Alcalá de Henares en el siglo XXI





Monumento a Don Quijote y Sancho Panza en la calle Mayor,
frente a la casa de Cervantes


El tránsito del año 2000 al 2001, coincidente con la entrada del nuevo siglo XXI, transcurrió en Alcalá sin grandes fastos, quizá debido a la reciente celebración un año antes, de forma errónea pero multitudinaria, del cambio de siglo y de milenio. Sin embargo, justo entonces se cumplía en la ciudad un acontecimiento histórico, el primer centenario de la Cruz del Siglo, erigida en el Campo del Ángel el día 1 de enero de 1901 por iniciativa municipal a instancias del padre Lecanda. Promovida la celebración del centenario por la Asociación Cultural Hijos y Amigos de Alcalá prácticamente en solitario, ésta tuvo lugar el 31 de diciembre de 2000 de forma harto modesta -una simple concentración ante el monumento- a causa de la indiferencia del equipo de gobierno municipal presidido por el alcalde Manuel Peinado, contándose tan sólo con la presencia, a título individual, de tres concejales complutenses. Sí asistió el obispo Jesús Catalá, estando asimismo ausente la otra gran institución alcalaína, la universidad.

Los primeros años del nuevo siglo XXI se caracterizaron por una cierta continuidad de los inmediatamente anteriores, aunque si fuera preciso destacar un hecho singular ocurrido durante este período de tiempo, es obligatorio hacer referencia al atroz atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 que tan profundamente afectó a nuestra ciudad. Las bombas de los cuatro trenes afectados fueron depositadas en ellos en la estación de Alcalá, como puso de relieve la investigación policial a raíz del descubrimiento de la furgoneta en la que fueron trasladados los explosivos, abandonada por los terroristas en la vecina calle del Infantado. Entre el total de las 192 víctimas mortales se contabilizaron veintiséis alcalaínos, tanto españoles como inmigrantes extranjeros de diferentes nacionalidades -en especial rumanos-, aunque es posible que hubiera alguna víctima más residente en la ciudad, pero no empadronada en ella. Asimismo fueron numerosos los alcalaínos heridos, lo que convierte a este suceso en la mayor tragedia de la historia reciente de Alcalá, por encima incluso de la voladura del polvorín del puente Zulema en septiembre de 1947 o el incendio de los Talleres Penitenciarios a principios de los años setenta.

En las multitudinarias manifestaciones que se desarrollaron por toda España en los días posteriores a la masacre Alcalá no fue una excepción, y los medios de comunicación locales divulgaron una fotografía, tomada desde la torre de Santa María, en la que se aprecia a la plaza de Cervantes abarrotada de alcalaínos que, sin arredrarse ante la pertinaz lluvia, mostraron en silencio, pero con contundencia, su rechazo al terrorismo asesino. De hecho, y aunque esto no se aprecia en la fotografía, el recinto de la plaza, pese a su gran tamaño, resultó pequeño para acoger a todos los manifestantes, de modo que buena parte de los mismos -entre ellos el propio cronista- se vieron obligados a ocupar las calles cercanas, asimismo abarrotadas en buena parte de su recorrido.

Al igual que sucediera en la estación de Atocha y en otras de las pertenecientes al trayecto de los trenes de la muerte, la estación de Alcalá albergó durante meses un altar improvisado donde ciudadanos anónimos depositaban velas encendidas y mensajes de todo tipo, y asimismo el ayuntamiento complutense se comprometió a erigir un monumento a las víctimas en la plaza colindante a la estación, el cual fue inaugurado en el primer aniversario de la matanza. Éste consta de tres partes, un grupo escultórico en bronce obra de Miguel Ángel Sánchez, un elemento abstracto enfrentado a éste diseñado por Jorge Varas, y un monolito en el que se recogen los nombres de los alcalaínos víctimas del brutal atentado. El conjunto del monumento está dedicado a la esperanza, razón por la cual en el zócalo de su pavimento se labró una frase de María Zambrano alusiva a la misma. En 2014, coincidiendo con la conmemoración del décimo aniversario de la masacre, la plaza, denominada hasta entonces de la Estación, fue rebautizada con el nombre de Plaza del 11 de Marzo.


Población y economía


El asentamiento de población en los nuevos barrios -Espartales, el Ensanche y la Garena-, en parte procedente de Madrid o de otros lugares de su área metropolitana, pero sobre todo la llegada masiva de inmigrantes, hicieron que la población de Alcalá creciera durante estos años muy por encima de las previsiones. Mientras a la entrada del siglo XXI los habitantes censados eran alrededor de 172.000, tan sólo cinco años más tarde, el 1 de enero de 2006, se rebasaban los 200.000, alcanzándose en 2013 un máximo cercano a los 205.000 a partir del cual, y a consecuencia de la crisis económica, comenzó a descender de forma lenta, pero continua, hasta los casi 196.000 habitantes censados a fecha del 1 de enero de 2016, últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística. Éstos son los datos oficiales del período comprendido entre 2001 y 2016:


2001 172.418 2007 198.723 2012 203.924
2002 179.602 2008 203.645 2013 204.823
2003 188.519 2009 204.574 2014 200.768
2004 191.545 2010 204.120 2015 198.750
2005 197.804 2011 203.686 2016 195.907
2006 201.380

Una parte importante de este incremento correspondió a la llegada de un elevado número de ciudadanos extranjeros, cuya presencia había sido casi testimonial hasta el año 2000 -3.954 personas, el 2,38% del censo- pero cuyo número se había doblado tan sólo un año más tarde: 8.315, el 4,82%, el 1 de enero de 2001. A partir de este momento, y mientras la población española se mantenía estable a lo largo de los siguientes quince años en torno a los 160-165.000 habitantes, la población extranjera creció espectacularmente alcanzando en 2012 un máximo de 45.241 habitantes censados -el 22,19% de la población total- para, a partir de entonces, comenzar a decrecer de una manera continua. Según los últimos datos publicados por el INE, en 2016 la población foránea se había reducido hasta poco más de 32.000 habitantes, el 16,41% del censo, lo que supone un descenso de 13.084 empadronados con respecto a las cifras de 2012 equivalente a casi un 30% del total, aunque cabe suponer que parte de esta cantidad pueda deberse a nacionalizaciones. Los datos completos, año por año, están recogidos en la siguiente tabla:


Año Total Españoles Extranjeros % extranjeros
1996 163.386 161.173 2.213 1,35
1998 163.831 161.288 2.543 1,55
1999 164.463 161.459 3.004 1,83
2000 166.397 162.443 3.954 2,38
2001 172.418 164.103 8.315 4,82
2002 179.602 165.455 14.147 7,88
2003 188.519 167.333 21.186 11,24
2004 191.545 166.722 24.823 12,96
2005 197.804 167.183 30.621 15,48
2006 201.380 166.231 35.149 17,45
2007 198.723 163.908 34.815 17,52
2008 203.645 162.989 40.656 19,96
2009 204.574 162.311 42.263 20,66
2010 204.120 161.450 42.670 20,90
2011 203.686 160.879 42.807 21,02
2012 203.924 158.683 45.241 22,19
2013 204.823 161.961 42.862 20,93
2014 200.768 162.734 38.034 18,94
2015 198.750 163.396 35.354 17,79
2016 195.907 163.750 32.157 16,41

Aunque en el padrón municipal de estos años figuran más de cien nacionalidades distintas, la procedencia mayoritaria de esta población inmigrante era de los países del este europeo, en especial de Rumania, cuyos nacionales suponía en torno a la mitad de la población extranjera total, aunque también se asentaron en la ciudad significativas colonias de polacos, búlgaros o ucranianos. Otros colectivos importantes procedentes de otros continentes fueron, de América, los colombianos y ecuatorianos; de África los marroquíes y nigerianos, y de Asia los chinos, cuyo espectacular incremento fue el único que no se vio afectado por la crisis económica surgida a finales de la primera década del siglo.

