue sometido a una profunda restauración con objeto de establecer en él la sede de la Escuela -posteriormente Instituto- de Administración Pública. Fue entonces, hacia 1960, cuando por razones que asimismo ignoro la lápida fue retirada y entregada a los Condueños, que la guardaron en su sede de la calle de los Colegios. Tras permanecer allí durante varias décadas fue trasladada al zaguán del antiguo Hotel Cervantes, el edificio vecino al Círculo de Contribuyentes hoy ocupado por dependencias de la Universidad. Aunque la mejora resulta innegable, lo ideal hubiera sido la reposición en su ubicación original, máxime cuando en 1997 se instaló otra lápida recordando esta importante efeméride de la historia complutense.




Lápida de la Sociedad de Condueños


EL DÍA XII DE ENERO DE MDCCCLI SE FUNDÓ LA SOCIEDAD DE CONDUEÑOS
PARA LA ADQUISICIÓN, CELO Y MATERIAL CONSERVACIÓN DE LOS EDIFICIOS
QUE FUERON Universidad COMPLUTENSE, GLORIOSO LEGADO DOCENTE
DEL CARDENAL CISNEROS.


PARA IMPERECEDERA CONSIGNACIÓN DEL HECHO DE TAN MERITORIA FUNDACIÓN,
Y COMO HOMENAJE DE GRATITUD A LOS EJEMPLARES ALALAÍNOS QUE CON TANTO
ENTUSIASMO LA CONSTITUYERON DEDÍCASE ESTA LÁPIDA QUE LO CONMEMORA.


FORMARON LA PRIMERA JUNTA ADMINISTRATIVA DE ESTA SOCIEDAD:

D. JOSÉ DE LOS RÍOS, PRESIDENTE.

D. FRANCISCO JAVIER MONTOTO.
D. MANUEL MARTÍN ESPERANZA.
D. DIONISIO GIMÉNEZ
D. MARIANO RECIO.
D. MIGUEL DE ROQUEÑÍ.
D. LUCAS GARRIDO.

12 DE ENERO DE 1933.


Posteriores a la anterior en más de medio siglo son las dos lápidas existentes en el pasillo que da acceso al Salón de Tapices del Círculo de Contribuyentes. La primera fue descubierta en 1990, y conmemora el primer centenario de la fundación de esta institución alcalaína:




Primera lápida del Círculo de Contribuyentes


EN EL I CENTENARIO
DE LA FUNDACION DEL
CIRCULO DE CONTRIBUYENTES
PRESIDENTES
D. FELIX HUERTA Y HUERTA
1890
D. JESUS PINTADO
DIAZ-MADROÑERO
1990


La segunda, situada a su lado, es tan sólo tres años posterior y recuerda a su vez el primer centenario de la construcción del edificio que alberga desde entonces a la institución:




Segunda lápida del Círculo de Contribuyentes


1893 - 1993
LA SOCIEDAD DE CONDUEÑOS DE LOS EDIFICIOS
QUE FUERON Universidad DE ALCALA
CONSTRUYO ESTE EDIFICIO

EL CIRCULO DE CONTRIBUYENTES

En el centenario de su construcción e inauguración
como domicilio social, rinde homenaje a las personas
que hicieron posible su realidad

SIENDO PRESIDENTES
1893
D. Felix Huerta y Huerta
1993
D. Salvador Martinez Morilla

Alcalá de Henares, 1 de septiembre de 1993


En el patio de la ermita del Cristo de los Doctrinos hay también otras dos lápidas conmemorativas, aunque tan sólo una de ellas corresponde a este apartado. Está fechada en 1991 y conmemora la fundación en Alcalá del colegio de la Compañía de Jesús, precisamente en ese lugar. Encabezado por el anagrama de los jesuitas, su texto reza así:




Lápida del patio de la ermita de los Doctrinos


EN 1546 SAN IGNACIO DE LOYOLA RECORDANDO
SU ESTANCIA EN ALCALA DE HENARES MANDO
FUNDAR EN ESTA CIUDAD EL PRIMER COLEGIO
DE LA COMPAÑIA DE JESUS EN ESPAÑA.
EL HERMANO VILLANUEVA, SU PRIMER RECTOR,
LO FUNDO EN ESTE PATIO DE MATAPERROS.

