Las postales del cuarto centenario de Cervantes



En ocasiones suele ocurrir que las efemérides resultan ser por una u otra razón inoportunas, y esto es lo que ocurrió precisamente con ocasión de la celebración del cuarto centenario del nacimiento de Cervantes, acaecida en 1947 y, por lo tanto, todavía en plena posguerra española.

Como cabe suponer, por esas fechas ni España ni, por supuesto, Alcalá estaban para muchas fiestas, máxime cuando muchos artículos básicos y alimentos estaban sometidos aún a un régimen de racionamiento y la economía distaba mucho de haberse recuperado de los estragos de la Guerra Civil, con una renta per capita que no recobraría el nivel de 1936 hasta ya bien entrada la década de los años cincuenta.

Así pues, y forzado por las circunstancias, poco fue lo que pudo hacer el consistorio complutense para celebrar este importante centenario. No obstante, y dentro de la modestia de medios de que disponía, realizó el esfuerzo de editar una colección de doce postales según el catálogo publicado por Manuel Vicente Sánchez Moltó1, de las cuales tan sólo he podido localizar nueve.

Estas doce postales reproducían en blanco y negro -en realidad la tinta era de color marrón oscuro- otras tantas ilustraciones de escenas del Quijote, procedentes de ediciones clásicas o bien de cuadros de temática cervantina, sin que se pueda encontrar en ellas ninguna sistemática ya que, según Sánchez Moltó, debieron de ser elegidas en función de lo que se tenía más a mano. La calidad de la impresión, conforme a lo que cabía esperar, fue bastante pobre, en especial en las postales correspondientes a los cuadros.




Reverso de una de las postales de la colección


El reverso, común para todas ellas, tampoco nos proporciona apenas datos de interés; a la tipografía común a las postales de la época tan sólo se le añadió, en la parte inferior, la leyenda “Excelentísimo Ayuntamiento de Alcalá de Henares. Conmemoración del IV Centenario de Cervantes”, sin la menor referencia a la procedencia de las ilustraciones. Las postales tampoco están numeradas, por lo que he optado por seguir el orden correspondiente a los capítulos del Quijote a los que corresponden.




Manteo de Sancho Panza



En el capítulo 17 de la primera parte tiene lugar el manteo del sufrido Sancho Panza, al que hace alusión este dibujo procedente de la edición de 1865 de Gaspar y Roig. El dibujante fue Vicente Urrabieta Ortiz (1823-1879), y el grabador Cibera.


Don Quijote en casa de los duques



Esta postal reproduce el cuadro homónimo de Antonio Gisbert (1834-1901), autor, entre otros famosos lienzos, del que representa el fusilamiento del general Torrijos. El cuadro que sirve de ilustración a la postal, un óleo sobre tabla de 72 × 92 centímetros, imagina el recibimiento otorgado por los duques al caballero andante y a su escudero, tal como es descrito por Cervantes en el capítulo 21 de la primera parte, y fue presentado por su autor en la Exposición Nacional de 1871. Según el catálogo de la exposición Cervantes y el mundo cervantino en la imaginación romántica, celebrada en Alcalá en 1997, es propiedad de la Colección Villahermosa.


Presentación de Dorotea a Don Quijote



Obra del pintor santanderino Pedro González Bolívar, este óleo sobre lienzo de 100 × 88 centímetros -para adaptarlo al formato de la postal fueron recortados los laterales- fue galardonado con el tercer premio de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1881. El cuadro reproduce la escena, correspondiente al capítulo 29 de la primera parte, en la que Dorotea, una joven y bella aldeana, se hace pasar por la princesa Micomicona con objeto de lograr que Don Quijote le ayude a recuperar a su prometido, que la había abandonado fugándose con otra mujer. El cuadro, propiedad del Museo del Prado, está depositado en la Diputación de Alicante.


Discurso de las armas y las letras



También reproducción del cuadro de este título, obra en esta ocasión del pintor Manuel García Hispaleto (1836-1898) inspirado en un episodio perteneciente al capítulo 38 de la primera parte. Fue pintado en 1884 y es propiedad del Museo del Prado, aunque se conserva en el Palacio del Senado en calidad de depósito.


