Sinceridad femenina







Los hombres siempre nos hemos quejado, no sé si con razón o sin ella, de que es muy difícil entender a las mujeres, tal como canta el Duque de Mantua en Rigoletto: “La donna è mobile qual piuma al vento, muta d’accento e di pensiero”.

Ahora bien, no todo el mundo debe de pensar igual a juzgar por la pizarra que descubrí colgada en la fachada de una tienda de la localidad gaditana de Chipiona, donde una mano aparentemente femenina a juzgar por el “Las mujeres no somos complicadas” negaba rotundamente que lo fueran dando argumentos fehacientes para explicar la forma en la que los varones podríamos entenderlas con facilidad... y tirando de billetera.

Lo que ignoro es si a las feministas de manual les haría gracia, aunque a mí sí me la hizo, y mucha.


Publicado el 23-5-2019