Análisis de las visitas a la página
durante los años 2011 a 2015




Tras cinco años de estar recogiendo (aunque de forma incompleta los primeros meses) los datos estadísticos de mi página, he pensado que podría resultar interesante hacer un estudio de los mismos, máxime cuando tengo contabilizadas 60.038 visitas en 2011, 100.630 en 2012, 81.926 en 2013, 77.010 en 2014 y 89.525 en 2015, lo que hace un total de 409.129... que son bastantes visitas para una modesta página personal como es la mía.

Claro está que hay que precisar que visitas no es lo mismo que lecturas; como todos sabemos, cuando navegamos por internet y utilizamos un buscador, es normal que pinchemos alguna de las entradas, veamos que no nos interesa y pasemos inmediatamente a la siguiente. De hecho, según los datos de AWStats, el “contador oficial” que me proporciona mi servicio de alojamiento, aproximadamente el 90% de estas visitas tienen una duración media de menos de medio minuto, por lo que siendo realistas tendríamos que dividir al menos por diez el número de visitas para evaluar el número de páginas realmente leídas, aunque fuera deprisa. En cualquier caso, los datos que se suelen dar en internet relativos a páginas mucho más importantes que la mía son siempre de visitas, por lo cual tampoco hago nada diferente de la práctica habitual ni, sinceramente, creo engañar -ni lo pretendo- a nadie.

Asimismo conviene tener en cuenta que en estadística lo importante no son tanto los valores absolutos, sino la comparación entre ellos para poder estimar su evolución, para lo cual es preciso seguir siempre los mismos criterios. Por ello, creo que es preferible utilizar unos datos reales -las visitas- antes que unos meramente estimados -las lecturas-, siendo conscientes, eso sí, de la diferencia entre ambos.

Otro factor a tener en cuenta es el hecho de que parte de estas visitas corresponden a las entradas en alguno de los muchos menús de la página, las cuales he preferido no considerar en el desglose -no así en la contabilidad total, aunque sólo sea por la imposibilidad práctica de hacerlo- dado que para mí es más importante saber cuáles son los artículos más visitados que las secciones genéricas en sí, aunque en algunas ocasiones en las que he dividido los artículos en varios capítulos a causa de su longitud, o en casos muy concretos como los glosarios de astronomía y astronáutica, sí he estimado conveniente considerar la suma global.

Por último, no olvidemos tampoco de que muchas de las visitas -en especial las que se han hecho vía un buscador- no suelen hacer su entrada ni por la página de bienvenida, ni tan siquiera por los menús de la sección correspondiente, sino directamente por el artículo. Buena prueba de ello es que el contador que instalé en su momento en la página de bienvenida, y que hube de retirar por su evidente falta de utilidad, registró en este mismo período de tiempo una cantidad insignificante de visitas en comparación con los valores anteriormente dados.

Hechas estas salvedades, pasemos al análisis. Aunque dispongo de datos mensuales desde enero de 2011, mi falta de previsión -en la página de AWStats tan sólo se conservan las estadísticas detalladas de los últimos cuatro o cinco meses- hizo que no empezara a archivar estas últimas hasta agosto de 2011, por lo que mi estimación de los artículos más visitados de mi página abarca en la actualidad apenas cuatro años y medio. No obstante, y visto que las estadísticas no suelen variar demasiado de un mes a otro, al menos en lo que se refiere a los artículos más visitados, pienso que la muestra es ya lo suficientemente representativa como para poder hacer una estimación fidedigna.

Para empezar, si nos fijamos en los diez artículos más visitados durante todo este período de tiempo, nos encontramos con el hecho, que a mí me resulta bastante sorprendente, de que la mitad de ellos entran dentro del ámbito de la divulgación científica y, mayoritariamente, de la química: sus temáticas respectivas son la tabla periódica, el nombre y los descubridores de los elementos químicos, el carbono por partida doble y la materia condensada blanda. Un sexto artículo dedicado a los estados de la materia, que hasta el año pasado figuró también entre los diez primeros, ocupa en la actualidad el lugar número doce, que tampoco está nada mal.

