Frases y refranes políticamente correctos





Tanto el refranero como las frases hechas que tanto utilizamos en el lenguaje coloquial están repletos de sentencias que en su día no llamaban la atención ni, mucho menos, escandalizaban a nadie, asumiéndose como normales sin que ninguno de los potenciales aludidos se considerara agraviado.

Ahora, por el contrario, esa majadería cursi y absurda que alguien bautizó en su día con el ridículo calificativo de corrección política no sólo hace estragos en el nivel intelectual medio de la sociedad tendiendo asintóticamente al encefalograma plano, sino que además ha logrado implantar una suerte de neocensura no por majadera menos efectiva que otras felizmente olvidadas como la de la Inquisición. Y aunque por el momento todavía no han quemado a nadie, entra dentro de lo posible que todo sea cuestión de tiempo.

No obstante, y por si acaso tarde o temprano pudieran venir a buscarme, he decidido reescribir estas frases evitando herir posibles susceptibilidades. Éste es el resultado:



A todo aquel que alcance la meta asignada con posterioridad al resto de sus compañeros, se le supondrá una sexualidad esencialmente no convencional.



Cada persona sometida a tratamiento psiquiátrico con su tema.



Como trabajadora sexual por rastrojo.



Cree el imputado en una presunta apropiación indebida que todos actúan de manera similar a la suya.



Detrás de un gran hombre o una gran mujer, siempre hay una gran mujer o un gran hombre, o viceversa.



Discapacitado auditivo como una tapia.



Discapacitado intelectual de donde la espalda pierde su nombre.



En el reino de las personas invidentes, la persona que por circunstancias traumáticas haya perdido un ojo es el rey.



Esto es un picnic de subsaharianos.



Esto es algo que excede en altura a la capacidad máxima de salto homologada para los ciudadanos pertenecientes a la etnia gitana.



Hacer el aborigen americano.



Le engañaron como a un ciudadano originario de Extremo Oriente.



Más sabe el diablo por persona mayor que por diablo.



Más vago que la pieza superior del uniforme de un miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado.



Monta un circo y le aumentan de talla los acondroplastas.



No hay ciudadanos magrebíes en la costa.



No hay peor discapacitado auditivo que aquél que rehúsa prestar atención a lo que le dicen.



La ocasión la pintan alopécica.



Se identifica antes a una persona afirmando hechos no suficientemente constatados, que a otra con una discapacidad motriz.



Su ingesta de alcohol es similar a la de los integrantes de una minoría étnica originaria de las estepas rusas.



Toda persona, con independencia de su capacidad cognitiva, es igualmente capaz de trabajar de forma eficiente en la industria relojera.



Todo cónyuge de un jefe o jefa de estado o de gobierno, con independencia de su género, tendencia sexual o vínculo afectivo que les una, sea éste matrimonio o pareja de hecho, deberá comportarse siempre no sólo de forma honrada conforme a lo establecido por las leyes y recomendado por las convenciones sociales, sino asimismo no dejar ninguna duda ni crear sospechas con respecto a su comportamiento.



Veamos, afirmó el discapacitado sensorial, y nunca vio.



Publicado el 6-5-2017
Actualizado el 10-5-2017