Los Santos Niños en España
Su culto en Vizcaya



Si ustedes visitan la Catedral Magistral alcalaína, se encontrarán con que en ella se custodian dos juegos de imágenes de los Santos Niños: las que se alzan en el presbiterio, que son las que habitualmente salen en procesión, y otras artísticamente bastante más interesantes que se guardan en la cripta. Las primeras de ellas son unas imágenes modernas talladas después de la Guerra Civil para sustituir a las anteriores, que habían sido destruidas, pero ningún dato tenía acerca de las segundas salvo que evidentemente eran bastante más antiguas (su factura parece ser barroca) y no estaban en la Catedral Magistral con anterioridad a la Guerra Civil.

Según algunos testimonios orales que pude recoger estas imágenes habrían venido de Bilbao aproximadamente en la década de los años cuarenta, y más concretamente de una ermita que habría sido demolida en esas fechas. La hipótesis era verosímil puesto que, debido a la escasez de imágenes religiosas en muchos lugares de la antigua zona republicana, hubo en los años de la posguerra numerosas cesiones de imágenes de unas iglesias a otras. Sin embargo, y puesto que no pude conseguir datos más concretos, opté por escribir al delegado de Arte y Patrimonio del obispado de Bilbao recabando su ayuda en este tema y, en general, en lo referente al culto a los Santos Niños en la provincia de Vizcaya.

Hasta ese momento yo tan sólo tenía datos acerca de una ermita en la localidad de Ceánuri, situada al sur de la provincia junto a la carretera nacional 240 Bilbao-Vitoria, y nada acerca de Bilbao... Y realmente no esperaba encontrar demasiado más, puesto que como ya he comentado en anteriores artículos el culto a los Santos Niños se extendió por todo el norte de España durante el período visigodo y los primeros siglos de la Reconquista, años durante los cuales el País Vasco fue virtualmente independiente, siendo además muy tardía su completa cristianización, circunstancias que permitirían explicar la práctica falta de culto a nuestros patronos no sólo en la provincia de Vizcaya sino en la totalidad del País Vasco.




Ermita de Ceanuri. Fotografía de Igor Bikandi tomada de Panoramio


Sin embargo, mi sorpresa fue mayúscula cuando recibí la contestación de don José Ramón Valverde, director del museo diocesano de arte sacro y receptor de mi carta, el cual respondió amablemente a todas mis preguntas aportándome un volumen de información muy superior al que yo esperaba. Gracias a él ha sido posible este artículo y he conseguido incrementar notablemente la información que poseo sobre el culto a los Santos Niños en España, con lo que su ayuda me ha resultado de gran utilidad.

Nada pudo informarme don José Ramón Valverde acerca del origen de las imágenes de la Catedral Magistral, pero sí me confirmó que hubo en las afueras de Bilbao una ermita que fue demolida en enero de 1941; se alzaba en un lugar conocido con el nombre de Justibaso situado en el barrio de Begoña junto al sanatorio de Briñas, y su demolición fue efectuada para proceder a la ampliación del citado sanatorio, inaugurada en 1944. La tentación de suponer que las imágenes de la Magistral proceden de esa ermita era demasiado fuerte, pero...




Retablo de la desaparecida ermita de Begoña,
según dibujo de Pedro de Garmendia


En 1962 se construyó una nueva parroquia en el barrio bilbaíno de Ocharcoaga, cercano al de Begoña, y en recuerdo de la desaparecida ermita se puso, de forma análoga a lo sucedido en Parla, bajo la advocación de nuestros patronos. Su arquitecto fue Pedro Ispizua; por la fecha de su construcción y por su estilo arquitectónico supongo que se trata de Pedro Ispizua Uribarri, hijo del afamado arquitecto Pedro Ispizua Susunaga (1895-1976), muy ligado este último al racionalismo y autor de varios edificios bilbaínos en los años anteriores a la Guerra Civil. De este templo tan sólo he podido conseguir algunas fotografías del exterior, aunque éstas bastan para apreciar que sus trazas son las típicas del estilo moderno de la época, implantado principalmente a raíz del Concilio Vaticano II.




Parroquia de los Santos Justo y Pastor de Ocharcoaga
Fotografía tomada de la Wikipedia


Según la información proporcionada por mi comunicante las imágenes de la ermita habrían sido trasladadas a esta parroquia, donde todavía hoy se conservan aunque tan sólo está expuesta al culto una de ellas (no me especificó cual) debido al deterioro de la otra. Así pues, queda descartada esta hipótesis. Lamentablemente, no he podido conseguir ninguna fotografía ni del interior del templo, ni de su iconografía.

La Wikipedia, en el artículo correspondiente al barrio de Ocharcoaga, aporta otro dato interesante: existió una romería hasta la ermita de San Justo, desaparecida a raíz de su demolición y rescatada en fechas recientes por una peña festiva del barrio.




