Colecciones de bolsilibros





Este apartado agrupa a las colecciones de novelas populares de ciencia ficción -o bolsilibros- que se podrían considerar “puras”, o “canónicas”, en relación con otros tipos más tangenciales como pudieran ser las colecciones híbridas o las novelas gráficas. Sin embargo, esto no quiere decir que no presenten tampoco algún tipo de heterogeneidades, porque éstas existen aunque sean de índole distinta y centradas básicamente en la temática.

Para empezar, sería necesario definir claramente las características de los bolsilibros de ciencia ficción, que podrían enumerarse más o menos así:


• Temática centrada en el género de la ciencia ficción.

• Autores españoles, firmando habitualmente bajo seudónimo.

• Argumentos únicos para una novela o un grupo de las mismas, nunca antologías de relatos.

• Formato reducido, habitualmente de unos 15 × 10 cm. aunque con variaciones.

• Extensión asimismo reducida, del orden de las 124 páginas para las colecciones más antiguas y
  las 96 para las más modernas.

• Diferenciación clara -aun tratándose de la misma editorial- con las colecciones “serias”.


Esta clasificación pese a su aparente nitidez, deja no obstante algunos flecos en el caso de algunas colecciones empeñadas en no dejarse catalogar. Aunque la separación de los otros grupos -colecciones argentinas, colecciones híbridas y novelas gráficas- en base a detalles que pudiéramos llamar de forma es aceptablemente clara, tropezamos no obstante con el problema del fondo o, si se prefiere, de la temática. La ciencia ficción, como cualquier otro género, no es algo que se pueda definir y encasillar sin más, ya que siempre nos encontraremos con unas fronteras borrosas, en especial las correspondientes a otros géneros o subgéneros afines tales como el terror, la fantasía, el misterio o la fantasía heroica. Así pues, ¿dónde ponemos los límites?

En general hemos procurado ser bastante restrictivos, dejando fuera las colecciones genéricas de terror o fantasía aun a sabiendas de que en algunas colecciones de ciencia ficción pura existen títulos que podrían ser perfectamente encuadrables en cualquiera de estos otros géneros. El problema surge cuando tropezamos con lo que hemos venido en denominar colecciones fronterizas, caracterizadas por presentar en mayor o menor grado elementos de ciencia ficción aun sin pertenecer en sentido estricto a este género; y podemos asegurarles que en ocasiones no ha sido fácil decidirse.

Quizá sea mejor explicarlo con algunos ejemplos. Nadie pone en duda que colecciones como Luchadores del Espacio, Espacio, La Conquista del Espacio o Galaxia 2001 son de ciencia ficción. Tampoco habría problemas en considerar como tal a SIP, una colección a mitad de camino entre la ciencia ficción y el género policíaco, ya que su propio título lo pregona.

Pero, ¿qué hacer, por ejemplo, con DANS? Básicamente es una colección de espionaje muy al hilo de las populares películas de James Bond, pero al igual que ocurre en éstas los elementos de ciencia ficción, aunque secundarios, suelen estar bastante presentes. Así pues, aunque con cierto grado de incertidumbre, optamos por incluirla. Otras colecciones en situación más o menos similar son las veteranas El Vengador del Mundo y El átomo mortal, que también han sido consideradas por idénticos motivos. Sin embargo, y pese a haber contado con ellas en un principio, finalmente decidimos descartar las diferentes ediciones de BANG, al quedar la ciencia ficción ya muy desdibujada.

En el otro extremo tenemos Nomanor, la frustrada colección de fantasía heroica escrita por Luis Vigil y Domingo Santos, con la cual también dudamos bastante sobre si considerarla o no. En principio habíamos dicho que la fantasía quedaba fuera, y desde luego Nomanor, trasunto ibérico del anglosajón Conan, queda bastante claro que de ciencia ficción tiene poco. Sin embargo finalmente acabamos incluyéndola, dado que se trata de una iniciativa singular dentro del ámbito de los bolsilibros españoles y, aun tratándose de fantasía, es una fantasía bastante relacionada históricamente con la ciencia ficción, pudiendo encontrarse de hecho algunas novelas de temática similar en colecciones tan de ciencia ficción como La Conquista del Espacio, como ocurre por ejemplo con las firmadas por Lem Ryan.

Por último, no falta tampoco alguna colección que, como ocurre con Tiempo y espacio, no queda muy claro si está más cercana a la ciencia ficción o a la magufería más militante; pero concediéndole el beneficio de la duda también decidimos incluirla.

Eso sí, las que no están aquí, sino en el apartado correspondiente a las colecciones híbridas, son aquellas que, pese a reunir casi todos los requisitos, contaban con traducciones de autores -en parte o en su totalidad- extranjeros, y asimismo han sido agrupadas en un apartado propio las poco conocidas en España colecciones de bolsilibros argentinas.



Colección Editorial Formato Ejempl. Páginas Años
150×105 5 96 1982
150×100 40 96 1986-1989
180×110 4 160 1974
165×110 22 128-144 1966-1967
150×105 132 128 1967-1972
150×105 9 150 1946-1948
210×150 8 64 1943
175×105 134 112 1967-1970
205×145 2 82-150 2008-2009
150×105 547 128 1954-1972
170×100 y 155×105 27 160 1962-1964
175×105 34* 96 1984-1985
150×105 380 96 1975-1986
150×105 y 165×105 250** 96 1980-1985
145×100 72 128 1980-1982
150×105 11 96 1982
150×105 y 165×105 747* 128-96 1970-1985
150×105 63 96 1990-1995
150×105 31 192 1982-1983
220×150 15 64 1986
210×140 6* 190 1981-1982
150×105 234 128 1953-1963
140×100 y 180×130 61* 128 1974-1978
150×105 5* 128 1962
180×110 8* 128 1971
175×105 20 160-250 1969-1970
150×100 2* 142 1963
175×110 9 190 1967-1968
165×110 15 160 1955-1956
155×105 9 128 1956
155×105 81 128 1960-1962
150×105 2* 110 1964
170×120 6 230 1969
155×105 2* 128 1955

*Incluye novelas no publicadas o sobre las que no existe certeza de su publicación.
** Del número 1 al número 154 figuró la editorial Ceres. Del número 155 al 244, lo hizo la editorial Bruguera.