Junto con la pérdida de población provocada por el retorno a sus países de un significativo número de residentes extranjeros, hay que considerar también la existencia de trasvases de población de Alcalá hacia los municipios cercanos en los que la vivienda era más barata, un fenómeno iniciado con anterioridad a 2001 pero que se incrementó notablemente a partir de este año. Aunque resulta evidente que no todo este crecimiento fue a costa de Alcalá, se dieron variaciones tan espectaculares en lo que llevamos de siglo como las de Camarma, que pasó de los 2.500 a los 7.000 habitantes; Meco, de 7.000 a 13.400; Daganzo, de 4.200 a 10.000; Valdeavero, de 640 a 1.400; Fresno de Torote, de 700 a 2000; Los Santos de la Humosa, de 930 a 2.400; Torres de la Alameda, de 4.500 a 7.800, Villalbilla, de 4.600 a 12.700, o Loeches, de 3.200 a 8.400.

Ya en la provincia de Guadalajara, pero dentro del área de influencia complutense, cabe reseñar incrementos asimismo importantes en municipios como Quer, que pasó de 87 a 750 habitantes; Torrejón del Rey, de 1.400 a 5.200; Valdeaveruelo, de 370 a 1.100; Villanueva de la Torre, de 2.100 a 6.600; El Pozo de Guadalajara, de 400 a 1.250, o Pioz, de 600 a 3.500. Caso especial por su importancia demográfica es el de Azuqueca de Henares, que pasó de los 20.400 habitantes de 2001 a los 34.700 de 2016.

Consecuencia directa de esta evolución demográfica, fue la aplicación a Alcalá, en noviembre de 2004, del estatuto de Gran Ciudad, lo que supone en la práctica un reforzamiento de las competencias del alcalde sobre el pleno municipal y una descentralización administrativa mediante la creación de cinco juntas de distrito en sustitución de las nueve delegaciones de distrito anteriores, las cuales comenzaron a ser operativas el 23 de marzo de 2007, aunque no quedarían constituidas oficialmente hasta el 12 de noviembre de 2009. En cuanto a los denominados “ayuntamientos de barrio” es decir, las juntas de distrito, éstas se constituyeron entre finales de octubre y principios de noviembre de 2011.

La dura crisis económica que azotó el país desde finales de la primera década del nuevo siglo marcó su profunda huella en Alcalá ya que, al igual que ocurriera tres décadas atrás, los cierres de numerosas empresas provocaron un espectacular incremento en el número de parados, que rebasaron los 20.000 en 2012. Especialmente llamativos, por su importancia y su arraigo histórico en la ciudad, fueron los de Electrolux (antigua Ibelsa) en septiembre de 2012 y el de la sección de saneamientos de Roca en abril de 2013. La otra cara de la moneda la constituyeron el acuerdo de marzo de 2013 para mantener todos los puestos de trabajo de Química Sintética (una de las pocas empresas grandes que quedan en Alcalá) al menos durante diez años y la inauguración, en abril de ese mismo año, de un centro de procesamiento de datos de Telefónica en el campus universitario. Asimismo, en septiembre de 2016 la cadena de supermercados Lidl inauguró su nueva plataforma logística, asentada en el solar de la antigua fábrica de Ibelsa.

Dentro de tan negro panorama un rayo de luz vino a ser la caída en la ciudad de gran parte (ciento treinta de las ciento sesenta series) del premio gordo del sorteo de navidad de 2012 vendido en una administración del barrio del Chorrillo, lo que supuso una lluvia de quinientos veinte millones de euros a los que se sumó otro medio millón largo correspondiente a varias series del tercer premio vendidas en los barrios del Val y Reyes Católicos, así como un Cuponazo de la ONCE, vendido la víspera también en Reyes Católicos, por valor de más de once millones de euros. Cuatro años más tarde la ciudad volvería a ser agraciada por la suerte con dos buenos pellizcos del segundo y de uno de los cuartos premios del sorteo de navidad de 2016, vendidos respectivamente en la calle Mayor y en Reyes Católicos y, tan sólo unos días más tarde, en enero de 2017, con un premio de casi 12,7 millones de euros en un sorteo de la Lotería Primitiva sellado en el Chorrillo. Nunca antes habían tocado en Alcalá premios de semejante magnitud, existiendo tan sólo el precedente del segundo premio del sorteo de navidad de 1988, que tuvo un importe diez veces inferior al de éstos.


Política


Las elecciones municipales de mayo de 2003 supusieron un vuelco político de consideración, ya que el contestado -incluso dentro de su propio partido- alcalde socialista Manuel Peinado no sólo fue derrotado sin paliativos, sino que el Partido Popular consiguió, por vez primera en su historia, una mayoría absoluta con 14 concejales, frente a los 10 del PSOE y los 3 de Izquierda Unida, lo que llevó a Bartolomé González de nuevo a la alcaldía, sin que en esta ocasión se viera amenazado por la espada de Damocles de una posible coalición de los dos partidos de izquierdas. Tan sólo unos meses después de las elecciones, en octubre de 2003, Peinado renunciaba al acta de concejal, reintegrándose a su cátedra universitaria.

Cuatro años más tarde, en las elecciones de mayo de 2007, el PP revalidó la mayoría absoluta manteniendo sus 14 concejales, mientras un renovado PSOE -su lista estaba compuesta, en su práctica totalidad, por jóvenes candidatos bisoños- conseguía frenar su declive, si bien no lo suficiente, aumentando a 11 concejales su representación municipal a costa de arrebatar uno a Izquierda Unida, que veía así reducida su presencia a tan sólo dos ediles. Consecuentemente Bartolomé González revalidó la alcaldía y, confirmando su gran momento político, en noviembre de 2007 sería nombrado presidente de la Federación Madrileña de Municipios.

En las elecciones de mayo de 2011, y a diferencia de la tendencia general en el ámbito nacional, Alcalá fue una de las pocas poblaciones importantes españolas en las que, pese a volver a ser el partido ganador, el PP experimentó un importante retroceso tanto en votos como en número de concejales electos, perdiendo dos de ellos hasta quedar en 12. En cuanto al resto de los partidos, el PSOE no pudo aprovechar la bajada del PP, perdiendo otros dos concejales hasta quedarse en 9, e Izquierda Unida recuperó el concejal que había perdido cuatro años atrás volviendo a contar con tres. Los tres concejales restantes se los repartieron dos fuerzas políticas que entraron por vez primera en el ayuntamiento, Unión Progreso y Democracia, que logró dos, y el partido de extrema derecha España 2000, que se hizo con el acta restante. Como consecuencia de este reparto, el más fragmentado de los últimos años con un total de cinco partidos con representación municipal, el PP perdió la mayoría absoluta, aunque Bartolomé González logró revalidar la alcaldía gobernando en minoría. Apenas un año más tarde, en julio de 2012, Bartolomé González dimitió de su cargo, manteniendo el acta de diputado autonómico que había conseguido también en las elecciones de 2011.

En sustitución suya fue nombrado nuevo alcalde Javier Bello, también del PP, el cual hubo de afrontar la dificultad de gobernar en minoría, salvándose de la moción de censura en mayo de 2013 por la negativa de IU a sumarse al pacto acordado por PSOE y UPyD.

Las elecciones municipales celebradas en mayo de 2015, cuando ya el bipartidismo tradicional comenzaba a mostrar sus fisuras, supusieron un vuelco importante en la configuración política de la corporación complutense. El partido ganador fue el PP con 8 concejales, seguido por el PSOE con 7 y por los nuevos partidos Somos Alcalá -la marca local de Podemos- con 6 y Ciudadanos con 4. Las dos concejalías restantes fueron para España 2.000, que mantuvo su escaño, y para Izquierda Unida, que quedó reducida a su mínima expresión. Unión Progreso y Democracia, por último, se hundió arrastrada por la crisis nacional de este partido, perdiendo sus dos concejales. La complicada fragmentación política se resolvió en base a un pacto tripartito entre el PSOE, Somos Alcalá e Izquierda Unida, cuya suma de 14 concejales les permitió alcanzar la mayoría absoluta gracias a la cual pudo ser investido alcalde el socialista Javier Rodríguez Palacios, pasando Javier Bello a encabezar la oposición hasta que, en noviembre de este mismo año, dimitió tanto de concejal como de su cargo de presidente local del PP.


