Los grafitis de temática complutense (I)



Tal como ya he comentado en los artículos dedicados a los grafitis cervantinos, esta variante del arte urbano -el de verdad, no el de los vándalos que disfrutan guarreando paredes, vagones de tren y todo lo que se les ponga por delante- comienza a alcanzar una importancia significativa en Alcalá, fruto por lo general de iniciativas particulares. Por tal motivo estimé conveniente complementar el artículo anterior con éste, al que debido a su gran crecimiento desdoblé posteriormente en dos para facilitar su lectura.

No obstante, hay que tener en cuenta que son varios los casos en los que un grafiti determinado pertenece a ambas temáticas, la cervantina y la complutense. Ante la duda, opté por reseñar en ambas partes -el artículo cervantino y el correspondiente de los dos complutenses- a todos aquéllos que cumplían estas dos condiciones. Lamentablemente tanto su carácter efímero, que hace que pasado cierto número de años su deterioro resulte irreversible, como las actuaciones vandálicas hacen que en algunos casos su estado de conservación no sea el más idóneo.

Y para empezar, nada mejor que hacerlo con el escudo de la ciudad que está representado en un establecimiento de la calle Ferraz, obra de Adrián y del que no figura el año de su creación.




Calle Ferraz




Tampoco están fechados, ni firmados, los grafitis que jalonan las puertas de entrada del colegio de los Escolapios, en la avenida de Lope de Figueroa, de los cuales tan sólo uno de ellos presenta una temática alcalaína. Éste representa el rostro de san José de Calasanz, fundador de la orden, junto con un grupo de alumnos, todo ello enmarcado en un fondo en el que aparecen los conocidos perfiles de la plaza de Cervantes.




Colegio de los Escolapios




En una puerta lateral del Instituto de Enseñanza Media Cardenal Cisneros, situada en la calle Cardenal Sandoval, nos encontramos con un grafiti en el que simulando un atardecer -aunque en realidad la perspectiva representada está orientada hacia el sur, y no hacia el oeste- se aprecia la silueta de la estatua de Cervantes sobre su pedestal y, flanqueándola, las de diferentes torres de la ciudad. El grafiti se continúa en otro vecino, pintado en esta ocasión sobre la tapa metálica de un registro, aunque a diferencia de los anteriores éstos no están contiguos sino separados por un tramo de pared. Ambos carecen de fecha, mientras la firma, situada en el ángulo inferior derecho, me resulta imposible de identificar.





Instituto Cardenal Cisneros




En el cierre de una tienda de la calle Daoíz y Velarde está pintada una representación de la Puerta de Madrid, en esta ocasión sin firma ni fecha o, al menos, yo no las encontré. Se da la circunstancia de que su autor se inspiró no en una fotografía moderna sino en una anterior a la restauración de los años setenta, posiblemente una postal, dado que los dos cuerpos laterales aparecen sin revocar y con el vano de la izquierda cegado.




Calle Daoíz y Velarde





Tampoco tienen ni fecha ni firma los dos grafitis que decoran los cierres de las ventanas de la empresa Alcalá Digital, especializada en imprenta y reprografía, la cual está ubicada en el número 18 de la calle de Santo Tomás de Aquino en su confluencia con la del Río Duero, en el barrio de Venecia. El grafiti de la fachada principal da a la primera de ellas, y reproduce una vista panorámica de las torres de la ciudad tal como se vería desde la acera oriental de la plaza de Cervantes, es decir, la que linda con la plaza de la Universidad.




Calle de Santo Tomás de Aquino esquina a Río Duero


A su vez, en el cierre de la ventana de la calle del Río Duero nos encontramos con una representación de la estatua de Cervantes.




Calle del Río Duero esquina con la de Santo Tomás de Aquino




Firmado por ScAMEZ, este espectacular mural decora una pared interior del restaurante Maimónides. Como puede comprobarse, representa una vista panorámica de la calle Mayor, donde se encuentra este establecimiento, con un motivo central formado por el nombre del restaurante y la figura de este importante personaje judío de la España medieval. A ambos lados aparecen, a la izquierda, la estatua de Cervantes, y a la derecha, Don Quijote cabalgando sobre Rocinante.




Restaurante Maimónides




Hemos de desplazarnos por último hasta la calle Belvis de Jarama, junto a la avenida de la Alcarria, para encontrarnos, en la puerta de un garaje, con la representación de las figuras ecuestres de Don Quijote y Sancho sobre el conocido perfil de la plaza de Cervantes. Su autor es Campu, un muralista profesional, que lo pintó en 2015.




Calle Belvis de Jarama




En la pared del pasaje que comunica a la calle Noria con la de Torrelaguna, una agencia inmobiliaria allí radicada encargó este espectacular grafiti panorámico en el que la estatua de Cervantes aparece flanqueada por la Catedral-Magistral y el Hotel Laredo, apreciándose al fondo un edificio de difícil identificación que no parece pertenecer a Alcalá. El grafiti se complementa con una silueta masculina parcialmente cortada en un plano muy cinematográfico, en cuyo brazo aparece la firma del autor: Luis Camacaro. Pintado en 2017, no está fechado.




Grafiti del pasaje de la calle Noria




Aunque tampoco están fechados, fueron pintados en marzo de 2018 los grafitis que decoran los cierres del gastrobar Xote, situado en el parque O’Donnell en la confluencia del paseo de los Pinos con la Vía Complutense, y heredero del recordado kiosco de Bartolo que durante tantos años estuvo allí. Están firmados por Grafiti Madrid, una empresa profesional, y de los cinco existentes dos de ellos pueden ser considerados de temática cervantina, por lo cual están recogidos en el artículo correspondiente, mientras los tres restantes reproducen motivos complutenses.

De estos tres, dos de ellos corresponden a las cuatro fachadas lateral derecha y posterior del kiosco, y representan sendos perfiles del recinto amurallado, el primero tomado desde la confluencia de la calle Andrés Saborit con la Vía Complutense, y el segundo desde el inmediato paseo de los Pinos.





Grafitis lateral y trasero del kiosco del parque O’Donnell


El tercero decora la puerta de entrada al kiosco y su motivo, una pareja de cigüeñas en su nido, no puede ser más alcalaíno.




Grafitis de la puerta del kiosco del parque O’Donnell




Tal como comento en el artículo dedicado a los grafitis institucionales de temática cervantina, el gran mural pintado por Manu Cardiel a finales de abril de 2018 en la plaza contigua a la calle Torrelaguna, construida sobre el solar del antiguo campo de fútbol de la colonia de Mazzoni, está dedicado al conocido episodio del Quijote dedicado a la aventura de los molinos de viento. No obstante, y en un guiño del autor, sobre las siluetas de los generadores eólicos que simbolizan a los tradicionales molinos se perfila la conocida silueta de los principales monumentos alcalaínos incluyendo a la estatua de Cervantes, razón que justifica que lo recuerde también aquí.




Mural de la plaza de la calle Torrelaguna




Ver también:
Los grafitis de temática complutense (II). Grafitis de Rubén Bernao
Los grafitis cervantinos de Alcalá (I). Grafitis institucionales
Los grafitis cervantinos de Alcalá (II). Grafitis particulares
Un grafiti del Cardenal Cisneros en el V centenario de su muerte

Publicado el 3-6-2016
Actualizado el 8-5-2018