Y digo sorprendente no por el tema en sí, que yo siempre he considerado importante, sino porque estos artículos constituyen una mínima parte del volumen total de la página y además son relativamente recientes, lo que resalta todavía más su mérito. He de reconocer que juego con la ventaja de que algunos de sus títulosson palabras muy comunes en los buscadores, pero cinco de diez, o seis de doce, no puede deberse a la casualidad. Esto permite explicar que el más visitado de ellos sea, con diferencia, el de la tabla periódica, aunque se da la circunstancia de que de un tiempo a esta parte, ignoro por qué razón, se ha desinflado casi por completo, manteniéndose en su privilegiada posición gracias a las rentas acumuladas de años anteriores.

De los cinco artículos restantes de entre los diez primeros, tres corresponden a la sección dedicada a Alcalá de Henares, aunque son bastante heterogéneos entre sí. De ellos destaca la pequeña biografía que escribí en su día sobre el general Beigbeder, aunque esto tiene una clara explicación: se lo debo a María Dueñas y a su exitosa novela El tiempo entre costuras, en la cual, como es sabido, aparece como protagonista este militar. Y si ya de por sí el impacto del libro fue notable, a raíz del estreno en noviembre de 2013 de la serie televisiva basada en él, las visitas al artículo se dispararon literalmente, con un pico ese mismo mes de casi 6.200, más incluso que las visitas totales de bastantes meses.

Los otros dos artículos complutenses están dedicados al Henares, correspondiendo respectivamente a una descripción de su curso y a un análisis sobre su origen ya que, aunque existe un nacimiento oficial del río, no es ésta la única opción posible ni, posiblemente, la más justificada desde un punto de vista estrictamente geológico.

Los dos artículos restantes pertenecen por último a la sección que he denominado Infraestructuras, y corresponden, respectivamente, a un estudio bastante completo sobre el Metro madrileño y a otro similar sobre la evolución de la red ferroviaria en España. Al menos en el primer caso, supongo que algo tendrá que ver el hecho de que lo enlazaran en la entrada correspondiente de la Wikipedia.

La entrada del artículo del Metro en la lista de los diez más visitados en 2013 provocó la salida del único perteneciente a la serie dedicada a los Santos Niños que había logrado llegar a figurar en ella un año antes, el dedicado a la localidad zamorana de Cerezal de Aliste, siendo para mí una sorpresa que, tratándose de un pequeño pueblo, se impusiera en visitas entre el más de un centenar de artículos que tengo dedicados a los patronos complutenses, entre los que figuran lugares histórica, artística o demográficamente mucho más importantes. De todos modos, el artículo de Cerezal ha decaído mucho en estos dos últimos años, cayendo hasta el puesto número 14 en 2013, el 20 en 2014 y el 26 en 2015, pese a lo cual sigue siendo el más visitado de su sección.

En 2014 decayeron también, respecto al año anterior, otros dos artículos, el dedicado a la serie de azulejos de temática cervantina existentes en Sevilla y el correspondiente al galeón San Diego. Al menos en el caso del primero cabe suponer que sea consultado por los estudiantes, pero no puedo asegurar. El cervantino, que en 2015 se mantuvo en el puesto undécimo, destaca sobre el resto de los artículos de su serie, bastantes por cierto incluyendo varios más dedicados a Sevilla, sin que puede precisar la razón. En el artículo dedicado al galeón en realidad su único vínculo con Alcalá es su nombre, pero ahí está aunque en 2015 cayó hasta el puesto número 21.

Por último, en 2015 el artículo dedicado al ferrocarril en España, al colocarse entre los diez primeros, desplazó al de divulgación científica que abordaba el tema de los estados de la materia.

El número total de visitas acumuladas, durante los cuatro años considerados, a estos diez primeros artículos asciende a 128.318, lo que equivale a un 31 % del total. Puesto que hace un año el porcentaje era del 34 %, hace dos del 39 % y hace tres del 53 %, la conclusión inmediata es que ha habido en su conjunto una democratización de las visitas, que se han ampliado a un número mayor de artículos. Lo que no ha variado de un año a esta parte, es que de ellas se llevan la parte del león los dos artículos más visitados, el del general Beigbeder, con 36.384 y el de la tabla periódica, con 29.762, de modo que ellos dos solitos acumulan el 16 % del total, algo más de la sexta parte de las visitas totales a mi página. No obstante hace un año este porcentaje era del 19 %, hace dos del 23 % y hace tres del 31%, siendo este descenso achacable a la ya comentada pérdida de fuelle del artículo de la tabla periódica -tan sólo ha registrado 192 visitas en todo 2015- mientras el del general Beigbeder, a pesar de no contar ya con el tirón ni de la novela ni de la serie, se mantiene mes a mes en el primer puesto de una forma muy constante -casi 5.000 visitas en 2015-, habiendo desbancado al anterior como artículo más visitado -hasta entonces había sido el segundo- en la primavera de 2014.