Urbanismo


La derrota electoral del PSOE en 2003 trajo como primera consecuencia la inmediata supresión del plan de peatonalización del casco antiguo, una de las iniciativas estrella de Peinado y también de las más contestadas por algunos sectores de la ciudad, en especial por los comerciantes del centro. A su vez Bartolomé González pronto desestimó su promesa electoral de construir un aparcamiento subterráneo en la plaza Cervantes, una iniciativa discutible desde el punto de vista de la conservación del patrimonio y dudosamente viable a causa del elevado nivel freático del subsuelo de la zona, compensándolo con la construcción de varios aparcamientos públicos subterráneos: el de San Lucas, junto a la plaza de Atilano Casado, inaugurado en marzo de 2006, el de la Paloma, tras el colegio de Málaga, abierto al público en mayo de 2007 y, por último, el ubicado en los sótanos del nuevo mercado municipal de abastos, que comenzó a funcionar en septiembre de 2008.

En lo que respecta a obras de infraestructura importantes abordadas durante esta época, cabe reseñar la inauguración en octubre de 2003 de la autopista de peaje R-II Madrid-Guadalajara, que discurre por el límite norte del término municipal complutense, la cual no sólo no consiguió solucionar los cotidianos atascos formados en la N-II entre Alcalá y Madrid, sino que además resultó ser ruinosa, entrando la empresa concesionaria en concurso de acreedores en septiembre de 2013.

Otras intervenciones notables y asimismo más útiles para la ciudad fueron la construcción, iniciada en 2004 y terminada en la primavera de 2005, del túnel que discurre bajo el cruce de la Vía Complutense con la calle Ávila; el inicio, en 2008, de las obras de desdoblamiento de la carretera de Daganzo, habitualmente muy congestionada, las cuales quedaron terminadas en enero de 2011; el inicio, en 2009, de la construcción de un tercer carril en la A-2 a su paso por Alcalá, lo que obligó a demoler y construir de nuevo todos los puentes que la cruzaban y, ya en 2010, las obras de desvío de la M-300 por la calle Iplacea, junto con la construcción de un túnel en la rotonda de Arganda. El túnel fue inaugurado en marzo de 2011, y el desvío de la M-300 en septiembre de 2012. Algo más tarde, en diciembre de 2012, finalizaron las obras de la A-2, las cuales incluyeron un complejo nudo de enlace en la intersección de la autovía con la antigua travesía de la Nacional II en la salida a Guadalajara.

Una iniciativa asimismo importante, no tanto por su magnitud pero sí por su simbolismo, fue la construcción de una pasarela peatonal sobre el río Henares, aprovechando los estribos del viejo puente medieval, con objeto de habilitar un acceso peatonal al Cementerio Jardín evitando el peligroso tránsito por la carretera. Realizada en madera, esta pasarela fue inaugurada el 30 de octubre de 2011, víspera de la festividad de Todos los Santos.

Mucho más controvertidas fueron las obras del nuevo recinto ferial en la isla del Colegio, iniciadas a finales de 2005 y concluidas en vísperas de las ferias de San Bartolomé de agosto de 2006, que se celebraron por vez primera allí, al considerarse por muchos una grave agresión a las riberas del Henares. A fines de octubre de 2009 quedaría inaugurada la remodelación, largamente anunciada, de las eras del Silo, que convirtió ese céntrico solar en un aparcamiento y un parque. En 2010 le llegaría el turno, no sin polémica, al paseo fluvial de la Tabla Pintora, donde se levantó un muro de cemento que, tras las protestas ciudadanas, sería finalmente recortado y sustituido por una barandilla de madera.

Asimismo resultó muy discutida la pretensión de la Comunidad de Madrid de construir dos campos de golf en la finca de El Encín, bajo la sospecha de que ésta pudiera ser la puerta que abriera una operación especulativa de gran magnitud en este terreno de titularidad pública. Pese al rechazo suscitado, el gobierno autonómico siguió adelante con sus planes constituyendo en mayo de 2008 el complejo Naturalcalá en la citada finca, primer paso hacia el cambio de uso de la misma. Por si fuera poco, se hizo público el proyecto de construcción de un tercero en el otro extremo del término municipal, en el Soto de Espinillos junto a la desembocadura del Torote, también en esta ocasión bajo bendiciones autonómicas. En junio de 2013 el Tribunal Supremo anuló la modificación del Plan General de Ordenación Urbana realizada por el Ayuntamiento en 2007 con objeto de permitir la ejecución de los trabajos de construcción no sólo del campo de golf, sino también de varios edificios anejos tales como un hotel de cinco estrellas.

Más suerte -relativamente- hubo con la controvertida planta incineradora de basura, mediante la innovadora tecnología del plasma -un gas ionizado a temperaturas muy elevadas-, que se proyectó instalar en las proximidades de la carretera de Daganzo, la cual fue finalmente desestimada en octubre de 2008 escudándose en una excusa legal -la prohibición por parte del Ministerio de Defensa por estar encuadrada su prevista ubicación dentro del área de seguridad de la base de Torrejón-, aunque en realidad todo parece indicar que se debió al rechazo generalizado a unas instalaciones cuya seguridad nadie estaba en condiciones de garantizar debidamente. En junio de 2011 se decidió instalar la planta en la vecina localidad de Loeches, lo que alejaba el problema apenas quince kilómetros de la ciudad, aunque su construcción fue finalmente descartada en 2012 a causa de su elevado coste. Mientras tanto, y ante la saturación del vertedero de los cerros, clausurado en 2007, en abril de 2008 se inauguró uno nuevo vecino del anterior como medida provisional, el cual sigue actualmente en uso.

Las intervenciones urbanísticas en el casco antiguo se iniciaron en 2001, todavía con Manuel Peinado en la alcaldía, con la polémica remodelación de la emblemática plaza de San Diego. En diciembre de 2008, ya bajo el mandato de Bartolomé González y coincidiendo con el décimo aniversario de la declaración de Alcalá como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, se abrieron varias vías peatonales. La primera de ellas fue el callejón del Pozo, que discurre entre las calles Colegios y Basilios separando el antiguo convento de este nombre de las instalaciones del nuevo Parador de Turismo, mientras el resto lo constituye el complejo formado por la plaza de San Lucas, ubicada sobre el aparcamiento público de este nombre, junto al antiguo edificio que en su día albergara al hospital universitario de esta advocación, y dos callejones que hasta el momento permanecían cegados, el de las Santas Formas y el del Horno Quemado, que la unen con las calles de Libreros y Nebrija respectivamente. La plaza, con el típico diseño urbanístico “duro” -es decir, sin la menor concesión al mobiliario urbano ni al ajardinado- tan de moda entre los arquitectos actuales y tan poco acorde con la climatología española, permitió dejar al descubierto algunos interesantes restos de la antigua muralla de la ciudad que salieron a la luz durante las obras.

En 2008 hubo varias inauguraciones de edificios públicos singulares, entre las que cabe resaltar, en julio, la nueva comisaría de policía, que agrupa las instalaciones de la policía nacional y la local, ubicada en la carretera de Meco junto a la nueva plaza de toros, y en noviembre, tras varios retrasos sobre el calendario establecido inicialmente, la del nuevo mercado municipal, que abrió sus puertas de forma parcial con tan sólo los 23 puestos de la planta inferior -las superiores continuaron cerradas por el momento- y con una considerable merma de espacio respecto a su predecesor, debido principalmente a la superficie ocupada por los accesos al aparcamiento subterráneo que alberga en su subsuelo. Este mercado de nueva planta fue construido sobre el solar del antiguo, en la calle de Cerrajeros, el cual fue cerrado en mayo de 2006 y derribado en octubre de ese mismo año. En julio de 2009 se inauguraría la cuarta cárcel de Alcalá, ubicada como las otras en la carretera de Meco y destinada a reclusos sometidos al régimen abierto.