A.M.D.G. IN MEMORIAM ANNO DOMINI.
MCMXCI


En el cercano patio Trilingüe, perteneciente al antiguo colegio Arialitario de este nombre y sede actual de la Hostería del Estudiante, una lápida de bronce recuerda el primer encuentro interreligioso que tuvo lugar en 1994. Su texto trilingüe en español, hebreo y árabe, dice lo siguiente:




Lápida del patio Trilingüe


Universidad DE
ALCALA DE HENARES
PRIMER ENCUENTRO INTERRELIGIOSO DE LA Universidad DE ALCALA
TRES RELIGIONES: UN COMPROMISO DE PAZ
XXIX, XI, MCMXCIV


Ya en el interior del Colegio Mayor de San Ildefonso, concretamente en una de las crujías del patio de Santo Tomás, se encuentra una lápida de bronce que representa a la fachada de la Universidad, sin ninguna frase que la acompañe o haga referencia a algún evento en particular. En el ángulo inferior derecho aparece la firma Paloma junto con la fecha de 1988. En el izquierdo, una frase más extensa nos amplía la información: “Original modelado en arcilla por Paloma Alonso Frutos 1988-89. 1/7 reproducción en bronce por Capa 28-X-1989”. Lo cual indica que existen otras seis copias de la misma, por lo que cabe suponer que fue ideada más como elemento decorativo que como una lápida conmemorativa propiamente dicha. Paloma Alonso Frutos es una escultora que cuenta con un amplio catálogo de obras y, según su página en Facebook, nació en Alcalá, donde también reside, en 1951. En cuanto la empresa responsable de su reproducción en bronce se trata de la Fundición Eduardo Capa, fundada en 1958 y radicada en la vecina localidad de Arganda, una de las más afamadas de nuestro país.




Lápida de la Universidad


En otra de las crujías de este mismo patio nos encontramos con una segunda lápida, también de bronce, fechada en 1997, en la que la Universidad homenajea a la Sociedad de Condueños cubriéndose así el hueco dejado por la de 1933 que fue retirada, como ya he explicado, en 1960. La lápida, bajo la frase:


LA Universidad A LA SOCIEDAD DE CONDUEÑOS
HONRA DE ALCALA




Lápida de los Condueños, en el Colegio de San Ildefonso


Representa la fachada de la Universidad -o si se prefiere del Colegio Mayor de San Ildefonso- e incluye dos grupos de figuras humanas de diseño estilizado que simbolizan a los Condueños, junto con un cartel que cuelga, a modo de banderola, de una de las barandillas que rematan la fachada, con la siguiente leyenda:


EN DEUDA DE PERPETUA GRATITUD POR HABER PRESERVADO CON GENEROSIDAD
EJEMPLAR LA CASA SOLARIEGA DE LA “ALMA MATER” CISNERIANA
EN LA ENTREGA DE LA MEDALLA DE ORO
16 DE NOVIEMBRE DE 1997


La lápida no está firmada o bien yo no pude encontrar la firma, aunque el diseño de las figuras recuerda al estilo del escultor Miguel Ángel Sánchez. Sí aparece, en la esquina inferior derecha, el nombre de la empresa en la que fue realizada, de nuevo la Fundición Eduardo Capa.

