Hayabusa



Sondas espaciales japonesas, cuyo nombre significa en español Halcón peregrino.

La Hayabusa 1, también conocida como Muses C debido a su pertenencia al programa MUSES, fue lanzada por la JAXA el 9 de mayo de 2003. Su misión fue la de alcanzar el asteroide Itokawa, número 25.143 del catálogo del Minor Planet Center, un pequeño cuerpo de apenas unos centenares de metros de longitud perteneciente al grupo de asteroides Apolo y por lo tanto cercano a la Tierra. A diferencia de otras sondas enviadas a estos pequeños astros, la Hayabusa iba provista de un pequeño módulo de aterrizaje, llamado Minerva, diseñado para tomar muestras de la superficie del asteroide y enviarlos a su nodriza, lo que permitiría analizarlas en la Tierra.

Equipada con un motor iónico de xenon, efectivo pero lento, la Hayabusa alcanzó su destino el 12 de septiembre de 2005, lanzando el Minerva durante un segundo acercamiento el 12 de noviembre de ese mismo año. Tras un aterrizaje fallido -no pudo tomar las muestras del suelo, tal como estaba previsto- el 20 de noviembre, lo volvió a intentar, esta vez con éxito, cinco días más tarde.

Con las muestras en su interior, la Hayabusa abandonó el asteroide iniciando su regreso a la Tierra. El 13 de junio de 2010 lanzó en paracaídas la cápsula que contenía las muestras, la cual aterrizó en el desierto australiano de Woomera mientras el resto de la sonda se incineraba en la atmósfera. Tras ser recuperada la cápsula por los responsables de la misión, a mediados de noviembre de este mismo año la JAXA comunicó que se había conseguido recolectar una pequeña cantidad de partículas procedentes del Itokawa, apenas 1.500 microgranos de menos de una centésima de milímetro de tamaño, suficientes no obstante para determinar la composición química del asteroide.

El 3 de diciembre de 2014 fue lanzada la Hayabusa 2 hacia Ryugu, otro asteroide Apolo de apenas un kilómetro de diámetro descubierto en 1999 y catalogado con el número 162.173. Al igual que su predecesora, de la que es una versión mejorada, su misión programada consistía en entrar en órbita en torno al asteroide, lo cual hizo el 27 de junio de 2018. El 21 de septiembre de este mismo año envió al asteroide el módulo de aterrizaje Minerva II-1, que tras aterrizar exitosamente liberó dos pequeños vehículos, o rovers, diseñados para realizar diversos ensayos de la superficie. Para octubre de 2018 está previsto el lanzamiento del módulo Mascot, y en 2019 hará lo propio con el Minerva II-2, en cuyo interior transporta otro rover.

La Hayabusa 2 realizará, por último, varios acercamientos a Ryugu durante los cuales tomará muestras de su superficie que serán analizadas en la Tierra. Tras permanecer año y medio en órbita en torno a Ryugu, en diciembre de 2019 la sonda emprenderá su regreso a la Tierra, donde está previsto que deposite las muestras, mediante una cápsula que se recogería en Australia, en diciembre de 2020. En caso de que conservara todavía suficiente cantidad de propelente, está previsto extender su misión hacia otro asteroide cercano, el catalogado con la denominación provisional 2001 WR1, al que sobrevolaría en junio de 2023.


Publicado el 6-11-2008
Actualizado el 26-9-2018