Después de los diez artículos más visitados, el último de los cuales cuenta con algo más de tres mil seiscientas visitas, aparecen otros dieciséis -un año antes eran sólo once- por encima de las dos mil, alguno de los cuales podría llegar a colarse en la lista de los elegidos tal como ocurriera en una ocasión en 2013, en dos en 2014 y en una más en 2015, sin que en ninguno de los casos los desplazados hayan conseguido recuperar su posición. Asimismo, en ocasiones pueden llegar a aparecer -y de hecho aparecen- entre los más visitados de un mes dado. La mayoría de ellos, diez en concreto, son de temática alcalaína, mientras que de los seis restantes tres están dedicados a la divulgación científica y otro corresponde a la sección dedicada a la ciencia ficción. Los dos últimos son en realidad la cabecera del glosario de astronomía -también perteneciente, por lo tanto, a la divulgación científica- y una definición -la de laboratorio espacial- del glosario de astronáutica. En realidad, y conforme a mis criterios ya expuestos, al no tratarse estrictamente de artículos individuales quizá no deberían ser contabilizados, pero bueno, ahí están.

Por debajo de éstos y por encima de las mil visitas encontramos un total de cuarenta y cinco artículos, casi el doble de los veinticinco de hace un año. Más de la mitad de ellos, veintiséis, son de temática alcalaína, y el resto se reparte entre los siete de divulgación científica, de los cuales tres son de astronomía, dos de química, uno de astronáutica y el último corresponde a la sección dedicada a los científicos españoles; cuatro de ciencia ficción; otros cuatro a mi sección personal, dedicados respectivamente a mis nombres, a mi apellido paterno y dos a mi año natal, inicialmente un único artículo pero más tarde segregado en varios a causa de su excesiva longitud; dos de infraestructuras y los dos restantes a la sección de más visitados -nueva en esta plaza- y a la de aforismos ajenos.

Entre las quinientas y las mil visitas tengo contabilizados un total de setenta y seis artículos -en 2014 eran cincuenta y nueve-, desglosados de la siguiente manera: sesenta y cinco, es decir, la gran mayoría, de temática alcalaína; cinco de divulgación científica, de los cuales tres son de astronomía, uno de astronáutica y uno de química. Los seis restantes se reparten entre mi sección personal -tres, dedicados a mi apellido materno y a dos de las secciones de mi año natal-, la ciencia ficción -dos- y, por último, al tablón de anuncios.

Entre las doscientas cincuenta y las quinientas visitas hay otros sesenta -cincuenta y uno en 2014-, de los cuales la parte del león se la vuelve a llevar Alcalá con cuarenta y uno. Le siguen dos secciones con seis artículos cada una: la de ciencia ficción y la de personal, repartida esta última entre los cuatro correspondientes a mi año natal y los dos dedicados a mi día natal. El resto está ya muy repartido: dos artículos de divulgación científica, otros dos de la sección de los más visitados, y uno para opinión, humor -las citas divertidas- y artículos de cine.

Por debajo del límite de las doscientas cincuenta visitas, pero por encima de las cien, hay veintisiete artículos, tan sólo cinco más que hace un año. En este caso el desglose es el siguiente: quince alcalaínos, seis de personal, tres de divulgación científica, dos de opinión y uno de ciencia ficción.

A las cantidades inferiores a las cien visitas ya las considero poco relevantes, amén de que para mis estadísticas he impuesto el límite de que un artículo registre al menos veinticinco visitas en un solo mes para incluirlo en las listas. Aunque esto me facilita los cálculos, introduce cierta distorsión a la hora de contabilizar estos valores pequeños, puesto que puede ocurrir, y de hecho ocurre, que un artículo determinado tenga un pico importante de visitas en un mes concreto para luego desvanecerse, mientras que otros, sin haber llegado a alcanzar en ninguna ocasión el citado límite, pueden mantenerse de forma estable algo por debajo del mismo, lo que trae como consecuencia que puedo estar descartando artículos que, a lo largo de toda la serie, han ido acumulando bastantes más visitas que otros a los que sí me he visto obligado a registrar, hecho que se hace evidente cuando tengo que repescar a alguno de los hasta entonces descartados al saltar éste la barrera de las veinticinco visitas.

