Los Santos Niños en la pintura
Un cuadro colonial del siglo XVIII





Hay ocasiones en las que, rastreando por internet, encuentro fotografías de cuadros o imágenes de los Santos Niños... que por lo general suelen tener muy poco recorrido documental, ya que acostumbran a ser ilustraciones publicadas por casas de subastas o de compraventa, de las cuales no puedo conseguir más información que la que aparece en susw páginas y, al ser adquiridos por particulares, les pierdo irremisiblemente el rastro.

Pero ahí están, y merece la pena reseñar su existencia aunque sea tan sólo de una manera tan incompleta.

Éste es el caso del cuadro que encontré en la página web de la firma madrileña Alcalá Subastas, el cual salió a la venta el 4 de diciembre de 2019 y fue vendido, según la propia casa de subastas, en 11.000 euros.

Lo único que puedo decir de él es lo que figura en esta página, que lo describe como perteneciente a la escuela colonial -probablemente de México o Perú, aunque eso lo tendría que determinar un experto- datándolo en el siglo XVIII. Puesto que no se cita al autor, habrá que considerarlo anónimo.

A esta breve descripción se suman los datos técnicos: se trata de un óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 95 × 76 cm., enmarcado en un marco de madera tallada, policromada y parcialmente dorada.

Y eso es todo, ya que aunque se incluye también una somera historia de los mártires complutenses, por conocida no es necesario repetirla aquí salvo un corto párrafo que sí podría ser de interés: según afirma, a raíz de la reversión a Alcalá, en 1568, de parte de las reliquias, se produjo una revitalización de su culto y, aquí llega la parte interesante, éste fue llevado por los jesuitas a los virreinatos de Nueva España -el actual México- y Perú. Existe, por último, una alusión a los cuadros de Juan José Juárez y Cristóbal de Villalpando, pero como éstos están descritos en el artículo dedicado a la presencia de los Santos Niños en México1, remito a él a quienes estén interesados en estos cuadros.

Por mi parte, poco puedo hacer desde mi condición de profano salvo intentar describir lo mejor posible el cuadro. Dentro de un estilo que yo calificaría de barroco tardío popular -resulta evidente que su desconocido autor no era de primera fila-, aparecen los dos hermanos representados en actitud piadosa, Justo con las manos juntas mirando hacia el cielo, y Pastor con ellas cruzadas mientras sostiene un libro en la mano derecha. Ambos van ataviados con túnicas cortas y capas, de rojo Justo y de blanco Pastor. Complementan su atavío con unos elaborados cinturones y unos no menos ricos borceguíes de estilo pretendidamente romano. Justo lleva colgado un grueso medallón en el que está dibujado un abecedario, presumiblemente en recuerdo de las tablillas escolares con las que se les suele representar a menudo.

El cuadro, al igual que ocurre con los de Juárez y Villalpando, complementa las figuras de los Santos Niños con diferentes elementos. En la parte superior, sobre una nube blanca representando al cielo, se yerguen dos coronas de laurel en cuyo interior están escritos los nombres de los mártires complutenses, y entre ellas aparecen dos pequeñas palmas de martirio.

En la parte inferior nos encontramos con dos escenas de pequeño tamaño que representan otros tantos episodios de su martirio. En la parte central, entre las piernas de los dos hermanos, aparece su detención por varios soldados romanos a pie y a caballo. A la izquierda, entre la pierna de Justo y el borde del marco, está representada su ejecución al modo tradicional, con uno de ellos ya decapitado y el segundo en el momento en el que el verdugo abate sobre él la espada, sobre un fondo en el que se atisba en flagrante anacronismo la silueta de una iglesia. Lamentablemente, la calidad de la única fotografía de que dispongo no permite apreciar mejor los detalles.




Fotografía del Archivo Moreno


Se da la circunstancia de que este cuatro aparece fotografiado en el Archivo Moreno, concretamente con el número de inventario 41237_B. Resulta evidente que se trata del mismo, pero lamentablemente en la ficha no aparece dato alguno que permita averiguar su procedencia.




1 Los Santos Niños en América. Su presencia en México


Publicado el 29-4-2020