La madre del cordero





Portada de Celtiberia Show



En aras de disipar cualquier tipo de duda al respecto, quiero dejar bien claro desde el principio, y sin ningún tipo de rubor, que esta sección pretende ser hija putativa, o cuanto menos hijastra, de dos iniciativas diferentes, aunque contemporáneas ambas, que pretendieron, cada una en su estilo, llamar la atención sobre el lado más esperpéntico o burlesco de la sociedad española de su época, todavía sumida en el fúnebre sopor del franquismo. Me estoy refiriendo, por un lado, a la ingeniosa y mordaz Celtiberia Show del prematuramente desaparecido Luis Carandell (1929-2002), un barcelonés universal que supo poner en solfa, primero desde las páginas de la revista Triunfo, y posteriormente en forma de libro, esa España de opereta -más bien de cuplé, también denominado género ínfimo- que muchos, aunque unos más que otros, tuvimos la desgracia de padecer. Y por otro a la Antología del disparate de Luis Díez Jiménez (1920-2007), posteriormente imitada hasta la saciedad, en la cual este catedrático de instituto se dedicó a recopilar los disparates -nunca mejor dicho- perpetrados en los exámenes por sus alumnos... aunque de hacerlo ahora, sin duda consideraría a los estudiantes que pasaron por sus cursos, por comparación con los actuales, auténticos candidatos al Premio Nobel. Pero ésta es ya otra historia.

Volvamos al tema que nos ocupa. Mi intención, vuelvo a reconocerlo, es reflejar aquí todas aquellas meteduras de pata clamorosas no ya de estudiantes, puesto que por fortuna no practico la profesión de alto riesgo en que se ha convertido por desgracia la docencia, sino por lo general de políticos o periodistas, que tanto monta, monta tanto a la hora de considerar a muchos de ellos un peligro o, cuanto menos, una molestia pública; y también a todo aquello que, por una u otra razón, me llame la atención por su carácter insólito, surrealista o directamente cañí en la mejor tradición carandeliana, aunque no necesariamente desde un punto de vista negativo.

En cualquier caso siempre procuraré que mi selección resulte divertida aunque, eso sí, siempre enfocada desde un saludable -y casi siempre cariñoso- prisma mordaz.



Pulse sobre las iniciales deseadas



A - M

botón
Aclaración pertinente 22-11-2013 El que avisa no es traidor 31-3-2016
Las ardillas desagradecidas 4-3-2016 Elogio de la pereza 9-9-2016
“Arte” gallináceo 21-4-2014 España cañí 25-3-2015
Arte y escombros 22-11-2013 Fabada a la benidormense 26-11-2013
Calles peculiares 28-7-2015 Filetes no sexistas 22-5-2016
Carguen... apunten... ¡fuego! 22-11-2013 Hermana rata 5-3-2019
El cartel amable 21-4-2014 Hoy las ciencias adelantan... 28-4-2016
Con dos... peñones 22-11-2013 El huevo y la gallina 22-11-2013
Corrección política post mortem 21-9-2016 Humor y cultura 28-2-2019
Las cosas claras 24-7-2015 Ir de culo 21-11-2014
Las cosas por su nombre 22-11-2018 Una lápida en Villadiego 24-7-2018
Cuestión de estadística 6-4-2015 Las carga el diablo 15-1-2019
Chateando, que es gerundio 29-2-2016 La miel para quien la trabaja 10-11-2014


N - Z

botón
Niño muerde perro 19-10-2015 Reloj, no marques las horas 26-6-2014
Nacionalismo pancartil 18-11-2015 Unos servicios muy completos 22-11-2013
No hay dos sin tres 23-9-2014 Sinceridad ante todo 30-10-2017
Nunca es tarde... 30-5-2015 Una sonrisa gratuita 22-11-2013
Ovejas “maltratadas” 30-5-2015 ¿Traición o lealtad? 20-3-2018
Pan con pan... 25-5-2017 Una verdad como un templo 17-9-2018
Paso de vaca 8-10-2018 Un vino “divino” 15-12-2015
¡Peligro, “artista” suelto! 17-9-2018 Un vino “felino” 16-4-2018
Un pictograma freudiano 17-2-2014 Wifimanía 21-9-2016
Polvo eres 8-6-2015 Y todos contentos 22-5-2018
Una prohibición innecesaria 22-11-2013 Zapatillas para vagos 5-9-2017
Pudibundez digital 30-8-2014