Cumpliendo la condición anteriormente expuesta hay tan sólo doce artículos -en 2014 eran once-, que oscilan entre las noventa y nueve y las veintisiete visitas. De ellos cuatro están dedicados a la divulgación científica, tres son de temática alcalaína, otros tres de ciencia ficción y los dos restantes corresponden a las sección de opinión.

En conjunto, hasta el momento tengo contabilizados -aunque la cifra suele irse incrementando poco a poco todos los meses- un total de 246 artículos -57 más que hace un año, 110 más que hace dos y 152 más que hace tres- que suman entre todos ellos 315.896 visitas, el 77,2 % del total. Puesto que esta cifra ascendía al 72,5% hace un año, al 67,7 % hace dos, y al 79,1 % hace tres, la conclusión que se obtiene de ello es que ha disminuido, tras haberse incrementado notablemente dos años atrás, el número de visitas a artículos minoritarios que, por no haber alcanzado en ninguna ocasión el límite establecido de las 25 visitas, no figuran en las estadísticas. No obstante, la media de los cuatro años estudiados es del 74,1%, lo que quiere decir que casi las tres cuartas partes de las visitas totales han sido contabilizadas en mis estadísticas.

Aunque se trata de un porcentaje bastante aceptable, hay que tener en cuenta, en línea con lo anteriormente comentado, que un artículo que se hubiera quedado sistemáticamente en las 24 visitas mensuales podría haber alcanzado, en los 53 meses registrados, la respetable cantidad de 1.272 visitas, lo que le habría colocado entre los cincuenta más visitados pese a no aparecer en las estadísticas. Evidentemente no se trata de un caso real, pero demuestra que, pese a todo, sí puede haber distorsiones.

Asimismo hay que tener en cuenta también que los artículos antiguos juegan con ventaja frente a los escritos posteriormente a la hora de ir acumulando visitas, máxime cuando no suele ser habitual que un artículo nuevo -aunque algún caso ha habido- alcance el límite de las 25 recién publicado. También puede ocurrir que me vea obligado a cambiar el nombre del fichero o que modifique la ruta de acceso al mismo; aunque procuro evitarlo siempre que puedo, en ocasiones no me queda más remedio que hacerlo, lo cual podría provocar un despiste momentáneo de los buscadores de internet. En cualquier caso, y dado que resultaría complicado ponderar estos factores, en aras de la sencillez he preferido no tenerlos en cuenta.

Hasta aquí las asépticas cifras; ahora llega el momento de realizar el análisis de las mismas, por supuesto totalmente subjetivo como no podía ser de otra manera. Y como cabía suponer, las conclusiones me han proporcionado más de una sorpresa, algunas agradables y otras no tanto.

Veámoslo en detalle. De los doscientos cuarenta y seis artículos -salvo en algunos casos, como los glosarios o los aforismos, en los que he considerado la totalidad de la sección al ser ésta de difícil desglose-, y ateniéndonos a la organización interna de mi página, podríamos agruparlos temáticamente en la siguiente tabla, comparándolos en número y en porcentaje con los valores correspondientes a los dos años anteriores:


Sección 2015 2014 2013 2012
% % % %
Alcalá de Henares 163 66,3 127 67,2 87 64,0 62 66,0
Divulgación científica 31 12,6 27 14,3 20 14,7 14 14,9
Personal 19 7,7 5 2,6 4 2,9 3 3,2
Ciencia ficción 17 6,9 15 8,0 10 7,4 6 6,4
Opinión 5 2,0 4 2,1 2 1,5 2 2,1
Infraestructuras 4 1,6 4 2,1 4 2,9 4 4,3
Más visitados 3 1,2 3 1,6 2 1,5 1 1,1
Aforismos 1 0,4 1 0,5 1 0,7 0 -
Cine 1 0,4 1 0,5 0 - 0 -
Humor 1 0,4 1 0,5 1 0,7 1 1,1
Tablón de anuncios 1 0,4 1 0,5 1 0,7 1 1,1
Total 243 189 136 94