La lápida más reciente por ahora, de todas las existentes en el Colegio Mayor de San Ildefonso, es la que conmemora la concesión en 2013 del premio Hispania Nostra a la Universidad de Alcalá, por su compromiso permanente con la recuperación del patrimonio cultural. Fue descubierta a finales de 2013 en el pasillo que comunica el patio de Santo Tomás con el de Filósofos, y reproduce el logotipo de esta entidad cultural, que representa la arquería románica del monasterio soriano de San Juan de Duero, y la siguiente leyenda:




Lápida de Hispania Nostra


PREMIO HISPANIA NOSTRA
A LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO
COMO FACTOR DE DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL
Universidad DE ALCALÁ
2013
Fundación Banco Santander


En 1999, más concretamente en el mes de octubre, se descubrió en la fachada del antiguo Colegio convento de San Basilio, situado al final de la calle de los Colegios, la lápida que recuerda la presencia en Alcalá, durante veinte años, de la Academia de Ingenieros, sin que la fecha de su erección coincidiera en esta ocasión con aniversario alguno de esta efeméride. La lápida es de bronce, y reza así:




Lápida de la Academia de Ingenieros


EN ESTE EDIFICIO ESTUVO LA PRIMERA ACADEMIA DE INGENIEROS DEL EJÉRCITO,
DESDE SU FUNDACIÓN EN 1803 HASTA 1823.
HEREDERA DEL ESPIRITU CIENTÍFICO Y CASTRENSE DE LAS ANTIGUAS ACADEMIAS
DE MATEMÁTICAS Y FORTIFICACIÓN DE MADRID DEL S. XVI, BRUSELAS DEL S. XVII
Y BARCELONA DEL S. XVIII, FUE ANTECESORA DIRECTA DE LA ACTUAL
HOY EN HOYO DE MANZANARES.

LA ACADEMIA DE INGENIEROS
RINDE HOMENAJE CON ESTA PLACA A SU PASADO, SINTIENDOSE
ORGULLOSA DE QUE SU SEDE PRIMERA PERTENEZCA HOY
A LA Universidad
2 DE OCTUBRE DE 1999


Rematan la lápida sendos escudos de la Universidad de Alcalá y de los ingenieros militares.

Recién iniciado el siglo XXI, en enero de 2001, se descubrió una lápida que recordaba un hecho similar ocurrido algunas décadas más tarde, el asentamiento en Alcalá de otra academia militar recién fundada, la de Caballería, aunque en esta ocasión su vinculación con nuestra ciudad fue mucho más efímera ya que se redujo a un único curso académico, tras el cual fue trasladada a Valladolid. Aunque la Academia estuvo instalada en el entonces vacío Colegio Mayor de San Ildefonso, por razones que desconozco la lápida no fue colocada en el patio de Santo Tomás de Villanueva como las demás sino en el patio de Filósofos, junto a la puerta que enlaza a ambos, lo que hace que su visibilidad sea menor. La lápida es de bronce y, además de los escudos de la Universidad, los Condueños y la Academia de Caballería, reproduce esta leyenda:




Lápida de la Academia de Caballería


LA SOCIEDAD DE CONDUEÑOS
Y LA Universidad DE ALCALÁ
A LA ACADEMIA DE CABALLERÍA
DEL EJÉRCITO ESPAÑOL
EN RECUERDO A SU PRIMER AÑO DE VIDA
TRANSCURRIDO ENTRE ESTOS MUROS
(1851 - 1852)

Alcalá de Henares, 29 de enero de 2001


Hemos de desplazarnos ahora hasta las afueras de la ciudad para encontrarnos con la lápida de bronce que, también en 2001, se descubrió en el vestíbulo de la Casa de Hippolytus en recuerdo del premio otorgado a la cubierta que se construyó para proteger el yacimiento:




Lápida de la Casa de Hippolytus


PREMIO CALIDAD
Arquitectura y Vivienda
Comunidad de Madrid

2001
A LA ESTETICA

Cubierta para las ruinas arqueológicas
de la Casa Hippolytus
Alcalá de Henares, Madrid

Promotor: Consejería de las Artes. Comunidad de Madrid
Autor: Juan Pablo Rodríguez Fradé. Arquitecto
Colaboradores: Ángel Cruz, Javier García, Juan A. González,
Arquitectos; Marta Cao
Constructor: Construcciones Ángel B. Beltrán, S.A.