En 2010 se derribó la antigua comisaría de policía, en cuyo solar estaba prevista la construcción de la ampliación del Museo Arqueológico Regional, aunque a causa de la crisis económica el proyecto quedó paralizado. Ese mismo año se inauguró la restaurada Casa de los Lizana, ocupada por dependencias municipales, aunque las obras se habían dado por terminadas oficialmente en mayo de 2009, 24 años después de que fueran iniciadas en 1985, tras haber estado interrumpidas durante la mayor parte de este período de tiempo. Un año más tarde, en enero de 2011 -aunque no fue inaugurado hasta marzo-, comenzaría a funcionar el nuevo edificio de los juzgados, construido en la plaza de la Paloma para descongestionar los juzgados antiguos, completamente saturados. También en marzo de 2011 tendría lugar la inauguración de un nuevo centro cultural construido en el barrio de Espartales, el cual fue bautizado con el nombre de Galatea-Espartales.

En mayo de 2004 fue inaugurada la nueva estación de Cercanías de la Garena, la tercera de la ciudad tras la central y el apeadero de la universidad, y en octubre de ese mismo año entró en servicio el tren de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Lérida, el cual, por el contrario, se alejó de nuestra ciudad por el sur atravesando los vecinos términos municipales de Torres de la Alameda y Villalbilla; en cualquier caso, dada la cercanía de Alcalá a Madrid hubiera sido nula la posibilidad de contar con una parada del mismo, máxime teniendo en cuenta el clamoroso fracaso de estaciones como la de Guadalajara.


Universidad


Por su parte, la Universidad marcó un cambio en su historia con el final del largo rectorado de Manuel Gala, reemplazado al frente de la entidad académica por el ex ministro Virgilio Zapatero en noviembre de 2002, sustituido a su vez en marzo de 2010 por Fernando Galván. En ese mismo año de 2002 la universidad adquirió y rehabilitó el antiguo colegio de San Bernardino, cediéndolo para archivo del movimiento obrero y de la Fundación Pablo Iglesias, aunque su rehabilitación no se completaría hasta 2010. En 2003 se inauguraba la nueva sede Escuela de Arquitectura, ubicada en el antiguo y restaurado convento del Carmen Calzado. En febrero de 2004 se iniciaron las negociaciones con el Ministerio de Defensa para la cesión de los cuarteles del Príncipe y Lepanto, la cual se firmó el 2 de marzo de 2005, y en enero de ese mismo año se abrió al público el jardín botánico construido en el campus de la carretera de Meco. Por último, el 8 de septiembre de 2014 se inauguró el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI) en el rehabilitado cuartel del Príncipe, unificándose en él todas las bibliotecas -excepto la de Trinitarios- que hasta entonces habían estado ubicadas en diferentes edificios del casco antiguo.

En octubre de 2008 se celebraría solemnemente el quinto centenario del inicio de las clases en la antigua universidad cisneriana, con una procesión cívica de los profesores entre la Magistral y San Ildefonso similar a la que tuviera lugar entonces con ocasión de la apertura del curso, tradición que se ha mantenido en años posteriores.

Seis años más tarde, en septiembre de 2014, se inauguró tras un largo retraso la nueva sede de la Biblioteca Central de Humanidades de la Universidad, finalmente rebautizada como Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación. Ocupa parte del antiguo cuartel del Príncipe, concretamente la que linda con la plaza de San Diego, y en su interior han quedado integrados los restos arqueológicos del antiguo convento de San Diego, demolido a mediados del siglo XIX para la construcción en su solar del cuartel, los cuales fueron encontrados durante las obras de rehabilitación del edificio.

En el apartado de los fracasos es necesario reseñar el del fallido Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias (IMMPA), un centro mixto de la Universidad de Alcalá y el CSIC que pretendía ser puntero en la investigación biológica y médica. Proyectado en 2005 y suprimido en 2012 por el gobierno de Mariano Rajoy sin haber llegado siquiera a nacer, dejó tras de sí, a modo de cadáver, un imponente edificio de 32.000 metros cuadrados de superficie construido en el campus, frente al hospital y al edificio Politécnico, con un coste de 40 millones de euros. Paralelamente en febrero de 2009 se aprobó la construcción, también en el campus, del nuevo edificio del Instituto Cajal, perteneciente al CSIC y especializado en investigaciones de neurobiología, que sería trasladado a Alcalá desde su actual sede de Madrid. En enero de 2010 se puso la primera piedra con todo el ceremonial de rigor sin que se llegara a poner la segunda, suspendiéndose las obras en octubre de ese mismo año.

De esta manera Alcalá se encontró con la paradoja de contar con un edificio completamente terminado pero sin Instituto, y con un Instituto en pleno rendimiento -que mientras tanto continuó en su antigua sede madrileña- sin edificio. Por si fuera poco, la penuria económica de la Universidad y la grave crisis de liquidez que experimentó el CSIC en 2013 no hicieron sino agravar la situación, que al día de hoy -marzo de 2014- continúa empantanada pese a que se han apuntado algunas soluciones de ocupación, siquiera parcial, del edificio del IMMPA -éste es tan grande que realmente resultaría difícil llenarlo por completo- tales como la del traslado del Instituto Cajal al mismo, aunque los drásticos recortes en investigación aplicados por el gobierno actual no permiten ser demasiado optimistas al respecto.

Más positiva fue la inauguración en septiembre de 2014 del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación de Alcalá de Henares, ubicado en el edificio rehabilitado del antiguo Cuartel del Príncipe y en el cual se centralizaron las bibliotecas y los centros de documentación de la Universidad. Dos años más tarde, en noviembre de 2016, abrió sus puertas en este mismo edificio, rebautizado con el nombre de Cisneros, el Museo de Arte Iberoamericano. Asimismo, en septiembre de 2017 se inauguró la nueva residencia universitaria Lope de Vega, ubicada en el contiguo edificio del antiguo cuartel de Lepanto.


Religión


También hubo en estos años varios acontecimientos de índole religiosa dignos de ser recordados. Las largas obras de restauración de la Catedral-Magistral concluyeron al fin tras la inauguración del órgano -en marzo de 2001- y la finalización de la restauración de las fachadas, en julio de 2003, aunque esta última no debió de tener carácter definitivo ya que volvió a ser retomada en 2007, al tiempo que la torre se volvía a restaurar en 2010. La inauguración oficial del Palacio Arzobispal y la propia Catedral-Magistral, ya rehabilitados, tendría lugar en abril de 2011, y al terminar ese mismo año las obras de restauración del antiguo convento de las Bernardas continuaban a buen ritmo.

El día de Santiago de 2001 se conmemoró el V centenario de la fundación de la parroquia de Santiago por el cardenal Cisneros, ubicada desde 1972 en su actual templo de la plaza de la Constitución, y en abril de 2002 se reabrió la parroquia de Santa María una vez terminadas las obras de restauración de este templo. Tras la restauración de la aneja Capilla de las Santas Formas ésta fue abierta al culto en mayo de 2012, asentándose en ella la sección local de la Adoración Nocturna. En octubre de 2008 Jesús Catalá, titular de la diócesis complutense, fue nombrado obispo de Málaga, tomando posesión de su nueva sede un mes más tarde al tiempo que abandonaba la alcalaína. Su sucesor, Juan Antonio Reig Pla, anteriormente obispo de Murcia, tomaría posesión de la sede complutense el 25 de abril de 2009.

Ya en noviembre de 2004, se hacía pública la concesión del jubileo de los Santos Niños, compartido con la vecina localidad de Tielmes, entre el 6 de agosto de 2005 y el 6 de agosto de 2006, con motivo de la celebración del XVII centenario de su martirio, el cual transcurrió en Alcalá -no así en Tielmes-, justo es decirlo, con bastante más pena que gloria. Por iniciativa personal de monseñor Reig Pla el 7 de marzo de 2011 se reinstauró la conmemoración de la reversión de las reliquias de los Santos Niños, traídas de Huesca en 1568, celebración que se ha venido realizando en años posteriores.