Si comparamos estas cifras con las de los tres años anteriores, comprobamos que el número de artículos alcalaínos se ha incrementado en 36 respecto a 2014, en 76 respecto a 2013 y en 101 sobre la cifra de 2012, incrementándose en más de dos veces y media. Sin embargo el porcentaje no ha variado prácitamente nada debido a que también ha habido un incremento global del resto de las secciones, aunque sigue manteniéndose en torno a los dos tercios del total.

La divulgación científica aumentó en 4 artículos en el último año, en 11 respecto a 2013 y en 17 en relación a 2012, lo que supone algo más del doble con un pequeño descenso en el porcentaje. Es de resaltar que, al ser esta sección mucho más reducida que la anterior en lo que respecta al número de artículos, el incremento resulta ser mucho más significativo.

El apartado de personal, que hasta 2014 había seguido un incremento pequeño, aunque continuo, pasando de 3 a 4 y a 5, respectivamente, dio en 2015 un salto espectacular que le llevó hasta los 19, con el correspondiente incremento en porcentaje desde un 2,6% hasta un 7,7 % en tan sólo un año. Aquí la explicación es sencilla: en el verano de 2015 procedí a contabilizar por separado los artículos pertenecientes a las secciones dedicadas a mi año natal y a mi día natal, que hasta entonces había venido considerando de forma global. Si bien esto hizo que el número total de artículos del apartado se incrementara notablemente, de uno a diez en el caso del año y de uno a seis en el del mes, no es menos cierto que todos ellos mostraron contar con un elevado número de visitas, por lo que el mérito es sólo suyo y en realidad yo los había estado infravalorando hasta entonces. A consecuencia de este incremento personal rebasa por vez primera a la ciencia ficción pese a tratarse de una sección mucho más reducida, colocándose en tercer lugar sólo por detrás de Alcalá de Henares y la divulgación científica.

La ciencia ficción siguió una línea ascendente muy sostenida, pasando de 6 a 10 en 2013, de 10 a 15 en 2014 y de 15 a 17 en 2015. Esto supone un incremento de casi el triple en el número de artículos, aunque el aumento del porcentaje, fijado ahora en el 6,9 %, es meramente testimonial y no evita que sea rebasada por la sección de personal.

Opinión, que se había mantenido constante en 2013 respecto a 2012, dobló su valor en 2014 y aumentó ligeramente hasta 5 artículos en 2015, lo que le ha servido para mantener estable su porcentaje en el 2,0 %.

Puesto que las infraestructuras se han mantenido constantes con 4 artículos, es natural que su porcentaje haya disminuido hasta casi la tercera parte cayendo hasta el 1,6 %.

La sección de los más visitados, es decir, el estudio estadístico del que forma parte este análisis, ha mantenido a su vez un incremento continuo dentro de la modestia de sus cifras, aunque hay que tener en cuenta que se trata de una sección muy reducida y que esos tres artículos de 2015 constituyen la práctica totalidad de la sección. Aunque en 2015 subdividí el artículo dedicado a los más visitados en cinco consecutivos, a efectos estadísticos he preferido seguirlos contabilizando de forma conjunta, ya que en realidad todos ellos reflejas un mismo fenómeno. Obviamente el porcentaje disminuye respecto al valor de 2014 estabilizándose en el 1,2 %, unos niveles similares a los de 2012.

Quedan por último cuatro secciones -Aforismos, Cine, Humor y Tablón de anuncios- que aportan un único artículo cada una de ellas. Es de reseñar que Aforismos apareció por vez primera en 2013 y Cine lo ha hecho en 2014, mientras las dos restantes se mantienen en idénticos valores desde 2012. Sus respectivos porcentajes, como cabía esperar, han disminuido considerablemente a lo largo de estos cuatro años, hasta fijarse en un modesto 0,4 %

