Galaxia 2001, o la antología del refrito





A mediados de los años setenta del pasado siglo la editorial Andina, propietaria del fondo editorial de la desaparecida Rollán, se planteó sacar adelante una colección de ciencia ficción, a la que bautizó con el nombre de Galaxia 2001 y que, a lo largo de once años -entre 1975 y 1986-, sacó al mercado nada menos que 380 títulos1, lo que la convierte en la tercera más longeva tras La Conquista del Espacio y Espacio, muy por delante de colecciones tan importantes como Luchadores del Espacio o Héroes del Espacio, a las que rebasó en más de cien títulos.

Sin embargo, esta abultada cantidad no debe confundirnos. A diferencia de la práctica habitual de las colecciones anteriores y de su contemporáneas La Conquista del Espacio y Héroes del Espacio, Galaxia 2001 se nutrió básicamente de reediciones de títulos antiguos, procedentes en su mayor parte de las desaparecidas colecciones de la editorial Toray -Espacio, las dos ediciones de Ciencia Ficción e incluso S.I.P.- y del corto fondo editorial de Rollán -la colección Nova Club-, aunque también rebañó de forma esporádica en otras como Luchadores del Espacio, Naviatom o incluso La Conquista del Espacio.

Es preciso recordar que, hasta entonces, las distintas colecciones de bolsilibros habían solido editar por lo general títulos inéditos -la reedición de la Saga de los Aznar es caso aparte, al tratarse en realidad de una reelaboración-, y sólo en la confusa etapa final de sus bolsilibros Toray había recurrido esporádicamente a las reediciones, siempre de fondos propios y tampoco de forma indiscriminada, práctica que, por cierto, repetiría años más tarde Bruguera; pero nunca antes se había dado un caso similar de entrar a saco en un fondo editorial ajeno, ni tampoco se volvería a dar después en esa magnitud, ya que, aunque hubo colecciones posteriores que se nutrieron básicamente de reediciones -Ciencia Ficción, de la editorial Astri, y La Conquista del Espacio, de Ediciones B-, éstas fueron mucho más cortas que la que nos ocupa.

Al parecer Andina adquirió en bloque los derechos de los títulos pertenecientes a Toray, negociando directamente con ésta; recordemos que, según la legislación entonces vigente, los propietarios de los derechos eran las editoriales, y no los autores. Aunque en algunos casos se pagó una pequeña cantidad a éstos, en otros los interesados no llegarían ni tan siquiera a enterarse. También cabe suponer que dispusiera libremente de los títulos de Nova Club, aunque por la razón que fuera no se llegaron a publicar todos. La duda se plantea con las reediciones restantes, muy limitadas y procedentes de colecciones que no cedieron su fondo editorial de forma indiscriminada; es posible que en estos casos la iniciativa partiera de los propios autores, aunque no tengo certeza de ello.

El caso es que, de los 380 números de la colección, al menos 364 fueron reediciones, por lo que las 16 novelas que en principio podrían considerarse inéditas -en realidad, como veremos más adelante, la cifra real podría ser todavía inferior- apenas rebasan el 4 % del total, una cantidad inusitadamente baja. Para liar todavía más las cosas cambiaron además con bastante frecuencia los seudónimos con los que éstas habían sido firmadas originalmente aunque, por fortuna, utilizando otros de los usados por sus autores, gracias a lo cual resulta posible identificarlos.

Por si fuera poco ni siquiera se respetó, dentro de cada bloque procedente de una colección determinada, el orden original de publicación, con lo cual el revoltijo acabó siendo impresionante. Si a esto sumamos que las chillonas y feas portadas nada tenían que ver, en cuanto a calidad artística, no ya con los excelentes trabajos de Luchadores del Espacio o de las colecciones de Toray, sino tan siquiera con las más mediocres -pero todavía mejores- portadas de las de Bruguera, la conclusión es inmediata: en la práctica, poco o nada aportó Galaxia 2001, pese a su longevidad, al conjunto de los bolsilibros de ciencia ficción españoles.

