La presencia de Cervantes en Daganzo





Postal editada por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares en 2011



Después del Quijote las obras más conocidas de Cervantes son sin duda las Novelas Ejemplares y los entremeses, breves piezas teatrales que se siguen representando con frecuencia hoy en día a diferencia de sus obras de mayor empaque como La Numancia o Los baños de Argel. Y no porque estas últimas, a decir de los expertos, carezcan de calidad, sino porque los modestos entremeses, ideados como un interludio cómico, a modo de descanso, entre los actos de las comedias, han sido capaces de afrontar mejor el paso del tiempo con sus desenfadados argumentos.

Es de sobra sabido que Cervantes intentó ganarse la vida como dramaturgo, una actividad mucho mejor remunerada en su época que la de novelista o poeta, las cuales rendían prestigio pero poco dinero. Y cualidades no le faltaban, aunque para su desgracia tuvo la mala suerte de topar con Lope de Vega que, con un nuevo estilo que encandilaba al público, condenó al ostracismo a los autores que, como el bueno de don Miguel, seguían el modelo clásico.

El resto es historia. En realidad, y con anterioridad al Quijote, cuya primera parte salió publicada en 1605 cuando Cervantes contaba ya con 58 años y le quedaban tan sólo once de vida, tan sólo había logrado publicar La Galatea, novela perteneciente al género pastoril muy en boga entonces pero conocido hoy tan sólo por los estudiosos. Sólo después del Quijote conseguiría el escritor alcalaíno publicar diversas obras inéditas durante años, tanto novelas -las Novelas ejemplares, Los trabajos de Persiles y Sigismunda- como poesías y piezas de teatro, de éstas algunas representadas antes de que Lope le robara los espectadores, y otras inéditas tal como refleja el título de la recopilación publicada en 1615 -un año antes de su muerte- Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados.




Ayuntamiento de Daganzo. En la fachada de la planta baja se aprecian las tres lápidas cervantinas


Uno de estos entremeses, posiblemente de los más conocidos, es el titulado La elección de los alcaldes de Daganzo, cuyo argumento está basado en la disputa de cuatro labradores por el puesto de alcalde de esta villa, sometidos al escrutinio de un tribunal formado por dos regidores, un escribano y un bachiller, los cuales se ven en la disyuntiva de tener que elegir entre unos candidatos en modo alguno cualificados para ejercer el cargo, algo por desgracia completamente actual.

Al parecer Cervantes se inspiró en un hecho real, un conflicto de competencias entre los vecinos de Daganzo de Arriba -entonces todavía existía un Daganzo de Abajo, o Daganzuelo, desaparecido en el siglo XIX- y el conde de Coruña, señor de la villa, en relación al nombramiento de alcaldes, zanjado a favor de los primeros. No obstante el entremés no se ciñe a la historia, sino que la toma como base para desarrollar esta obrita marcadamente costumbrista y, a decir de algunos, sanchopancesca.

No es mi intención extenderme aquí en el argumento del entremés, por lo demás fácil de encontrar en internet, sino resaltar los vínculos que éste trenzó entre el autor del Quijote y la villa daganceña. Aunque la cercanía de Daganzo a Alcalá -poco más de diez kilómetros- pudiera hacer pensar en una relación directa entre ésta y el escritor complutense, en realidad la ambientación del entremés podría haber sido en cualquier otro pueblo de España, dado que su argumento es completamente general... pero lo fue en Daganzo, para satisfacción de nuestros vecinos.

Veamos pues, sin mayor dilación, cómo recuerda Daganzo a Cervantes. En los soportales del Ayuntamiento se alza una lápida de mármol con la siguiente inscripción:




Lápida en homenaje a Cervantes


ESTA HISTORICA VILLA
AL
PRINCIPE DE LOS INGENIOS ESPAÑOLES
MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA
AUTOR DEL ENTREMÉS
“LA ELECCIÓN DE LOS ALCALDES
DE
DAGANZO”


Aunque carece de fecha, por su tipología cabe presumirla antigua; quizá pudiera haber sido descubierta en 1905 con motivo de la celebración del tercer centenario de la publicación del Quijote, aunque lamentablemente no he podido precisar este detalle.