Que los artículos alcalaínos ganen por goleada no tiene nada de particular, dado que una parte importante de la página está dedicada precisamente a esta sección. Si desglosamos a su vez estos 163 artículos por temáticas, nos encontramos en primer lugar con los 18 dedicados a Cervantes y al Quijote, un 11,0 % del total. Le siguen dos secciones, la de la Semana Santa y la de lápidas y monumentos, ambas con 14 (8,6 %). Con uno menos, 13, aparece la de los Santos Niños (8,0 %). A continuación vienen con 12 las biografías (7,4 %) y con 10 las secciones dedicadas a san Diego, los ríos y las postales (6,1 %). A partir de aquí las cantidades son muy inferiores: 5 artículos dedicados a santo Tomás de Villanueva y otros tantos al Henares en la literatura -incluyendo mis viajes por los parajes del río y sus afluentes-, a la Alcalá perdida o a diferentes temáticas históricas, a cada una de las secciones le corresponde un porcentaje del 3,1 %. Con 4 artículos (2,5 %) nos encontramos las secciones dedicadas a los barcos complutenses y a las vistas de Alcalá; con 3 artículos (1,8 %) las de coleccionismo, el Cardenal Cisneros, remembranzas y viajeros en Alcalá. Hay por último seis secciones con dos artículos y otras diez con uno, todas las cuales suponen el 13,5 % restante.

Aunque estos resultados se ajustan grosso modo con el número total de artículos publicados en cada sección, hay varias excepciones notables: por el lado positivo se encuentran los artículos dedicados a los ríos y los de índole histórica, que tienen bastante aceptación quizá, dada su temática, gracias a las consultas de los escolares. Por el negativo destaca la poca presencia de los artículos dedicados a los Santos Niños, una de las perlas de mi corona, dado que de los 132 que tengo publicados en la actualidad, a los que hay que sumar varios trabajos monográficos, tan sólo aparecen listados 13, de los que el más visitado figura en una discreta vigésimo sexta posición.

Los 31 artículos de divulgación científica se reparten a su vez en 12 de astronomía -incluyendo el glosario- (38,7 %), 10 de química (32,3,0 %), 4 de astronáutica -todos del glosario- (12,9 %), 3 artículos dedicados a diversos temas -la hora oficial, los alimentos transgénicos y la extinción de los dinosaurios (9,7 %) y, por último, la entrada a la sección de biografías de científicos españoles junto con una de sus definiciones (6,5 %). Lo más llamativo, con diferencia, es que los 10 artículos de química son la totalidad de los que tenía publicados al finalizar 2014 -en 2015 no he escrito ninguno más-, lo que constituye un pleno total al que hay que sumar que cinco de ellos están entre los diez más visitados de la totalidad de la página. Desde luego, si hay un éxito en ella es precisamente éste. Por lo demás, la sección de astronomía se defiende decorosamente,y la de astronáutica, prácticamente reducida al glosario, presenta unos resultados aceptables. Por último, pese a que la sección de biografías de científicos españoles está todavía incipiente, es de esperar que en un futuro se puedan incrementar las visitas a la misma.

Con 19 artículos, por sólo 5 el año anterior, la sección Personal es con diferencia la que más aumenta porcentualmente, aunque ya he explicado que ello se debe principalmente al desglose de los dos que hasta entonces había contabilizado de forma unitaria -mi año natal y mi mes natal- en diez y en seis artículos respectivamente,dándose la circunstancia, para mi sorpresa, de que todos ellos han rebasado el umbral de las 25 visitas mensuales. A éstos se suman tres más, los correspondientes a mi nombre completo y mi primer y mi segundo apellido.

Pasando ahora al apartado de la ciencia ficción, he de reconocer que ésta ha sido para mí la mayor decepción, puesto que habría esperado unos resultados mucho mejores que esos 17 paupérrimos artículos, tan sólo dos más que en 2014, dándose la circunstancia además de que la mayoría de ellos -seis- corresponden a la sección dedicada a las colecciones y a los autores de bolsilibros, interesante sin duda pero una simple recopilación de datos. Otros cuatro pertenecen a la sección La gran historia de las novelas de a duro; uno de ellos está dedicado a Juan Gallardo Muñoz, alias Curtis Garland, sobre el que también escribí una necrológica a raíz del fallecimiento de este escritor en febrero de 2013, lo que explicaría la aparición de ambos en el listado. Dos artículos más corresponden, uno a cada una, a las monografías dedicadas a la Saga de los Aznar y al Orden Estelar, siendo ambos meras reseñas de novelas. En cuanto a los cuatro restantes, nos encontramos con las críticas de una película y de una novela de Ángel Torres Quesada, el relato Ley antihumos y, la para mí una verdadera incógnita, el prólogo que escribí, junto con los otros antologistas, para la antología de relatos Fabricantes de sueños 2005, por lo que resulta realmente sorprendente que se colocara, en tan sólo unos meses, como el artículo de ciencia ficción más leído con diferencia; puesto que con posterioridad decayó de manera irremisible, me cabe la sospecha de que esta fugaz popularidad pudiera ser fruto de algún tipo de artilugio de los robots buscadores, vete a saber por qué.