CONSEJERÍA DE OBRAS PÚBLICAS,
URBANISMO Y TRANSPORTES
Dirección General de Arquitectura y Vivienda
Comunidad de Madrid


En los primeros años de la primera década del nuevo siglo se celebraron el primer centenario y el primer sesquicentenario, respectivamente, del asentamiento en Alcalá de dos órdenes religiosas femeninas dedicadas a la enseñanza, las Escolapias y las Filipenses, lo que motivó el descubrimiento de sendas lápidas en sus respectivas sedes. El primero de estos dos aniversarios tuvo lugar en 2004. La lápida, instalada en la fachada del colegio de las Escolapias, en la calle de Santiago, reproduce los escudos de la ciudad y de la orden, junto con el siguiente texto:




Lápida de las Escolapias


La Ciudad de Alcalá
a las M.M. Escolapias
por su labor educativa.
1904 - 2004


La segunda lápida fue descubierta dos años después, obviamente en la fachada del colegio filipense de la calle de Escritorios. De mayor tamaño que la anterior, reproduce asimismo un logotipo basado en el escudo municipal y el escudo de la orden, acompañados por este texto:




Lápida de las Filipenses


LA CIUDAD DE ALCALÁ
A LAS M.M. FILIPENSES
EN RECONOCIMIENTO Y GRATITUD
POR SUS CL AÑOS DE LABOR EDUCATIVA.
1856 - 2006


Es preciso retroceder hasta 2005, concretamente hasta el 2 de marzo, para encontrarnos con un acontecimiento importante dentro de la recuperación del patrimonio de la ciudad, la cesión de los cuarteles del Príncipe y de Lepanto a la Universidad. Enclavados en pleno corazón de lo que fuera la antigua fundación cisneriana, y formando ambos un único complejo urbanístico, el del Príncipe se construyó sobre el solar del desaparecido convento de San Diego, en la plaza del mismo nombre, mientras el segundo se alza a sus espaldas, en la vecina calle de los Colegios, ocupando el espacio de los antiguos colegios menores de Santa Balbina y San Bernardo.

Como recuerdo de este hecho se descubrieron un total de cuatro lápidas, dos por cada uno de los cuarteles, dándose la circunstancia de que, supongo que por las prisas, todas ellas fueron realizadas en un material tan efímero -sobre todo teniendo en cuenta que están a la intemperie- como es la madera, lo que ha motivado que, cuando todavía no han pasado ni siquiera diez años desde su descubrimiento, comiencen a mostrar ya muestras palpables de deterioro, razón por la que no estaría de más que fueran reemplazadas por otras más duraderas.


Lápidas de la fachada exterior del Cuartel del Príncipe


Para instalar las lápidas -si es que puede denominárselas así- del Cuartel del Príncipe se aprovecharon las dos hornacinas que flanqueaban la portada principal del edificio, las cuales conocí siempre vacías sin llegar a entender la razón de su presencia en un edificio militar; a no ser, claro está, que fueran un vestigio conservado del antiguo convento. Las lápidas se adaptan a la forma alargada de las hornacinas y, junto con el escudo de la Universidad, reproducen el siguiente texto:


EN ESTA MANZANA
SE UBICARON
EL MONASTERIO
DE SANTA MARÍA DE JESÚS
O SAN DIEGO (S. XV),
EL COLEGIO MENOR
DE SANTA BALBINA
Y EL COLEGIO CONVENTO
DE SAN BERNARDO (S. XVI),
QUE FORMARON PARTE
DE LA Universidad
CREADA POR EL
CARDENAL CISNEROS

EN LA SEGUNDA MITAD
DEL SIGLO XIX
SE CONSTRUYERON
ESTOS ESPACIOS,
EL CUARTEL DEL PRÍNCIPE
Y EL CUARTEL
DE LEPANTO.
FUERON ENTREGADOS
POR EL GOBIERNO
DE ESPAÑA
A LA Universidad
DE ALCALÁ
EL 2 DE MARZO DE 2005


Las lápidas del Cuartel de Lepanto también se encuentran situadas a ambos lados de la portada. Sin embargo, al no existir en esta ocasión nada equivalente a las hornacinas del Cuartel del Príncipe, los responsables de su erección optaron por utilizar un modelo mucho más sencillo y de menor tamaño que las anteriores, aunque el texto que reproducen es el mismo.