Otros datos reseñables fueron la creación, en octubre de 2013, de la nueva parroquia de Santa Teresa de Jesús en el barrio de La Garena, y el inicio de la construcción, en marzo de 2014, del nuevo templo de la parroquia de Santo Tomás de Villanueva, que desde su fundación en 1999 se había albergado primero en la capilla de la residencia de ancianos Francisco de Vitoria y posteriormente en unos barracones provisionales en el barrio de Espartales. Finalizadas las obras en la primavera de 2016, el templo fue consagrado el 21 de mayo de ese año.

En lo que respecta a las congregaciones religiosas, se dieron las dos caras de la moneda. En abril de 2015 se asentó en Alcalá una comunidad de la orden de las Siervas del Hogar de la Madre, la cual fue acomodada en el antiguo convento de las Bernardas. Año y medio más tarde, el 14 de octubre de 2016, las religiosas carmelitas del convento de Afuera, incapaces de mantenerlo, se trasladaron al de la Imagen, por lo que éste quedó cerrado, al menos de forma temporal, sin que por el momento se conozca cual pueda ser su destino definitivo.

Dentro del apartado de atención a los necesitados, la entonces recién creada cofradía de la Virgen de las Angustias abrió una Casa de Acogida en 2002. A ella se sumaron, años después, dos iniciativas diocesanas: en 2012 el Centro de Día San Diego de Alcalá, y en 2015 la Casa de Acogida San Juan Pablo II.

En octubre de 2015 se conmemoró el quinto centenario de la elevación a la categoría de Magistral de la antigua parroquia de los Santos Justo y Pastor, y en diciembre de ese año el obispado complutense se sumó al Año Jubilar de la Misericordia proclamado por el Papa, cuya clausura coincidió, en octubre de 2016, con el vigésimo quinto aniversario de la reinstauración de la diócesis. Para celebrar esta efeméride setallaron unas réplicas de las imágenes de los Santos Niños que, junto con unas reliquias de estos mártires, iniciaron un recorrido por las parroquias de la diócesis. Asimismo en noviembre de 2016, coincidiendo con el quinto centenario del fallecimiento del Cardenal Cisneros, se inauguró el Año Cisneros en homenaje al prelado que tanta importancia tuvo en la historia de Alcalá.

La Semana Santa, declarada en 2004 fiesta de interés turístico regional, siguió con su línea ascendente, con la consolidación de las cofradías existentes y la fundación de otras dos nuevas: en 2013 la de Nuestro Padre Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Salud y el Perpetuo Socorro, que se hizo cargo de la procesión del Domingo de Resurrección, y en 2016 la de Jesús Despojado de sus Vestiduras, María Santísima de la Paz y San Juan Evangelista, la cual comunicó su intención de participar por vez primera en la Semana Santa de 2017.

Asimismo durante estos años fueron numerosas las incorporaciones de nuevos pasos o la ampliación de los ya existentes con nuevas figuras: en 2001 la Virgen de las Angustias; en 2004 Cristo Resucitado; en 2006 la Entrada de Jesús en Jerusalén y la Virgen de las Lágrimas, esta última adquirida por la cofradía del Cristo de la Columna; en 2008 la Virgen de la Misericordia, segundo paso de la cofradía del Cristo de la Esperanza y el Trabajo, y las primeras figuras de sendos pasos de misterio promovidos respectivamente por las cofradías de la Virgen de la Soledad (Cristo en su Descendimiento) y de la Virgen de las Angustias (Nuestro Señor de la Divina Misericordia).

En 2009 al paso de Cristo en su Descendimiento se sumó la figura de Nicodemo, y la cofradía del Cristo de la Agonía completó el paso de Jesús Nazareno con la Cruz a Cuestas con la imagen de la Verónica. Las novedades de 2010 fueron María Magdalena, que la cofradía del Cristo de la Agonía incorporó a su paso titular, y la recuperación porla cofradía del Santo Entierro del antiguo paso de los Atributos de la Pasión. Durante la Semana Santa de 2011 la cofradía de la Virgen de las Angustias estrenó su nuevo paso de las Negaciones de San Pedro, todavía incompleto, con las imágenes de Nuestro Señor de la Divina Misericordia y de San Pedro, al que en 2012 se incorporaron las de Caifás y la posadera, y también en 2012 la imagen de José de Arimatea se sumó al paso de Cristo en su Descendimiento.

En 2013 la nueva hermandad de Jesús Resucitado, además de hacerse cargo de la imagen de Cristo Resucitado, adquirió la imagen de la Virgen de la Salud como su segundo paso. En 2015 le llegó el turno a la cofradía de Jesús de Medinaceli, que completó el paso de la Virgen de la Trinidad con una nueva imagen de San Juan Evangelista. Por último, 2016 trajo dos novedades, ambas de la mano de la nueva cofradía de Jesús Despojado de sus Vestiduras: la imagen titular y la de Virgen de la Paz y Esperanza.


Ejército


El Ejército tampoco se mantuvo ajeno en estos años a su vinculación secular con la ciudad, aunque el abandono de los cuarteles del Príncipe y Lepanto dejó reducida su presencia en la ciudad al acuartelamiento Fernando Primo de Rivera, en la carretera de Meco, y esto de forma temporal ya que estaba previsto que la Bripac lo abandonara definitivamente. En enero de 2001 se celebró un homenaje a la Academia de Caballería, radicada fugazmente a mediados del siglo XIX en el edificio del antiguo Colegio Mayor de San Ildefonso, y en febrero de 2004, con la asistencia de los reyes de España, la Bripac celebró el L aniversario de su creación. Las noticias luctuosas consistieron en el fallecimiento, el 2 de julio de 2005, del teniente general Tomás Pallás, fundador de la Bripac y muy vinculado de siempre a Alcalá, donde residía, razón por la que fue inhumado en el cementerio antiguo, y los ataques que sufrieron los efectivos de esta unidad militar destacados en países extranjeros: El 27 de junio de 2007 en el Líbano, con seis víctimas mortales, y el 24 de septiembre de ese mismo año en Afganistán, con el resultado de dos soldados muertos.

Aunque la Bripac había abandonado Alcalá en 2007 tras instalarse en su nuevo acuartelamiento de Paracuellos de Jarama, su vinculación con la ciudad se mantuvo firme, recibiendo de ésta su nueva bandera durante una solemne ceremonia que tuvo lugar en la plaza de Cervantes el día 28 de noviembre de 2009. Asimismo participaría, en junio de 2010, en el solemne izado de la bandera de España que se instaló en una de las rotondas del Chorrillo. En diciembre de 2013 se celebró en la plaza de Cervantes una solemne jura de bandera de civiles, acto que se repetiría en diciembre de 2014.


Turismo y patrimonio


El turismo experimentó en este período un auge muy notable, apoyado en una inteligente promoción y en iniciativas tales como la ya tradicional presencia en la Fitur, el consolidado Tren de Cervantes o la nueva Ruta Turística Literaria, un recorrido creado en 2004 que recoge los principales lugares de la ciudad vinculados con obras o autores fundamentales de la literatura española, a los que hay que sumar también actos multitudinarios tales como el Don Juan de Alcalá, el mercado cervantino, la Semana Santa o la celebración de la concesión del título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, todos ellos de notable reclamo turístico, junto con la temporal -a lo largo de 2005- celebración del cuarto centenario de la publicación del Quijote, año en el que, según cálculos municipales, visitaron la ciudad más 1.800.000 turistas. En 2009 tuvieron lugar dos iniciativas importantes, la apertura del foro de la ciudad romana de Complutum en agosto, y la del mirador de la torre de Santa María en octubre, completadas en marzo de 2010 con la inauguración del pequeño museo -o centro de interpretación, tal como está de moda decir ahora- del Burgo de Santiuste, en la calle Cardenal Sandoval y, ya en diciembre de ese mismo año, con la musealización de la citada torre y la inauguración del Antiquarium y el Paseo Arqueológico en las murallas del Palacio Arzobispal.