Pero lo que echo principalmente de menos, y mucho además, es mi participación activa como escritor, tanto en los relatos -tan sólo aparece uno, y no precisamente de los más importantes- como en los artículos de divulgación u opinión, que brillan literalmente por su ausencia salvo los ya citados de Juan Gallardo y algún trabajo más. Cierto es que buena parte de éstos los publiqué también en otras páginas especializadas en el género, y quizá allí los leerían más veces que desde mi propia página; pero aunque no pueda cuantificar este fenómeno, lo cierto es que no me consuela, sobre todo teniendo en cuenta que en estos últimos años han desaparecido la mayor parte de las páginas de ciencia ficción en las que colaboraba, siendo todavía mayor la catástrofe en aquellas en las que publicaba mis relatos. Qué se le va a hacer...

Otro punto a tener en cuenta es que todos los relatos publicados en la página están recopilados a su ver en antologías organizadas de forma temática y en cuatro formatos distintos: pdf, epub, fb2 y mobi. Lamentablemente no es mucha la información que puedo extraer de los datos proporcionados por AWStats. Por ejemplo, tomando como referencia la estadística del mes de diciembre de 2015, ésta me indica que hubo 28 solicitudes de descargas de ficheros pdf y 10 de ficheros epub, sin especificar cuales y sin dar ninguna información sobre los otros dos formatos. Justo debajo tien un apartado dedicado a las descargas de ficheros pdf, no todos los cuales por cierto corresponden a antologías de relatos. Para empezar aquí el número total de descargas -48- no coincide con el anterior, ni tampoco con la suma de solicitudes de cada uno de los ficheros, sin que tenga modo de saber por qué. Y para rematar la faena, la lista que proporciona no es completa, pero al pinchar en el enlace que en teoría remite a ésta, aparece indefectiblemente un mensaje de error que he sido incapaz de subsanar incluso consultando a los responsables del alojamiento. Así pues carezco de más información que la parcial que aparece en la página general, aunque según ésta todos los meses hay un goteo de descargas de las antologías de relatos... algo es algo.

Idéntica decepción ha sido la ausencia casi absoluta de visitas a mi sección de opinión, de la que tan sólo aparecen, y con unos resultados extremadamente modestos, cinco artículos, tan sólo uno más que en 2014, de entre un total de ciento treinta y siete entre sus diferentes categorías, y muchos más si también consideramos las numerosas cartas remitidas a los periódicos a lo largo de muchos años. Asimismo ha supuesto para mí una sorpresa muy negativa la escasísima aceptación de la sección Humor, una de las que más he potenciado en estos últimos años, ya que tan sólo aparecen registradas, y de forma sumamente modesta ya que las visitas totales ni siquiera alcanzan las 500, las Citas divertidas, clasificadas por las iniciales de los autores pero consideradas en su conjunto.

Todo lo que resta no pasa de ser anecdótico: cuatro artículos de infraestructuras repartidos mitad y mitad entre el tren y al metro, aunque aquí hay que reseñar que son la práctica totalidad de los que tengo escritos y que, además, todos ellos se defienden muy bien; tres artículos pertenecientes a la sección dedicada a los artículos más visitados -entre ellos éste que están ustedes leyendo- y, a título simbólico, la antología de aforismos ajenos -subdividida por las iniciales de los autores, pero considerada también de forma unitaria-, un artículo dedicado al cine y el Tablón de anuncios.