Disputa de Don Quijote con el cabrero Eugenio



Este episodio, correspondiente al capítulo 52 de la primera parte del Quijote, fue uno de los representados en la famosa edición del Quijote de 1863 de la editorial Hachette, con dibujos de Gustavo Doré (1832-1883) grabados por Héliodore Joseph Pisan (1822-1890).


Don Quijote enfermo



La postal reproduce en esta ocasión un óleo sobre tabla de reducidas dimensiones (49 × 70 centímetros) pintado en 1905 por Miguel Jadraque y Sánchez de Ocaña (1840-1919), en el cual se representa la escena, narrada el el primer capítulo de la segunda parte, en la que el cura y el barbero visitan al hidalgo, convaleciente en su casa, intentando disuadirle infructuosamente de su locura. Este cuadro, propiedad del Museo del Prado y en depósito en la casa-museo de Zorrilla de Valladolid -Miguel Jadraque era vallisoletano-, es la segunda versión de otro anterior, conocido como Una escena del Quijote y pintado en 1880 con unas dimensiones muy similares (53 × 65 centímetros), el cual se conserva también en Valladolid pero en la casa-museo de Cervantes.


La aventura de los leones



Otro dibujo, correspondiente en esta ocasión al capítulo 17 de la segunda parte, donde se narra la aventura en la que don Quijote se enfrenta valientemente a unos leones enjaulados. La lámina original fue publicada también en el Quijote de 1865 de Gaspar y Roig, siendo el dibujante en esta ocasión José Vallejo y Gabazo (1821-1882) y el grabador José Severini.


Para estar herido este mancebo...



La siguiente postal corresponde al capítulo 21 de la segunda parte, y alude a un episodio de las bodas de Camacho en el que Basilio, el antiguo y despechado novio de Quiteria, finge su suicidio para, mediante engaño, casarse con ella burlando al rico Camacho. La ilustración, dibujada por Gustavo Doré y grabada por Héliodore Joseph Pisan, está tomada, al igual que la de la disputa con el cabrero, de la ya citada edición de 1863 de la editorial Hachette.


Cervantes escribiendo la dedicatoria al conde de Lemos



Concluye esta incompleta relación de las postales de la colección con la reproducción del óleo sobre lienzo Cervantes escribiendo la dedicatoria al conde de Lemos, pintado en 1884 por Eugenio Oliva y Rodrigo (1852-1925). Con unas dimensiones de 279 × 392 centímetros -es, pues, de considerable formato- recrea no un episodio del Quijote sino de la vida de Cervantes, cuando éste, gravemente enfermo y tan sólo cuatro días antes de morir, dedicó a su protector la que sería su última obra, Los trabajos de Persiles y Sigismunda. El cuadro, que obtuvo el segundo premio de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1884, estuvo depositado en el desaparecido Museo de Arte Moderno de Madrid hasta que en 1971 los fondos del mismo fueron repartidos entre el Museo del Prado -al que pasó éste- y el Museo Reina Sofía. No obstante, desconozco si sigue conservándose en los fondos de este museo -no he conseguido encontrar su ficha en la base de datos del Prado, y con toda seguridad no está expuesto- o si, por el contrario, se encuentra cedido en depósito en alguna otra ciudad española.


Las postales restantes


Las tres postales restantes, de las que no he podido encontrar por ahora ninguna fotografía, corresponden según el citado catálogo de Sánchez Moltó a tres grabados de Gustavo Doré, concretamente los titulados Una infinidad de cuervos y grajos salen de la cueva de Montesinos, dando con Don Quijote en el suelo (2, 22), La muerte de Don Quijote (2,74) y un tercero que no he podido identificar y al que Sánchez Moltó asigna el texto Comenzó a pasear cerca del comedero de caballos en graciosa pose.




1 SÁNCHEZ MOLTÓ, Manuel Vicente. Retrato de una ciudad. Alcalá de Henares, 1899-1966. Ed. Domiduca. Alcalá de Henares, 2008.

Ver también:
Las postales del cuarto centenario del Quijote


Publicado el 19-10-2012
Actualizado el 13-5-2013