El madrileño Museo Arqueológico Nacional acogió, en los meses postreros de 2004 una interesante exposición sobre la ciudad romana de Complutum, mientras en 2006 se inauguraban en Alcalá sendas exposiciones arqueológicas de calado, en Santa María la Rica la titulada Civilización 2000, dedicada a rememorar los dos milenios de herencia romana en Alcalá, y en el Museo Arqueológico otra dedicada a la ciudad visigoda de Recópolis, ubicada en la vecina provincia de Guadalajara. Paralelamente, en septiembre de 2006 se daba a conocer el descubrimiento de una importante necrópolis visigoda en los terrenos de El Encín. De nuevo en Madrid, en esta ocasión en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, entre septiembre y noviembre de 2008 estuvo abierta la exposición Alcalá, una ciudad en la historia.

En mayo de 2003 se abrió al fin la exposición permanente del Museo Arqueológico Regional -hasta entonces tan sólo había sido posible visitar las exposiciones temporales-, desarrollando desde entonces una excelente actividad digna de todos los encomios. También en 2003 se inauguró -volviéndose a cerrar tras la clausura de la primera exposición- lo que debería haber sido el museo José Caballero, de titularidad municipal -estaba radicado en Santa María la Rica- e infrautilizado desde entonces, salvo para la celebración esporádica de alguna exposición temporal. Lamentablemente este museo no llegaría a cuajar, ya que en diciembre de 2008 el ayuntamiento alcalaíno comunicó oficialmente la ruptura definitiva de las negociaciones con los herederos del pintor para el establecimiento en Alcalá de la fundación que gestiona su obra, con lo cual la ciudad perdió de forma definitiva el proyectado museo.

Poco después, en junio de 2003, se reabrió el Corral de Zapateros tras una larga e interminable sucesión de restauraciones, aunque no sería inaugurado oficialmente por Esperanza Aguirre hasta abril de 2005. La otra cara de la moneda fue el cierre temporal, entre septiembre de 2003 y agosto de 2004, del Teatro Salón Cervantes, que tuvo que ser sometido a una restauración urgente debido a la aparición de unas grietas que amenazaban un posible desplome del edificio. Más polémica fue la creación en la Capilla del Oidor del Centro de Interpretación -léase exposición permanente del material de temática cervantina que se conserva en el Ayuntamiento- Los universos de Cervantes, ya que esta iniciativa supuso la pérdida de ese local como sala de exposiciones. Inaugurado en octubre de 2006 coincidiendo con el aniversario del bautismo del autor del Quijote, el Centro de Interpretación no pudo empezar con peor pie, ya que tan sólo un día más tarde hubo de ser cerrado de forma precipitada al detectarse un importante problema de goteras en el tejado, no pudiendo reabrirse hasta principios de noviembre.

Lamentablemente las anunciadas obras de adaptación de la antigua fábrica de Gal para sede del museo de Motociclismo continuaron en el limbo haciendo temer una repetición de lo ocurrido con el frustrado museo de José Caballero, con el agravante de que el edificio, abandonado y a merced de los vagabundos, comenzó a padecer un preocupante deterioro ante la impasibilidad municipal. Otro importante proyecto cultural, la creación de un museo dedicado a la importante dinastía de pintores de los Madrazo en el edificio del antiguo Hospital de San Lucas, también parece estar a la espera de la llegada de tiempos mejores.

Obras quizá de índole menor, pero asimismo reseñables, ocurridas durante 2007 fueron la reparación de la presa de Cayo, rota por las aguas del Henares a principios de año y terminada en octubre, y el inicio de la restauración de parte de las murallas a finales de año. Otra presa, la de las Armas, fue también reparada a finales del verano de 2017 tras llevar 32 años rota.

Una buena noticia, no por esperada menos importante, fue el inicio de las obras de construcción del Parador de Turismo en el solar del antiguo colegio de Santo Tomás de Aquino, siguiendo un diseño arquitectónico vanguardista que poco o nada tenía que ver ni con la estructura barroca del edificio original, ni con las construcciones adyacentes que se realizaron ya en el siglo XIX tras su conversión en prisión. Puesta la primera piedra por el ministro Rodrigo Rato en febrero de 2004, las obras no comenzaron realmente hasta diciembre de ese mismo año. Con un año de retraso sobre la fecha inicialmente prevista, el parador abrió sus puertas -aunque sin inaugurar oficialmente- en septiembre de 2008. También a finales de 2004 el antiguo depósito de libros de la Biblioteca Nacional, situado en la carretera de Meco, se transformó en segunda sede de esta institución, abriendo por vez primera sus puertas al público.

La cara y la cruz del patrimonio histórico complutense la trajo el invierno de 2006, ya que a finales de enero de ese año, víctima de las inclemencias del tiempo y del abandono, se derrumbaba parte de la Puerta de Burgos, reconstruida entre septiembre de 2009 y junio de 2010, mientras el 2 de febrero se iniciaba la reconstrucción de la cúpula de la iglesia de las Juanas, demolida a mediados del siglo XIX, con la colocación sobre el tambor del armazón de madera, concluyéndose las obras en otoño de ese mismo año. La inauguración, en octubre de 2007, de un museo en este convento supuso la culminación de esta encomiable iniciativa. En noviembre de 2009 se acometería la restauración de la torre y la capilla de las Santas Formas, en la parroquia de Santa María, muy deterioradas por el paso del tiempo, concluyéndose las obras en enero de 2011 y siendo bendecida la capilla por el obispo en marzo de ese mismo año.

Otras pérdidas notables de patrimonio, ocurridas en 2008, fueron la demolición en enero del molino de la Esgaravita y el derrumbe accidental en abril de parte del molino de Cayo, aunque en ambos casos y en los dos molinos restantes -el de los García y el de las Armas-, también arruinados, la verdadera causa común fue el abandono al que estuvieron sometidos durante décadas estos vestigios del pasado industrial de la ciudad.

En agosto de 2008 fue demolida asimismo la ermita de los Santos Niños, con objeto de liberar el Paredón del Milagro y las ruinas de la basílica romana sobre los que se asentaba. En realidad la ermita, construida a principios de los años sesenta por iniciativa particular, carecía del menor valor artístico, se encontraba en desuso y entorpecía y afeaba el yacimiento arqueológico en el que se encontraba, lo cual justifica, pese a algunas protestas, su derribo. No obstante, es de lamentar que no se previera la construcción de un nuevo templo en sus proximidades, dada la profunda vinculación del lugar con la tradición y el culto a los patronos complutenses. Otra importante intervención arqueológica fue, en febrero de 2011, la inauguración de la bóveda cubierta que protege a la Casa de los Grifos, junto al foro de Complutum, la cual quedó abierta al público.

Otra importante restauración, la de los patios de la Universidad y la capilla de San Ildefonso, se inició en la primavera de 2010 dándose por terminada en diciembre de 2013, año en el que también concluyeron las complejas obras de restauración del Hospital de Antezana.

Más complejas resultaron las obras de rehabilitación de los cuarteles del Príncipe y Lepanto. Iniciadas las obras en 2009 durante el rectorado de Virgilio Zapatero, demoliéndose el ala que linda con la plaza de San Diego, de la que se conservaron tan sólo las fachadas, la llegada en 2010 del nuevo rector Fernando Galván supuso la paralización del proyecto inicial, tildado de faraónico. Tras un cambio radical de éste, que fue sustituido por otro más razonable, los trabajos se reiniciaron en octubre de 2011 con la importante novedad de la construcción de un museo para albergar los restos arqueológicos del desaparecido convento de San Diego, concluyéndose la primera fase de los mismos en diciembre de 2013.

El ornato de la ciudad tuvo su reflejo en el descubrimiento de sendas lápidas conmemorativas del nacimiento del emperador Fernando de Bohemia (2003) y de la muerte de Isabel la Católica (2004), reina a la que a finales de ese mismo año se le erigió una estatua en la confluencia de las plazas del Padre Lecanda y Palacio, obra del escultor Santiago de Santiago, la cual hubo que trasladar a otro lugar más retirado de la última de estas dos plazas a finales de 2006, para protegerla de los ataques vandálicos. Una tercera lápida, descubierta en la fachada del antiguo colegio de la Madre de Dios en diciembre de 2004 recordó el aniversario de la publicación de la primera parte del Quijote, y una cuarta fechada en octubre de 2005 y ubicada en un lugar un tanto excéntrico, el parque situado en la intersección de la avenida de Pastrana con la prolongación de la ronda Fiscal, reproduciendo un fragmento del Quijote en el que se cita a Alcalá y a la cuesta del Zulema.

