Chang’e



Sondas espaciales chinas, bautizadas con el nombre que en su mitología clásica recibía la diosa de la Luna, ya que están diseñadas para realizar tareas de exploración lunar.

La Chang’e 1 fue lanzada el 24 de octubre de 2007, entrando en órbita lunar el 5 de noviembre de ese mismo año, tras lo cual comenzó a transmitir información sobre la topografía y la composición de la superficie de la Luna, así como de la actividad del viento solar. Aunque la duración prevista para su misión era de un año, estuvo operativa durante 16 meses, estrellándose contra la superficie lunar el 1 de marzo de 2009.

La Chang’e 2, gemela de la anterior aunque con algunas mejoras, fue lanzada el 1 de octubre de 2010 y desempeñó tareas similares desde una órbita lunar. Terminada su misión, en agosto de 2011 fue enviada hasta el punto de Lagrange L2 de la órbita terrestre, desde donde fue utilizada para realizar mediciones de la red de seguimiento y control china. En abril de 2012 se extendió su misión y, tras abandonar el punto L2, en diciembre de 2012 sobrevoló el asteroide Tutatis. Durante 2013, por último, continuó siendo utilizada para realizar mediciones de la red de seguimiento y control china, en esta ocasión del espacio profundo.

La Chang’e 3, cuyo lanzamiento tuvo lugar el 1 de diciembre de 2013, aterrizó el 14 de ese mismo mes en el paraje lunar denominado Sinus Iridum, depositando sobre la superficie de nuestro satélite un vehículo automóvil -o rover lunar- bautizado con el nombre de Yutu, en español Conejo de jade. El módulo de aterrizaje estaba equipado asimismo con un telescopio de 15 centímetros de abertura diseñado para realizar observaciones en el rango de los rayos ultravioleta, las cuales no son posibles de realizar desde la superficie de la Tierra.

El 23 de octubre de 2014 fue lanzada la Chang’e 5-T1, un ensayo no tripulado de la futura Chang’e 5. En una misión de 8 días de duración, la Chang’e 5-T1describió una trayectoria circunlunar antes de retornar a la Tierra. Asimismo transportó en su interior diverso instrumental científico, entre el que se cuenta un sensor de radiación construido en España.

El lanzamiento de la Chang’e 4, gemela de la Chang’e 3 y construida inicialmente como reserva de ésta, previsto inicialmente para 2015, tuvo lugar el 7 de diciembre de 2018. La peculiaridad de esta sonda consiste en que el lugar de aterrizaje elegido fue el cráter Von Karman, situado en la cara oculta de la Luna en las proximidades del polo sur, algo que hasta ahora no había realizado ningún vehículo espacial. Debido a ello fue preciso lanzar previamente el satélite Queqiao al Punto de Lagrange L2 de la órbita lunar, con objeto de que pudiera actuar como repetidor de las comunicaciones entre la Chang’e 4 y la Tierra ya que la masa de la Luna impedía una conexión directa. La sonda dispone de un módulo de aterrizaje y de un rover basado en el diseño del Yutu. El aterrizaje tuvo lugar, con éxito, el 3 de enero de 2019, desplegando el robot Yutu-2 que comenzó a recorrer la superficie lunar ese mismo día.

En lo que respecta al resto del programa lunar chino, para 2019 está previsto el lanzamiento de la Chang’e 5, que traerá muestra lunares, y para 2020 el de la Chang’e 6.

Todas las sondas han sido lanzadas al espacio mediante cohetes Larga Marcha desde la base espacial china de Xichang.


Publicado el 5-11-2008
Actualizado el 11-1-2019