Química apócrifa




Nada mejor para ilustrar esta sección que la famosa película de Jerry Lewis El profesor chiflado


Esta sección, al igual que otras hermanas suyas, surgió por parto natural, y sin necesidad alguna de cesárea, del Diccionario apócrifo cuando éste acabó engordando demasiado, algo que tenía bastante razón de ser dada mi formación académica.

Sin embargo el origen de la idea es mucho más antiguo, concretamente de cuando cursaba mis estudios en la facultad de Química, ya que por entonces circulaban por la facultad unas tablas periódicas humorísticas -las Tablas peryódicas de los elementos- en las que los nombres reales de los elementos químicos habían sido sustituidos por otros jocosos de parecida grafía. Había diversas variantes que pueden ser consultadas en internet, pero aunque todavía recuerdo algunos de estos nombres alternativos, he procurado evitarlos ciñéndome tan sólo a los que buenamente se me puedan ir ocurrieno... al menos, que yo sepa. Además, la he ampliado al conjunto total de la química sin limitarme a los ciento y pico elementos que aparecen en la conocida Tabla periódica.

Como es fácil de suponer, nace con la misma intención que sus ilustres progenitoras, la de jugar con las palabras de una manera divertida aunque, en este caso, fijando la diana en los términos químicos... más o menos. Y aunque por el momento todavía no es demasiado abultada, con el tiempo irá creciendo tal como Dios manda.


Publicado el 6-7-2018
Actualizado el 27-7-2022