A ellas hay que sumar el ya citado monumento a las víctimas de los atentados de Atocha y la exitosa escultura de don Quijote y Sancho sentados ante la casa natal de Cervantes, obra esta última del escultor Pedro Requejo, inaugurados respectivamente el 10 de marzo y el 24 de abril de 2005. En 2006 la ciudad contó con otros dos nuevos monumentos: en julio, la escultura dedicada al papa Juan Pablo II, obra también de Pedro Requejo, instalada en el Jardín de los Sentidos (rebautizado como Jardín de Juan Pablo II), en el barrio del Ensanche, y en noviembre un monumento en homenaje a la Aviación Española ubicado junto a la facultad de Ciencias, en el campus universitario, en recuerdo a que ese recinto fue la sede de la antigua base aérea de Alcalá. Un año más tarde, en abril de 2007, se inauguraría una estatua dedicada a Catalina de Aragón obra del escultor Manuel González Muñoz, la cual fue ubicada en la plaza de las Bernardas junto al torreón del Tenorio. En octubre de 2009, coincidiendo con la celebración del aniversario del bautismo de Cervantes, se descubrió en la plaza de San Diego un monumento al Camino de la Lengua Castellana, común en su diseño con otros equivalentes instalados en las otras poblaciones que forman parte de esta institución.

En 2007 llegó el turno a la restauración de dos de las más antiguas estatuas de la ciudad, la de Cisneros y la de Cervantes. La primera, muy deteriorada por el vandalismo, fue retirada de la plaza de San Diego en enero de ese año y reemplazada por una réplica; aunque se dijo que, tras ser restaurada, volvería a ser colocada en el patio de Santo Tomás de Villanueva, dentro del recinto de la universidad, donde ya estuviera ubicada durante muchos años, hasta el momento esto no se ha hecho. En cuanto a la de Cervantes, fue sometida a una profunda restauración in situ durante los últimos meses del año, siendo concluida esta intervención en diciembre de 2007.

Aunque efímera, dado que abarcó desde octubre de 2007 hasta enero de 2008, cabe reseñar la instalación por diversos puntos de la ciudad, tanto en calles y plazas como en el interior de distintos edificios universitarios, de una exposición itinerante formada por una cincuentena de esculturas del artista mexicano Sebastián (Enrique Carvajal), una iniciativa que suscitó tanto aplausos como críticas, al no encajar su estilo vanguardista con los entornos del casco antiguo elegidos para su asentamiento. Terminada la exposición, el ayuntamiento adquirió la más significativa de estas obras, un enorme Quijote que, tras estar plantado durante varios meses frente a la capilla del Oidor, en mayo de 2008 fue instalado de forma definitiva en la rotonda situada en la intersección de la Vía Complutense con la calle de Sebastián de la Plaza, junto al barrio de San Isidro.

En el apartado de arqueología, cabe reseñar que en agosto de 2009 se abrió al público el foro de Complutum, y a mediados de 2012 de amplió el área visitable de la antigua ciudad romana.


Cultura

Iniciativas municipales de los primeros años del nuevo siglo, compartidas por los equipos de gobierno del PSOE (hasta mayo de 2003) y el PP desde mayo de 2003 hasta ahora, fueron en 2001 el ingreso en el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad y el hermanamiento con la ciudad polaca de Lublin; en 2002, la inauguración de la emisora de radio municipal El Ágora de Alcalá -clausurada por el equipo de gobierno del PP a poco de su toma de posesión- y el hermanamiento con la ciudad rumana Alba Iulia. Dos premios Cervantes, Juan Gelman (2007) y Ana María Matute (2010) fueron nombrados hijos adoptivos de la ciudad en 2008 y 2013, respectivamente.

El premio Cervantes, al que tan vinculada está la ciudad de Alcalá, recayó sucesivamente en los escritores Álvaro Mutis (2001), José Jiménez Lozano (2002), Gonzalo Rojas (2003), Rafael Sánchez Ferlosio (2004), Sergio Pitol (2005), Antonio Gamoneda (2006), Juan Gelman (2007), Juan Marsé (2008), José Emilio Pacheco (2009), Ana María Matute (2010), Nicanor Parra (2011), José Manuel Caballero Bonald (2012), Elena Poniatowska (2013), Juan Goytisolo (2014), Fernando del Paso (2015) y Eduardo Mendoza (2016), siéndole entregado por los reyes de España a los respectivos galardonados en el tradicional acto celebrado en el paraninfo de la universidad el 23 de abril del año siguiente.

Por motivos de salud ni Juan Carlos I, que fue sustituido por el entonces príncipe Felipe, ni Nicanor Parra, el primer galardonado ausente en toda la historia del premio, estuvieron presentes en la ceremonia de entrega correspondiente a la convocatoria de 2011, que tuvo lugar en abril de 2012. La ausencia del rey volvió a repetirse un año más tarde, por idénticas razones, en la entrega del premio a José Manuel Caballero Bonald. Aunque en 2014 Juan Carlos I sí presidió la entrega a Elena Poniatowska del premio de 2013, su abdicación apenas dos meses más tarde hizo que en 2015 fuera el ya proclamado rey Felipe VI quien lo entregara a Juan Goytisolo, lo que continuó haciendo en años posteriores.

Los reyes eméritos, habituales visitantes de la ciudad, acudieron a ella no sólo con ocasión de la entrega de los premios Cervantes y a la ya citada celebración del L aniversario de la fundación de la Bripac, sino también en una visita al Instituto Cervantes en febrero de 2003, en otras dos ocasiones más en 2005, en enero para la entrega del premio de derechos humanos Rey de España, y en octubre para presidir la reunión del patronato real del Instituto Cervantes, en abril de 2007 para entregar la segunda edición del premio de derechos humanos (su convocatoria es bianual) a la Fundación Myrna Mack, de Guatemala, y en dos ocasiones en 2009, en febrero para presidir el nombramiento como doctores honoris causa de los dos presidentes de las Cortes Constituyentes, Fernando Álvarez de Miranda por el Congreso y Antonio Fontán por el Senado, y en marzo para entregar de nuevo del premio de derechos humanos Rey de España al Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los derechos de la mujer. Pese a su precario estado de salud, Juan Carlos I volvió de nuevo a Alcalá en septiembre de 2013 para entregar de nuevo el premio de derechos humanos Rey de España.

A ellas hay que sumar las visitas de la reina Sofía en solitario, concretamente al simposio de la fundación renal en noviembre de 2005, y a la comunidad rumana de Alcalá, en esta ocasión acompañando a la esposa del presidente de Rumania, en noviembre de 2007.

El propio presidente rumano visitaría también Alcalá un año más tarde, en octubre de 2008, y en marzo de 2011 lo haría la presidenta de Irlanda para recibir la medalla de oro concedida por la Universidad por su defensa de la paz y los derechos civiles y humanos.

Los príncipes de Asturias realizaron una visita, que se podría calificar más de turística que de oficial, en junio de 2006, lo que no impidió que se descubriera una lápida conmemorativa en la fachada del ayuntamiento, visita que repitió en solitario el príncipe en mayo de 2007, en esta ocasión para inaugurar la séptima reunión internacional de la Asociación Hispana de Universidades. Volverían a Alcalá, en julio de 2011, para presidir la reunión anual del Instituto Cervantes, celebrada en esta ocasión en nuestra ciudad. En 2012 el príncipe, además de sustituir a su padre en la entrega del Premio Cervantes, entregó en mayo, también en el Paraninfo, el premio Camino Real a Plácido Domingo. Su esposa, por su parte, entregaría en octubre de este mismo año el premio Cervantes Chico al escritor catalán Jordi Serra i Fabra. En 2013 viajaron de nuevo los príncipes a Alcalá para entregar el premio Cervantes y en octubre para presidir la fiesta de la Policía, mientras el príncipe en solitario acudió una vez más este año, en el mes de julio, para entregar el premio Camino Real al cardiólogo Valentín Fuster.