Lápidas de la fachada exterior del Cuartel de Lepanto


De nuevo en 2006 nos encontramos con la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la inauguración del Centro Juvenil Cisneros, fundado por los salesianos y radicado desde 1995 en un antiguo caserón de la calle del Cardenal Cisneros. En el zaguán del edificio fueron colocadas, con un intervalo de cinco meses, dos lápidas de metacrilato dedicadas respectivamente a monseñor José Manuel Estepa y a la comunidad de las monjas Bernardas. La primera de ellas se debe a que este prelado, entonces obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid-Alcalá, en su condición de vicario general de la zona que años más tarde se convertiría en la reinstaurada diócesis complutense, fue el promotor de la llegada de la comunidad salesiana a Alcalá a principios de la década de 1980. La segunda recuerda la vinculación de los salesianos con las Bernardas, dado que durante varios años, hasta la partida de las monjas, fueron sacerdotes de esta congregación quienes atendieron al culto en su iglesia.




Lápidas del Centro Juvenil Cisneros


«En esta casa... podría establecerse por la Congregación un Centro de pastoral juvenil... Éste es el proyecto cuya propuesta hoy le reitero, en la esperanza de que pueda ser estudiado por ustedes con el máximo de benevolencia...»

A Mons. José Manuel Estepa

Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá

Con nuestro agradecimiento y cariño

Los salesianos, animadores, jóvenes y familias,
en el 25 Aniversario del Centro Juvenil Cisneros

Alcalá de Henares, 27 de Mayo de 2006

«Vuestra hospitalidad dio la posibilidad a tantos jóvenes y familias de encontrar entre vosotros al Dios de su vida. La paz y felicidad reflejada en vuestros rostros siempre nos llevó a Él.»


A las RR. MM. Bernardas

Monasterio Cisterciense de Alcalá de Henares

Con nuestro agradecimiento y cariño

Los salesianos, animadores, jóvenes y familias,
en el 25 Aniversario del Centro Juvenil Cisneros

Alcalá de Henares, 21 de Octubre de 2006


Habría que esperar hasta mayo de 2010 para que fuera descubierta una nueva lápida. En esta ocasión se conmemoraba, con un año de retraso por cierto, el centenario de la Mutual Complutense, una institución cultural muy arraigada en la ciudad. Su ubicación, lógicamente, es la fachada de la sede de la Mutual, en la calle Nueva. El diseño es muy similar al de la anterior, con el logotipo municipal y el logotipo de la institución homenajeada. En cuanto al texto, es el siguiente:




Lápida de la Mutual Complutense


1909 - 2009
La Ciudad de Alcalá de Henares
a la MUTUAL COMPLUTENSE
en reconocimiento y gratitud
por sus Cien años dedicados
a la formación cultural y artística
Alcalá de Henares, 30 de mayo de 2010


A finales de enero de 2012 -aunque la fecha no figura en la lápida- se señalizó el denominado Camino de Santiago Complutense, uno de los muchos ramales del mismo que conducían a los peregrinos al templo compostelano. Su inicio se fijó, obviamente, en la Catedral-Magistral, colocándose para ese fin una lápida de bronce, cuyo motivo principal es, como cabía esperar, la vieira o concha del peregrino, en el contrafuerte que separa la fachada principal de la que mira a la plaza de los Santos Niños, por la parte de la lonja.




Lápida del Camino de Santiago


INICIO DEL CAMINO DE SANTIAGO
COMPLUTENSE

ASOCIACIÓN
DE AMIGOS
DEL CAMINO
DE SANTIAGO
COMPLUTENSE


El día 2 de diciembre de 2012 se descubrió una lápida conmemorativa de la construcción del edificio de la perfumería Gal, actualmente vacío tras haberse anunciado la instalación en él de un nonato museo motociclista. Desconozco por completo los motivos de la iniciativa, ya que en esa fecha no se cumplía ningún aniversario redondo -dos años antes se hubiera podido conmemorar su cincuentenario-, y asimismo hay que resaltar que calificar de lápida a lo que tan sólo es una modesta placa metálica no muy diferente de los rótulos identificativos de muchos profesionales me parece, como poco, un tanto exagerado. Pero ahí está... eso sí, como la fachada principal del edificio está vallada, por si fuera poco se colocó en una esquina del mismo junto a la puerta de acceso a las dependencias que ocupa en el mismo la concejalía de Turismo. El texto reza así:




