Los Santos Niños en España
Su culto en Avión (Orense)





El término municipal de Avión (en rojo) sobre el mapa de Galicia
Mapa de Alyssalover tomado de la Wikipedia



Avión es un municipio gallego, perteneciente a la provincia de Orense, situado al oeste de la misma, junto al límite con la de Pontevedra y casi equidistante de las dos capitales provinciales, a 48 kilómetros de Orense y a 65 de Pontevedra. Está enclavado en la comarca del Ribeiro, famosa por sus vinos, de la cual es capital la vecina Ribadavia, ubicada 22 kilómetros al sureste de Avión junto al río Miño. Avión por su parte se asienta sobre un terreno accidentado formado por las sierras del Suido y del Faro de Avión, las cuales forman parte de las sierras prelitorales de la dorsal gallega, es decir, la divisoria entre las llanuras litorales y las tierras altas del interior. En su término municipal nace el río Avia, que forma en las cercanías de la cabecera municipal el embalse de Albarellos y desemboca en el Miño en la citada localidad de Ribadavia.




Ubicación geográfica de Avión. Captura de Google Maps.


Tal como suele ocurrir en Galicia la división territorial del municipio de Avión es compleja, ya que consta de un total de nueve parroquias que a su vez se subdividen en treinta y seis núcleos de población. En lo que a nosotros respecta nos interesa precisamente la capital municipal, que radica en la parroquia de San Xusto (o San Justo, en castellano) de la que es asimismo cabecera, ostentando el mismo nombre que el municipio. Resumiendo, ya que esta complicada nomenclatura pudiera resultar confusa, nos estamos centrando en la localidad de Avión -aunque algunas fuentes la denominan Iglesario- perteneciente a la parroquia de San Xusto, que a su vez está integrada en el municipio de Avión.




Mapa del municipio de Avión. Tomado de la página web municipal


Esta parroquia de San Xusto, que engloba a las poblaciones (o aldeas) de Avión, Beresmo, Cernadas y San Vicente es, pese a su nombre, una división administrativa civil. En lo que respecta a la parroquia religiosa homónima, ésta tiene su sede -y por lo tanto su templo- asimismo en la localidad de Avión y, como cabía suponer, sus titulares son los Santos Niños Justo y Pastor. Así pues nos centraremos en la localidad de Avión, ya que no he encontrado ninguna otra referencia a los mártires complutenses en el resto del municipio.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2010 Avión es una pequeña población de 330 habitantes, aproximadamente la mitad de los de la parroquia (705), mientras el total del municipio alcanza los 2.561 (según el INE) o los 2.674, según datos del propio ayuntamiento. En cualquier caso su despoblación ha sido brutal, con una pérdida del 14% de la población del municipio en los últimos 10 años (datos del INE) y del 6% de su cabecera municipal según los datos también del INE. Y por supuesto si nos remontamos a épocas anteriores el fenómeno se acrecienta, dado que a raíz de la Guerra Civil toda la comarca experimentó una fuerte emigración hacia distintos países americanos y europeos.




Fachada de la parroquia de los Santos Justo y Pastor de Avión
Fotografía de Miguel Ángel González García


Centrémonos en la iglesia de la que son titulares nuestros mártires. La página web municipal da la siguiente descripción de la misma:


Situada en la capital del municipio, fue iniciada su construcción aproximadamente en 1600, finalizando en 1742. Presenta una singular fachada-retablo barroca realizada por canteros de la Tierra de Montes. Tiene además otras dos portadas fuertemente moldeadas y con hornacina superior, en las que están las esculturas de San Antonio con el Niño y la Virgen y su hijo. La cabecera muy anterior a 1742, tiene bóveda de nervios de estilo gótico con claves historiadas policromadas. En la central figuran los Santos Justo y Pastor, patronos de la parroquia, con caretas alusivas a los principios centrales de la fe. La similitud estilística de la torre, con carátulas angulares en la balaustra inferior, con otras como las de Carballeda y Beiro, nos hacen adelantar la hipótesis de una misma cabeza rectora, que no pudo ser otro que el conde de Ribadavia. Esta iglesia lleva columnas salomónicas angulares, soporte tectónico infrecuente en los exteriores barrocos gallegos, siendo uno de los ejemplos más importantes del Barroco.


Por su parte, la escueta ficha correspondiente a la extinta base de datos de los P.I.C. (Puntos de Información Cultural) reza:


Municipio: Avión. Entidad: Avión. Barrio: Avión. Iglesia de los Santos Justo y Pastor. Siglo más relevante: 18. Otros: 19. Estilo relevante: Popular. Otros: Barroco.