En 2015, ya como reyes, acudieron a Alcalá para entregar por tercera vez el Premio Cervantes, visita que se repetiría en años posteriores. En 2017 hubo un total de tres visitas reales, todas ellas con ocasión de la entrega de diferentes premios: en febrero, los premios nacionales de Innovación y Diseño en su convocatoria de 2016, y en abril, con tan sólo unos días de diferencia, el Premio Cervantes a Eduardo Mendoza y el Camino Real a Antonio Banderas, en esta ocasión tan sólo Felipe VI.

En lo que respecta a los presidentes de gobierno, éstos asistieron todos los años a la entrega del Premio Cervantes. José Luis Rodríguez Zapatero, además, visitó Alcalá en otras dos ocasiones a lo largo de 2005 y otra en julio de 2006, para presidir el funeral de un soldado de la Bripac muerto en acto de servicio en Afganistán, junto con alguna otra visita de carácter electoral -y por lo tanto no oficial- a lo largo de 2011.

En 2004 se constituyó la comisión organizadora del IV centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, la cual redactó un apretado programa de más de 300 actos a celebrar a lo largo de 2005, inaugurado el 15 de enero con el exitoso recital del cantante brasileño Carlinhos Brown, el cual paradójicamente pinchó sin paliativos en su doblete de las ferias de agosto. El alcalde de Alcalá, Bartolomé González, no ahorró críticas al gobierno del PSOE, acusándolo de haber marginado a la ciudad natal de Cervantes dentro del programa de actos diseñado por el ministerio de Cultura a nivel nacional. Clausurado el año Cervantes al finalizar 2005, quizá lo más importante a reseñar del mismo sea el gran incremento de visitantes que registró la ciudad durante su celebración y, como anécdota simpática, la construcción de un gigante dedicado a este autor, que se incorporó a la tradicional comparsa del Quijote en las ferias de ese mismo año.

2015 y 2016 fueron dos años eminentemente cervantinos, el primero por cumplirse el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote, y el segundo por corresponderle el de la muerte de Cervantes. Fracasado años antes el intento de hacer de Alcalá la Capital Europea de 2016 y con la ciudad sumida en una profunda crisis económica, ambas efemérides transcurrieron en un perfil bajo, con celebraciones de distinta índole y algunas conferencias y exposiciones interesantes, pero sin que llegaran a cristalizar, tal como ocurrió en 2005, en un incremento tangible del patrimonio de la ciudad, salvo el encargo de cuatro grafitis cervantinos, los tres últimos ya en 2017, en diversos lugares de la ciudad; una iniciativa interesante pero, por su propia naturaleza, a la larga efímera. Asimismo, en abril de 2017 se constituyó en Alcalá la Red de Ciudades Cervantinas.

A punto de terminar las conmemoraciones cervantinas, y justo un año antes de su fallecimiento el 8 de noviembre de 1517, tomó el relevo la celebración del quinto centenario de la muerte del Cardenal Cisneros, en esta ocasión organizada por la diócesis complutense.

boton

Varia


En el apartado de accidentes, además de los ya citados atentados del 11 de marzo de 2004 cabe reseñar, en la madrugada del 23 de noviembre de 2007, un espectacular choque entre dos trenes de mercancías en un cambio de agujas situado a la salida de la estación de Alcalá en dirección Guadalajara, por fortuna sin víctimas aunque algunos de los vagones llegaron a derribar la tapia del patio del colegio Doctora de Alcalá, a esas horas cerrado y vacío. La suerte quiso también que varios vagones cisterna descarrilados estuvieran vacíos, ya que de no ser así el accidente podría haber acarreado graves consecuencias. Un nuevo accidente ferroviario tuvo lugar el 22 de diciembre de 2017 cuando a causa de un fallo de frenado un tren de cercanías chocó contra un tope situado al final de la vía muerta en la que se estaba deteniendo. Gracias a que el impacto tuvo lugar a una velocidad reducida los daños fueron limitados, aunque una cuarentena de viajeros precisaron atención médica y dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados.

Asimismo el 17 de junio de 2013 una violenta explosión de gas destrozó la fachada y parte de los forjados de un edificio de la calle Torrelaguna, provocando la muerte de su propietaria.

Alcalá, tradicionalmente muy deficitaria en delegaciones de organismos oficiales, vio como el 17 de diciembre de 2014 comenzaba a funcionar, en el barrio de La Garena, la nueva Oficina Local de Tráfico -aunque según algunas fuentes ésta habría iniciado sus actividades, todavía en fase de pruebas, el día 1 de ese mes-, teniendo lugar su inauguración oficial el 15 de enero de 2015. Culminaba así una larga espera de diez años jalonada por una continua serie de dilaciones, con el edificio terminado y cerrado desde 2011 y el decreto de creación de esta delegación publicado en el BOE con fecha de 5 de junio de 2013, año y medio antes de su apertura efectiva.

boton

Deportes


En el ámbito deportivo hubo un poco de todo. Al finalizar la temporada 2000-2001 la R.S.D. Alcalá logró el ascenso a 2ª división B, categoría que logró mantener, con altibajos, durante la mayor parte de la década, llegando a jugar la promoción de ascenso a 2ª división al finalizar la temporada 2004-2005; tras superar en la primera eliminatoria a la Ponferradina, cayó en la segunda y definitiva frente al Hércules de Alicante, fracaso que no enmascaró la que probablemente haya sido la mayor hazaña del equipo titular de la ciudad en toda su historia. Lamentablemente, la nueva temporada 2005-2006 se saldaría con el descenso del equipo a 3ª división, logrando recuperar la categoría perdida en la temporada 2009-2010 tras pasar tres años en el purgatorio de la 3ª. En la temporada 2013-2014, tras haberse mantenido durante cuatro años en 2ª B, volvió a militar de nuevo en 3ª, permaneciendo en esta categoría desde entonces.

Dentro del fútbol sala Alcalá fue la anfitriona durante varios años del equipo Inter, uno de los punteros en esta modalidad deportiva y campeón de España en la temporada 2014-2015. Poco pudo disfrutar Alcalá de este triunfo ya que, apenas unos meses después, su propietario, el conocido ex-locutor deportivo José María García, anunciaba su marcha a la vecina localidad de Torrejón de Ardoz alegando unas presuntas deficiencias del pabellón polideportivo Ruiz de Velasco, en el que hasta entonces había tenido su sede. Esta noticia negativa fue compensada por la largamente aplazada inauguración de la ciudad deportiva de Espartales, en marzo de 2015, y por el anuncio, en junio de este mismo año, de la intención del Atlético de Madrid de asentar en Alcalá su nueva academia de fútbol, también en el barrio de Espartales, proyecto que recibió la aprobación municipal en enero de 2016.

Asimismo, en noviembre de 2004 se celebró en la ciudad, por vez primera en su historia, un partido internacional de fútbol, concretamente entre las selecciones sub-21 de España e Inglaterra. En septiembre de 2005 Alcalá acogió la llegada de una etapa de la Vuelta Ciclista a España, y diez años más tarde, también en septiembre, en la plaza de Cervantes tuvo lugar la salida de la última etapa de la edición de 2015, con meta como es tradicional en Madrid.

La de arena fue la noticia, en enero de 2004, de que la ciudad complutense no figuraría en la relación de subsedes olímpicas presentadas dentro de la fallida candidatura de Madrid 2012, aunque dado el fracaso final de la misma tampoco habría servido de mucho alcanzar lo que se pretendía. Tampoco aparecería, por variar, en la también fallida intentona de la candidatura madrileña de 2016, concedida en 2009 a Río de Janeiro, ni en el tercer fiasco de la candidatura de 2020, ganada por Tokio en 2013.


Publicado el 10-12-2007
Actualizado el 2-1-2018