Cupón del sorteo de la ONCE dedicado a la Asociación Belenista San Justo y Pastor


Se da la circunstancia de que el nombre de esta parroquia ha alcanzado relevancia a nivel nacional gracias a la Asociación Belenista San Justo y Pastor de Bilbao que, fundada en 2004, adoptó el nombre de los mártires complutenses al ubicarse inicialmente en unos locales cedidos por la parroquia. La asociación, convertida hoy en una de las más prestigiosas de España, cumplió el pasado año -concretamente el 4 de noviembre- sus primeros diez años de existencia, siendo reconocida su labor por la ONCE, que le dedicó el cupón correspondiente al sorteo del 20 de diciembre de 2014.

Además de la ermita de Begoña hubo en Vizcaya otras tres ermitas de los Santos Niños, todas ellas también desaparecidas. La primera estuvo también en Bilbao, concretamente en el barrio de Larrasquitu, y ya a finales del siglo XVIII se encontraba semiabandonada y en condiciones poco aptas para el culto. Carezco de datos acerca de la fecha de su desaparición y de lo que pudo ocurrir con las imágenes, pero desde luego tampoco parece ser la ubicación original de las imágenes alcalaínas. Actualmente se conservan algunos restos del antiguo edificio así como un topónimo, San Justo Zelaigunea (Explanada de San Justo), con el que se denomina a la carretera -el barrio está situado a las afueras de Bilbao, en una zona periurbana- que lo atraviesa.




Ruinas de la antigua ermita de Larrasquitu
Fotografía de Juan Larreategui publicada en Panoramio


Fuera ya de Bilbao existió una ermita en Arrieta, localidad situada al noreste de la capital. La ermita se encontraba en el barrio de Olachu y, por no reunir condiciones adecuadas para el culto, fue demolida en 1888, siendo trasladadas las imágenes de los Santos Niños a la ermita de San Luis Gonzaga y, según tradición popular, fueron entregadas en la parroquia de la vecina localidad de Fruiz.

La tercera ermita desaparecida estuvo situada en la conocida villa marinera de Bermeo, concretamente en el barrio de Demenigo, o Demiku, y adosada al caserío denominado Justu. Su demolición tuvo lugar en 1819, justificándose por hallarse profanada y sin poder realizar en ella misa, así por amenazar ruina y no considerarse conveniente su reparación. Ningún dato tengo acerca de las imágenes, pero el hecho de la profanación indica que es probable que entonces ya no existieran.




Ermita de Ugarte, en el municipio de Ceberio
Fotografía de Txema-122 publicada en Panoramio


El único lugar en el que actualmente se rinde culto a los Santos Niños en Vizcaya, además de la parroquia de Ocharcoaga y de la ya citada ermita de Ceánuri, es otra ermita, distante unos trece kilómetros de esta última en dirección noroeste y enclavada en el cercano municipio de Ceberio, aunque según las fotografías de Google Maps no está situada en la cabecera del municipio, sino en la carretera que une a Ceberio con Artea, junto al pequeño caserío de Ugarte. Pese a que algunas fuentes consultadas las confunden, de lo que no cabe duda a juzgar por las fotografías es que la de Ceánuri y la de Ceberio son dos ermitas distintas.

Volviendo a Ceánuri, nos encontramos con que la ermita está situada en mitad de un bosque de robles propiedad de la cofradía de Ocerimendi, en las cercanías del caserío de Eguileor. Su fábrica es de estilo popular siendo 1913 el año de su construcción según los datos del banco de datos del Punto de Información Cultural (PIC), aunque fecha tan tardía parece indicar más bien una reconstrucción sobre un edificio anterior. En ella se celebra una misa y una romería popular el primer domingo de agosto, obsequiando la cofradía con vino y galletas a los visitantes. La iconografía de la ermita consiste en el relieve de madera policromada, tallado en 1990, que reproduzco aquí. Como puede comprobarse su autor les dio un aspecto más fiel a la historia que la que presentan habitualmente en la iconografía clásica, con las túnicas típicas del bajo imperio romano en lugar de algo parecido al uniforme de los legionarios, pero son los rasgos de las caras y de los cuerpos los que indican bien a la claras lo contemporáneo de su confección.




Relieve de los Santos Niños de la ermita de Ceanuri


Asimismo tenemos el caso curioso de Lanestosa, una población situada en el extremo occidental de la provincia, junto al límite con la vecina Cantabria. Según he podido averiguar, sus dos parroquias están consagradas a san Antonio Abad y a san Pedro Apóstol, y sus fiestas patronales están dedicadas a la Virgen de las Nieves, el 5 de agosto, y a san Roque el 16 de este mismo mes. Tampoco cuenta con ninguna ermita cuya titularidad corresponda a los Santos Niños, pero sin embargo en ella se celebra todos los años la festividad de los santos Justo y Pastor un día después de la de la patrona. Lo que no he podido averiguar por el momento es si cuenta con imágenes de los santos complutenses, aunque en el programa de las fiestas no aparece ninguna procesión suya.

Por último, la distribución geográfica de los lugares vizcaínos vinculados al culto a los Santos Niños es la siguiente:



1.- Bermeo 5.- Bilbao (Larrasquitu)
2.- Arrieta 6.- Lanestosa
3.- Bilbao (Begoña) 7.- Ceberio
4.- Bilbao (Ocharcoaga) 8.- Ceánuri


Publicado el 27-7-1996, en el nº 1. 488 de Puerta de Madrid
Actualizado el 26-1-2015