Así pues, poco más es lo que puedo hacer que explicar la procedencia de los títulos, al ser tan escasa la aportación original de la misma. Como ya he comentado, el grueso de las reediciones corresponde a las diferentes colecciones de Toray, en especial de Espacio, de la cual arramblaron nada menos que con 281 títulos diferentes, la mitad larga de la colección y más que otras colecciones completas, como por ejemplo Luchadores del Espacio.

El saqueo de Toray no quedó aquí, ya que de los 132 números de la segunda edición de Ciencia Ficción otros 54 -el 40%- acabaron también en la colección de Andina. El trasvase se completó con unas cantidades simbólicas procedentes de la primera edición de Ciencia Ficción -una- y S.I.P. -tres-, llamando la atención que los responsables de Andina no tuvieran el menor reparo a la hora de meter mano a novelas tan específicas, más policíacas que de ciencia ficción, como eran las de este último sello.

La siguiente aportación a la colección, en orden de importancia, es la correspondiente a la antigua Nova Club de Rollán, 14 títulos de un total de 20, lo que da el apreciable porcentaje de un 70%. En este caso sorprende comprobar cómo fueron capaces de comprimir unos ejemplares notablemente mayores que los bolsilibros tradicionales -175 × 105 mm. y entre 160 y 250 páginas- en un formato mucho más reducido de 150 × 105 mm. y tan sólo 96 páginas... es de suponer que reduciendo el cuerpo de la letra utilizada, porque no me cabe en la cabeza que las llegaran a recortar.

El resto de las reediciones, como ya he comentado, fueron muy limitadas. Siete de ellas procedían de La Conquista del Espacio, una colección que curiosamente coexistió con Galaxia 2001, aunque corresponden en su totalidad a la primera etapa de la misma, antes de que apareciera esta última. Éstas se reparten entre tres autores: José López García (Adam Surray), José María Moreno García (Joe Mogar) y Pedro Guirao Hernández (Peter Kapra y Walt G. Dovan). Los dos últimos fueron colaboradores esporádicos de la colección de Bruguera, dándose la circunstancia de que José María Moreno reeditó sus cuatro novelas de La Conquista del Espacio en Galaxia 2001, haciendo lo propio Pedro Guirao con una de sus dos únicas aportaciones a la colección de Bruguera, en ambos casos con posterioridad a la interrupción de sus colaboraciones en esta colección. El caso de José López García es algo diferente, ya que tan sólo reeditó dos de sus 16 novelas de Bruguera.

El panel de reediciones de Galaxia 2001 se completa con dos de las cuatro novelas de la efímera Naviatom, ambos de Pedro Guirao, si bien una de ellas había pasado antes por Espacio previo un oportuno cambio de título para camuflarla como inédita, y otra procedente de Luchadores del Espacio, la única que publicó en esta colección -y en cualquier otra de ciencia ficción- el prolífico autor de bolsilibros Francisco Vera Ramírez, alias Mortimer Cody, hermano del también conocido escritor Antonio Vera Ramírez (Lou Carrigan). A esta última hay que sumar el caso peculiar de Llegó del espacio, la única contribución de Enrique Montoro Sagristá (Henry Keystone), una versión modificada de Un cadáver en el aerolito publicada por este autor años atrás en Luchadores del Espacio2.

Las novelas inéditas, a priori lo más interesante de la colección, se reducen como ya he comentado a un máximo de 16, 15 si consideramos reedición a Llegó del espacio, cabiendo la posibilidad, que no he podido comprobar en la totalidad de los casos, de que a alguna de las restantes le hubiera sido cambiado el título, algo que, sin ser habitual, solía hacerse en ocasiones dado que, con esta treta, los autores conseguían hacer pasar como nueva a una novela de la cual legalmente no poseían los derechos, o bien porque en ocasiones éstas solían ser pagadas con una cantidad superior a la de las reediciones.

Estas 16 novelas inéditas, o presuntamente inéditas, están repartidas por toda la colección, y corresponden a las siguientes firmas: Frank MacFair (4), Frank Martin (2), J. Tell (2), César Torre (1), Gaile Somar (1), Glen Forrester (1), Henry Keystone (1), Joseph Lewis (1), M. Saadrovitch (1), Mel Daney (1) y Walt G. Dovan (1).