Lápida de Gal


Este edificio, construido en 1960 para "PERFUMERIA GAL S.A."
es obra del arquitecto D. Manuel Sainz de Vicuña García-Prieto
Colaboraron en la ingeniería D. Alberto Anabitarte, D. José Boyer y D. Juan Echeandía

Se encuentra inventariado como obra relevante del Movimiento Moderno
por el Comité Internacional DOCOMOMO

El cuerpo principal se ha conservado por iniciativa municipal para uso dotacional y ha sido
restaurado por los arquitectos Aranguren/Gallegos en 2010

ALCALÁ DE HENARES
AYUNTAMIENTO

2 de diciembre 2012


En marzo de 2015, en conmemoración del vigésimo quinto aniversario de su fundación, el Ayuntamiento descubrió una lápida -en realidad una lámina de metacrilato- en el porche de entrada de la Escuela Municipal de Adultos, situada en el edificio del antiguo colegio Historiador Portilla, en la confluencia de las calles Arcipreste de Hita y Portilla.




Lápida de la Escuela Municipal de Adultos


EL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE LA CIUDAD EN
RECONOCIMIENTO A LA LABOR DESARROLLADA POR LA
ESCUELA MUNICIPAL DE ADULTOS
EN SU 25 ANIVERSARIO

12.03.2015


A diferencia de las anteriores, la placa descubierta el 30 de marzo de 2017 en el parque de Complutum, situado en el barrio del Ensanche, no conmemora nada relacionado con la ciudad, sino el cuadragésimo primer aniversario del Día de la Tierra Palestina. Situada sobre un pequeño plinto, en ella se reproduce un poema del poeta palestino Mahmoud Darwish (1941-2008) junto con la bandera palestina y la de Alcalá:




Lápida del Día de la Tierra Palestina


Sobre esta tierra hay por qué vivir,
sobre esta tierra señora de la tierra,
madre de los inicios y madre de los finales.
Se llamaba Palestina.
Se sigue llamando Palestina.
Mi señora: yo tengo,
porque tú eres mi señora,
tengo por qué vivir.

Mahmoud Darwish

La ciudad de Alcalá de Henares en conmemoración
del 41º aniversario del Día de la Tierra Palestina
30 de marzo de 2017


El día 6 de septiembre de 1947 la explosión fortuita del polvorín situado junto al Puente Zulema causó la muerte de más de veinte personas y cuantiosos heridos y daños personales en una ciudad que a duras penas lograba recuperarse de los estragos de la Guerra Civil. Pese a no existir pruebas se atribuyó la explosión a un sabotaje, por lo cual las autoridades franquistas aplicaron una fuerte represión saldada con ocho fusilamientos y numerosos encarcelamientos. Ese mismo día de 2017, setenta años más tarde, el Ayuntamiento descubrió una lápida conmemorativa junto a la pasarela construida sobre los estribos del antiguo puente.




Lápida del polvorín. Fotografía tomada de www.dream-alcala.com


EN RECUERDO A LAS VÍCTIMAS DE LA
EXPLOSIÓN DEL POLVORÍN DE ALCALÁ DE
HENARES EL 6 DE SEPTIEMBRE DE 1947

Una explosión accidental mató a 23 personas y originó multitud de
heridos. Este hecho fue convertido en causa por los responsables
de la dictadura contra militantes comunistas y antifascistas.
Por ello 8 personas fueron fusiladas y otras 69 sufrieron
cárcel y represión.

Alcalá de Henares, 6 de septiembre de 2017




Ver también: Las lápidas inaugurales de Alcalá


Publicado el 31-1-2008
Actualizado el 11-9-2017