Citas divertidas anónimas



foto

El hombre invisible (James Whale, 1933)





A mal tiempo, buen paraguas.



Ahorro debería escribirse sin h, para economizar una letra.



Antes morir que perder la vida.



Antigua la moda es:
a los héroes y a los justos
los matamos a disgustos
y les lloramos después.



Bienaventurados los borrachos, porque verán a Dios dos veces.



Bígamo: Idiota al cuadrado.



Copiar a otro es un plagio. Copiar a varios es una investigación.



Corre tras tus sueños. Si no los alcanzas, al menos adelgazarás.



Cuando un amigo se va
tienes mucho que perder;
sobre todo, si además
se marcha con tu mujer.



Cuando me entran ganas de trabajar, me siento y espero a que se me pasen.



Cuando una mujer no puede adelgazar, nada desea más que ver engordar a todas sus amigas.



Cuando el río suena, es que alguien se está ahogando.



De la mar el mero, y de la selva el misionero.



De tal palo, tal garrotazo.



Un día sin sol es, como ya sabes, de noche.



El dinero no trae la felicidad, pero cuando se va, se la lleva.



Dios aprieta, pero no afloja.



La economía es el único campo en el que dos personas pueden ganar el Nobel diciendo justamente lo contrario.



El que es capaz de sonreír cuando todo le esta saliendo mal, es porque ya tiene pensado a quien echarle la culpa.



El que mucho abarca, es que tiene los brazos largos.



El que ríe el último es que no ha entendido el chiste.



El que ríe el último, es que piensa más despacio.



El emmental, querido Watson.

(Sherlock Holmes comprando un queso).



Estaba tan pagado de sí mismo, que pidió que le operaran para convertirse en siameses.



La fe mueve montañas... de dinero.



La fe mueve montañas, pero la dinamita lo hace muchísimo mejor.



La filosofía es el arte de decir refranes con palabras difíciles.



El hábito no hace al monje, pero lo distingue.



Hay que mirar al dinero con desprecio, pero sin perderlo nunca de vista.



Haz el amor, no horas extras.



Haz bien sin mirar a quien, y te lloverán los gorrones.



He oído hablar tan bien de ti, que creía que estabas muerto.



Hijo mío, si perseveras en el esfuerzo y consigues ser lo suficientemente burro, quizá el día de mañana puedas llegar incluso hasta a ser ministro.



Hombre de buenas costumbres busca alguien que se las quite.



El hombre propone, Dios dispone y la mujer lo descompone.



Los hombres siempre quieren ser los primeros en la vida de una mujer. Las mujeres, por el contrario, siempre quieren ser las últimas en la vida de un hombre.



La ignorancia es temporal, la estupidez es para siempre.



Intenté suicidarme y casi me mato.



La juventud es un defecto que suele corregirse con el tiempo... lástima que esto ocurra siempre demasiado pronto.



Mandar a la mierda no es un insulto, sino una buena manera de ayudar a cierta gente a encontrar el camino correcto.



Más vale prevenir que currar.



El matrimonio es una relación entre dos personas en la cual una de ellas tiene la razón y la otra es el marido.



La mayor frustración posible es cuando sabes todas las respuestas pero nadie te hace la pregunta.



El mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente.



Me han hecho un test de inteligencia y ha dado negativo.



Me revienta que hablen cuando interrumpo.



Me suena tu cara, dijo un músico.



El mejor amigo del perro es otro perro.



Mi médico me dijo que comía demasiado, que bebía demasiado, que fumaba demasiado... e insistió mucho en que debería cambiar de hábitos.

¿Y cambiaste de hábitos?

No. Cambié de médico.



Las mujeres son como las corbatas: de lejos son bonitas e inofensivas, pero terminan ahorcando al hombre.



Un negro en la nieve es un blanco perfecto.



Nunca discutas con un idiota; te bajará a su nivel y te ganará por experiencia.



Nunca hay que pegarle a un hombre caído... podría levantarse.



Ojos que no ven, tropezón que te pegas.



El optimista ve el vaso medio lleno, el pesimista lo ve medio vacío y el ingeniero opina que podría haberse fabricado con la mitad de tamaño.



La pereza es la madre de todos los vicios, y a las madres hay que respetarlas.



Un pesado es alguien que cuando le preguntas como está, va y te contesta.



Un pesimista es un optimista bien informado.



Las pirámides son el mejor ejemplo de que en cualquier tiempo y lugar los obreros tienden a trabajar cada vez menos.



El problema de los imparciales es que suelen estar sobornados por las dos partes.



Un problema deja de ser problema cuando no tiene solución.



El problema no es que nos mientan, sino que nos lo creamos.



Procura vivir de tus padres hasta que te sea posible vivir de tus hijos.



Quien a buen árbol se arrima, llega un perro y le orina.



La realidad es una alucinación causada por la falta de alcohol.



Resolver los problemas económicos es fácil, lo único que se necesita es dinero.



Sé bueno con tus hijos. El día de mañana serán ellos quienes elijan tu residencia.



El secreto de andar sobre las aguas consiste en saber donde están las piedras.



Si el árbol no te deja ver el bosque, tálalo.



Si la montaña no viene a ti, vete tú a la playa.



Si las cajas negras sobreviven siempre a los accidentes aéreos, ¿por qué no construyen a los aviones con el mismo material que a éstas?



Si quieres regalar a una mujer algo para toda la vida, por la hipoteca a su nombre.



Soñar no cuesta nada. Lo que cuesta es levantarse.



Ten cuidado con lo que pides, no sea que te lo vayan a conceder.



Ten cuidado con quien te guiña un ojo. Te podría estar apuntando.



Tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro es fácil. Lo difícil es criar al hijo, regar el árbol y que alguien se lea tu libro.



Tengo un corazón de piedra, dijo la estatua.



Tengo suficiente dinero para el resto de mi vida... a menos que compre algo.



El tiempo es el mejor maestro. Lástima que acabe matando a todos sus estudiantes.



Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado, y el mío.



Todas las mujeres tienen algo hermoso... aunque sea una prima lejana.



Todo político es inocente aunque se demuestre lo contrario.



La única vez que tuve razón, fue la vez que pensé que me había equivocado.



Unos se casan por la Iglesia, otros por idiotas.



Vayamos por partes, dijo Jack el Destripador.



Vinieron los sarracenos
y nos molieron a palos;
que Dios ayuda a los malos
cuando son más que los buenos.


Publicado el 22-6-2013
Actualizado el 11-10-2016