Sinceridad ante todo





¿Cómo rehusar la oferta?



En este país nuestro, cada vez más triste y enfurruñado y en el que tanto trabajo cuesta arrancar una sonrisa, resulta agradable descubrir de vez en cuando chispas de buen humor, aunque sea en lugares tan modestos como las tradicionales pizarras en las que los dueños de los bares acostumbran a anunciar sus ofertas.

Son ya varias las pizarras de este tipo que he recogido en esta sección, a las que se suma ahora esta otra que encontré colgada en la fachada de un bar de barrio de mi ciudad natal, aunque su ubicación resulta irrelevante puesto que podría haber sido en cualquier otro lugar de España.

En cualquier caso de su lectura cabe suponer que, al igual que tantos y tantos pequeños empresarios españoles, al dueño de este bar le vendría bien disponer de una mayor clientela; pero lejos de lamentarse, o de echar la culpa -con bastante razón- a los políticos que nos (des)gobiernan, ha optado por ponerle al mal tiempo buena cara invitándonos con ingenio y simpatía a visitar su bar.


Publicado el 30-10-2017