De todos ellos tan sólo se puede considerar como habituales de los bolsilibros de ciencia ficción a Pedro Guirao (Walt G. Dovan) y a Juan Gallardo Muñoz, firmando éste con el poco habitual seudónimo de Glen Forrester. Puesto que el propio Gallardo me confirmó que no escribió ninguna novela inédita para esta colección, en realidad a esta última, de título La tercera luna, habría que considerarla también una reedición como probablemente ocurra también con La guerra de las computadoras de Guirao, aunque en ninguno de los dos casos me ha sido posible localizar la hipotética versión original.

Un segundo apartado estaría formado por escritores de menor presencia que los anteriores como Salvador Dulcet Altés (Roy Silverton), un segundón en las colecciones de Toray; José Luis Bragulat Hernández (Joseph Lewis), autor de cuatro títulos aparecidos en las colecciones de Bruguera y, con los aludidos reparos, Enrique Montoro Sagristá (Henry Keystone), que publicó otras cuatro novelas en Luchadores del Espacio. José González Téllez (J. Tell) tan sólo había publicado tres novelas en Nova Club, que le fueron reeditadas en Galaxia 2001 junto con otras dos inéditas. Por último, de Antonio Martínez Torre (César Torre) tan sólo tengo reseñada una novela en la antigua colección Futuro, firmada como A.M. Torre.

Por último, varios autores publicaron sus obras únicamente en Galaxia 2001, por lo cual en este caso sí podemos estar seguros de que no se trata de reediciones: Francisco Cortés Rubio (Frank McFair), Francisco Íligo Martín (Frank Martin), Elia Fernández Ramos (Gaile Somar), Miguel Sánchez Saavedra (M. Saadrovitch) y José Manuel Medina Herrera (Mel Daney).

Como se puede comprobar, cuando Galaxia 2001 desapareció tan sólo un año más tarde que las colecciones de Bruguera -La Conquista del Espacio y Héroes del Espacio-, víctima junto con éstas y con su casi homónima Galaxia 2000 del colapso de los bolsilibros en nuestro país, es realmente poco lo que dejó tras de sí, sin que sirviera tampoco de trampolín para ningún escritor novel. Y es una lástima, porque 380 números podrían haber dado para mucho... pero no lo dieron.

Poco conocido, al menos en nuestro país, es el hecho de que Galaxia 2001 contó con una edición portuguesa que, entre 1976 y 1984 -coexistió con la colección española-, publicó 70 de sus 380 títulos, una parte minoritaria -poco más del 18 %- del fondo editorial de su matriz que, no obstante, bastó para convertirla en la colección lusa de ciencia ficción más longeva3.


Autores de la colección Galaxia 2001


Aunque la colección es demasiado larga para dar aquí la relación de todos los títulos, sí me ha parecido interesante poner una relación de los autores, o por hablar con mayor propiedad, de los seudónimos, indicando el número de novelas que firmó cada uno.


Nombre Novelas Nombre Novelas Nombre Novelas
Peter Kapra  62 Joe Mogar 4 Austin Tower 1
Law Space 46 Marcus Sidéreo 4 Carlo di Pietro 1
Walt G. Dovan 46 Red Arthur 4 César Torre 1
Johnny Garland 42 Vic Adams 4 Fel Marty 1
H.S. Thels 34 Vic Logan 4 Gaile Somar 1
Clark Carrados 23 Alan Comet 3 George Goot 1
Louis G. Milk 16 Casey Mendoza 3 Henry Keystone 1
Addison Starr 12 J. Tegman 3 Joseph Lewis 1
Lucky Marty 11 W. Sampas 3 Kent Wilson 1
Roy Silverton 10 Adam Surray 2 M. Saadrovitch 1
Curtis Garland 4 Frank Martin 2 Mel Daney 1
Alan Star 4 J. Tell 2 Mortimer Cody 1
Don Harris 4 Lou Carrigan 2 Peter Barton  1
Frank MacFair 4 Robert Keating 2 Tom Argo 1
Glen Forrester 4 Roy Rowan 2



1 Para consultar la relación completa de bolsilibros publicados en la colección Galaxia 2001, pulse aquí.
2 Ver Henry Keystone.
3 Ver Las reediciones portuguesas de bolsilibros españoles.


Publicado el 1-6-2010 en el Sitio de Ciencia Ficción
Actualizado el 27-4-2017