Para terminar con este estudio, conviene echar también un vistazo a los detalles que podríamos denominar técnicos. En primer lugar, resulta interesante considerar las fluctuaciones mensuales que, según todos los indicios, aparentan ser cíclicas. En todos los años que tengo registrados, de 2011 a 2015, se pueden apreciar dos mínimos bastante marcados correspondientes a las vacaciones de verano y a las de navidad. La conclusión que extraigo de ello es que un número significativo de visitas debe de corresponder a estudiantes, siendo éstas mayores en épocas de exámenes y mínimas en los períodos de vacaciones.

Estos comportamientos cíclicos aparecen también dentro de cada mes. Por lo general, los mínimos de visitas suelen tener lugar en los fines de semana y sobre todo durante los sábados, días en los que cabe suponer a mis visitantes habituales más centrados en el ocio. Por el contrario, los máximos se registran durante los días laborables, con un cierto sesgo hacia los primeros días de la semana. Y en diciembre, como cabía esperar, el inicio de las vacaciones navideñas supone un bajón importante. Puesto que no conozco en detalle el calendario escolar no puedo precisar más, aunque no me extrañaría nada que estas fluctuaciones tuvieran que ver asimismo con el ritmo académico de los estudiantes. Es más, estoy bastante convencido de que debe de ser así.

Pasemos a estudiar la evolución de las visitas a lo largo del día. Aunque aquí contamos con la distorsión producida por los diferentes husos horarios, al estar mi página escrita en español es de suponer que, aparte de las realizadas desde España, las visitas de allende las fronteras serán en su mayor parte de los países hispanoamericanos, aunque lamentablemente no puedo cuantificarlas. Lo que sí sé es que el mínimo está situado durante la madrugada y las primeras horas de la mañana -horario de España- y el máximo por la tarde y durante las primeras horas de la noche, lo cual tiene su lógica, correspondiendo este último tanto a las horas normales de estudio como a las de ocio de los adultos que ya no están sometidos a una disciplina académica.

Resulta interesante cotejar los datos relativos a los sistemas operativos y a los buscadores desde los que se ha contactado con mi página. Respecto a los primeros, como cabía suponer son las distintas versiones de Windows las que ganan por goleada, con alrededor de un 64 % de porcentaje, inferior al 73 % de 2014 y todavía más al 80-85 % de 2012, lo que significa un descenso continuado. El segundo en importancia es MacIntosh con un 15 %, siendo de reseñar el gran crecimiento del sistema operativo de Apple, que ha doblado su porcentaje desde 2012. Linux, que del 6-7 % de 2012 saltó al 18 % en 2013, retrocedió en 2014 hasta el 11 % para recuperarse en 2015 hasta el 13 %. El resto de los sistemas operativos son ya meramente testimoniales, aunque para mi sorpresa aparecen algunos tan curiosos como Symbian, Blackberry, Java Mobile o Play Station de Sony. Sorprende que siga sin aparecer el Android de Google, hegemónico en los diferentes tipos de dispositivos móviles, aunque esto puede estar relacionado con el hecho de que mi página no está diseñada para ser visitada con estos aparatos.

En cuanto a los navegadores, el empate existente en 2013 entre Chrome, Firefox y Explorer, cada uno de ellos con alrededor de una cuarta parte del total, se ha roto en beneficio del primero, que en diciembre de 2014 alcanzaba el 38 % y un año más tarde subía casi un punto más. Mientras, en 2014 Firefox se mantenía en el 26 %, perdiendo dos puntos en 2015 y Explorer, tras caer hasta el 15 % en 2014, lograba remontar en 2015 hasta rozar el 22 %. Esto indica que, aunque en un principio el crecimiento de Chrome fue a costa fundamentalmente del descenso de Explorer, este último parece haberse recuperado pese a que Chrome mantiene su ventaja, lo que hace suponer que en última intancia los perjudicados han acabado siendo los navegadores minoritarios, que pierden cinco puntos de cuota conjunta pasando del 20 % al 15 %. De ésta la parte del león se la lleva Safari (9 %) quedando unas presencias meramente testimoniales de Mozilla -desconozco a qué versión se referirá- Android -ahora sí-, Opera y otros sistemas pertenecientes a teléfonos móviles.

Como conclusión final, cabe reseñar que la evolución de las visitas a la página durante 2015 no presenta, por lo general, variaciones significativas sobre su comportamiento en años anteriores.


Publicado el 28-1-2013
Actualizado el 30-1-2016