No ocurre lo mismo con la segunda lápida adosada también a la fachada del Ayuntamiento, en realidad un azulejo inaugurado en abril de 2005 en conmemoración, esta vez sí, del cuarto centenario del Quijote. Reproduce un grabado que representa a don Quijote leyendo un libro de caballerías tomado, según figura en la parte inferior, de la edición de J. Pérez del Hoyo de 1969, aunque existe al menos una anterior fechada en 1963. Sin embargo no es ésta la fuente original del grabado -en el libro, que forma parte de mi biblioteca, no se indica su origen- sino la edición francesa de J. J. Dubochet impresa en 1836-1837, siendo su autor el dibujante y grabador Antoine Johannot.


Azulejo conmemorativo del IV centenario del Quijote y grabado original de Antoine Johannot


Aclarado este detalle, queda por reseñar el texto que encabeza el azulejo:


Homenaje del pueblo de Daganzo
a D. Miguel de Cervantes Saavedra
En el IV Centenario de la publicación de “El Quijote”


Mientras en la parte inferior, además de la ya comentada alusión a la procedencia del grabado, aparece la fecha:


Reseña: El Quijote. Editor: J. Pérez del Hoyo. Año: 1969
Abril 2005


A su lado un segundo azulejo, realizado por el ceramista Carlos Maroto Espantaleón con taller en Aranjuez, recuerda por último el cuarto centenario de la publicación del entremés. El motivo central del mismo es un dibujo, firmado por MR, en el que se ve a los candidatos a alcalde sentados en torno a una mesa, con el Ayuntamiento y las casas del pueblo al fondo. Está acompañado por la siguiente frase:




Azulejo conmemorativo del IV centenario del entremés


ESTA HISTÓRICA VILLA
DE
DAGANZO
A
MIGVEL DE CERVANTES SAAVEDRA
EN EL IV CENTENARIO DE
LA PVBLICACIÓN DE SV OBRA
LA ELECCIÓN
DE LOS
ALCALDES DE DAGANZO


Este mismo año, y con idéntico motivo, el Ayuntamiento daganceño instaló en un cruce de calles cercano un panel cuyas dos caras conmemoran la efeméride bajo el epígrafe Cervantes en Daganzo.


Panel conmemorativo del IV centenario del entremés


Tres años más tarde, en noviembre de 2018, Daganzo inauguró una nueva plaza dedicada a Cervantes. Situada junto a la plaza de toros, cuenta con una superficie de 10.000 metros cuadrados en parte ajardinada y en parte pavimentada, incluyendo un helipuerto. En el centro de la misma se descubrió un monumento consistente en un pedestal de piedra al que está adosada una lápida de bronce que vuelve a recordar el vínculo de nuestro escritor con la villa:


Monumento a Cervantes. Vista general y lápida


PLAZA DE CERVANTES

AUTOR DE LA OBRA
“LA ELECCIÓN DE LOS
ALCALDES DE DAGANZO”


Bustos de Cervantes de Daganzo (izquierda) y del CRAI de la Universidad de Alcalá (derecha)


Sobre el pedestal reposa un busto de Cervantes muy parecido al entre 2016 y 2017 estuvo expuesto en el vestíbulo del CRAI (Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación) de la Universidad, ubicado en la crujía principal del antiguo Cuartel del Príncipe en la plaza de San Diego, el cual fue retirado en septiembre de 2017 sin que haya podido averiguar su actual paradero. Realizados en chapa y alambre de hierro el diseño de ambos es prácticamente idéntico, aunque una comparación detallada revela algunas pequeñas diferencias entre ellos. Su autor es evidentemente el mismo, Antonio Pérez de Terranova, que lo realizó en los talleres de Hifor, una empresa especializada en forja artística radicada en la vecina localidad de Ajalvir. Al igual que el alcalaíno, el busto daganceño incorpora en la parte delantera de la peana una placa de latón en la que se reproduce la firma autógrafa de Cervantes, y en un lateral otra con la firma del artista.




Rótulo de la calle de Cervamtes


Junto con la nueva plaza de Cervantes Daganzo cuenta con una calle cercana al Ayuntamiento también dedicada a él y otra a los Alcaldes de Daganzo. Completan los homenajes al autor del Quijote el instituto de enseñanza secundaria Miguel de Cervantes y, ya como iniciativa particular, el Hostal Cervantes.


Publicado el 26-2-2019