Sillería isódoma, planta rectangular con contrafuertes. Lo más importante es la fachada y la torre. La fachada está flanqueada por pilastras arquitrabadas con esbelto chaflán.


Y eso es todo, que no es precisamente demasiado. Por cierto, isódomo es un término arquitectónico que indica que los sillares que forman el muro están colocados en hiladas de forma completamente regular.

Por fortuna, gracias a la amabilidad una vez más de don Miguel Ángel González García, archivero de la catedral de Orense, que ya me ha proporcionado documentación en varias ocasiones, puedo disponer de varias fotografías de excelente calidad, a las que he sumado alguna más que he encontrado por internet.


Bajorrelieves de los santos Justo y Pastor de la fachada. Fotografías de Miguel Ángel González García


Como se puede apreciar en éstas, la fachada de la iglesia es ciertamente de gran calidad y recuerda, en pequeño, a otras obras de mayor fuste repartidas por la geografía gallega. Puesto que la fachada solía ser lo último que se construía en las iglesias, cabe esperar que se trate del elemento más moderno del edificio, lo que llevaría su datación a ya bien entrado el siglo XVIII. Dispuesta a manera de retablo, cuenta con dos hornacinas colocadas sobre la puerta -un Calvario situado bajo la torre y una Dolorosa entre éste y el dintel- y otras seis falsas hornacinas -en realidad unos rehundidos- distribuidas simétricamente en dos columnas a ambos lados de la puerta, las cuales alojan relieves en piedra de diferentes santos.

Los relieves correspondientes a los titulares del templo son los situados en las dos hornacinas inferiores, a izquierda y derecha de la puerta. Se trata de unos bajorrelieves de poca profundidad, y bastante afectados por la erosión, que representan a los mártires con unos trajes talares que tienen bastante más de hábitos estudiantiles de la época -siglo XVIII- que de indumentaria romana. Asimismo las largas y rizadas cabelleras son las típicas del arte barroco tardío. El deterioro de las figuras impide apreciar con precisión lo que portan en las manos, aunque cabe suponer que fueran la palma del martirio en una y quizá un libro de canto -otro anacronismo- en la otra. Pero insisto, no se identifican bien al menos en las fotografías, pese a que éstas son de gran nitidez.




Medallón de la clave de la bóveda. Fotografía de Miguel Ángel González García


El interior de la iglesia es claramente más antiguo que la portada, estando el presbiterio cubierto por una bóveda de crucería. En la clave central existe un medallón policromado que reproduce unos bustos muy similares a los de la portada y con toda probabilidad contemporáneos suyos, los cuales sostienen en las manos sendas palmas de martirio junto con unas cartelas en las que se reproduce el inicio de los dos primeros versículos del Credo, en sustitución de las tradicionales tablillas escolares.




Presbiterio y retablo. Fotografía de Marmut publicada en Panoramio


El retablo barroco, o ya decididamente rococó, cuenta con una hornacina central, situada sobre el sagrario, en la que están colocadas las imágenes de los santos Justo y Pastor. Éstas están vestidas “a la federica” con amplias y coloridas casacas, chalecos,  calzones y medias, lo que nos permite aventurar que quizá sean algo más modernas que los relieves de la fachada, puede que de la segunda mitad del siglo XVIII. Ambas portan las palmas y de nuevo, tal como ocurriera con el medallón de la bóveda, las tablillas escolares con el abecedario han sido sustituidas en esta ocasión por el inicio del Credo y el del primer Mandamiento, respectivamente.




Imágenes de los santos Justo y Pastor. Fotografía de Miguel Ángel González García


Y eso es todo cuanto puedo añadir de la iglesia. Por último, cabe reseñar que en Avión, según una página dedicada a las fiestas en Galicia, celebran del 7 al 9 de agosto las fiestas en honor de san Justo, san Pastor y san Roque, un curioso añadido el de este último del que no tengo noticias que ocurra en ningún otro lugar de España. Puesto que la festividad de san Roque, un santo muy popular en los pueblos españoles, es el día 16 de agosto, cabe suponer que su cercanía con la de los Santos Niños debió de motivar que ambas se agruparan en una sola, adelantándose en una semana la de este santo al que tradicionalmente se le ha considerado como protector contra la peste o cualquier otro tipo de epidemias.


Publicado el 7-6-2011