Las reediciones de bolsilibros





Advertencia previa

Por sorprendente que pueda parecer, establecer una estadística fiable de las reediciones de bolsilibros1 no resulta nada fácil. Ello se debe, principalmente, a que el criterio fundamental seguido para buscarlas, una novela anterior y otra posterior, ambas con el mismo título y del mismo autor, suele fallar más veces de lo deseado. En primer lugar, ocurre que en ocasiones los escritores solían repetir el mismo título en novelas diferentes, razón por la que la única manera de saber con certeza si se trata de una reedición o no consiste en comparar ambas, algo que no siempre resulta posible.

Para complicar todavía más las cosas a veces también se da el caso contrario, una misma novela publicada en colecciones distintas con diferentes títulos e incluso con el seudónimo cambiado, algo que hay que achacar en esta ocasión a una pequeña trampa del autor realizada para poder cobrar por la segunda publicación de la novela “camuflándola” como si de una inédita se tratase. Según la legislación entonces vigente los autores cedían a la editorial los derechos de publicación durante diez años; pero las marrullerías de las editoriales y, en muchos casos, el desconocimiento de los autores, acababan redundando en beneficio de los primeros. En ocasiones, pese a haber desaparecido la colección, no se había cumplido todavía este período, por lo que los autores se curaban en salud. En estos casos tan sólo es posible detectar las reediciones mediante el cotejo de las novelas, lo que impide tener la seguridad de haberlas localizado todas, dada la dificultad en conseguirlas.

Existe también un caso particular, el de las novelas reescritas, en las cuales el argumento es el mismo pero la redacción difiere por completo incluso en los nombres de los protagonistas, algo que no tiene nada que ver con los pequeños retoques que en ocasiones hacían los autores, suprimiendo prólogos y modificando ligeramente sobre todo el inicio del texto, triquiñuelas que no alteran su condición de reediciones. Conozco muy pocos ejemplos de este tipo, lo que no quiere decir que no haya más, a los cuales he dedicado un artículo propio2.

Por si fuera poco en algunas ocasiones las reediciones tuvieron lugar no en colecciones de ciencia ficción sino de terror, cabe suponer que aprovechando que sus argumentos estaban a caballo entre ambos géneros, lo cual resulta todavía más difícil de rastrear que en los casos anteriores.

Aunque en sentido estricto no se pueden considerar reediciones las de algunos bolsilibros que por diferentes motivos -generalmente el cierre de las colecciones- quedaron inéditos en su momento, he optado por incluirlos dado que fueron escritos como tales, aunque indicaré esta circunstancia cuando corresponda.

Lo que sí he renunciado a clasificar, dada su complejidad y su volatilidad, son las versiones digitales de los bolsilibros.

Y eso es todo por ahora, aunque sería de esperar que en un futuro esta labor “arqueológica” diera más frutos; conviene no olvidar que, aunque la mayor parte de los bolsilibros carecen de mayor interés literario, existe no obstante cierta cantidad de ellos que merecerían una reedición con toda dignidad... por desgracia, los tiempos que corren no son buenos para ello, razón por la que habrá que esperar, si se sigue cumpliendo la teoría de los ciclos postulada por Domingo Santos años atrás en Nueva Dimensión, a la llegada de tiempos mejores.

Por estas razones, a las que se suma la imposibilidad de completar los listados de algunas colecciones, ha de entenderse que las cifras que doy a continuación, aunque aproximadas, no se puede garantizar que sean exactas; de hecho, aunque gracias a la ayuda de los responsables de la página web La Tercera Fundación y, sobre todo, al infatigable Stéphane Venanzi, he conseguido depurar bastante mis datos, soy consciente de la posibilidad de la existencia de algún que otro error; de hecho, los estoy corrigiendo constantemente. En todo caso, sí puedo garantizar que estas posibles desviaciones no afectarán demasiado al resultado final.

botón





Reediciones en colecciones de bolsilibros

Consideradas por las editoriales como un producto efímero -pese a lo cual era habitual que tuvieran una longeva segunda vida gracias a los cambios de novelas-, las novelas de a duro no acostumbraban a gozar, por lo general, de los privilegios de una reedición. De hecho, esto tan sólo solía ocurrir, como fue el caso de las colecciones Espacio y Ciencia Ficción de la editorial Toray, o de La Conquista del Espacio y Héroes del Espacio de Bruguera cuando, en plena decadencia, éstas comenzaron a reeditar algunos títulos de su fondo editorial poco antes de su cierre definitivo, es de suponer que por falta de originales o bien en un intento de abaratar costes una vez que la colección había entrado en crisis.

Fueron muy pocas las ocasiones en las que tanto Toray como Bruguera publicaron reediciones de bolsilibros procedentes de otros sellos editoriales, y según todos los indicios se trató de iniciativas de los propios autores -desconozco si con el consentimiento de los reeditores- camufladas bajo títulos diferentes y, en ocasiones, también con los seudónimos cambiados. Siguiendo esta triquiñuela Pedro Guirao colocó sus cuatro títulos de Naviatom en Espacio, y Enrique Sánchez Pascual hizo lo propio con un buen puñado de novelas suyas -al menos veinticinco, aunque pudiera haber más- de Espacio, reeditadas bajo cuerda en La Conquista del Espacio y Héroes del Espacio.

Un caso excepcional, y sin parangón alguno en el ámbito de los bolsilibros, fue la reedición casi completa -faltaron un par de títulos- de la Saga de los Aznar veinte años después de publicada por vez primera en la colección Luchadores del Espacio, aunque en realidad no se puede hablar en sentido estricto de reedición puesto que su autor, Pascual Enguídanos, la reescribió prácticamente por completo, continuándola con otros veinticuatro títulos inéditos una vez acabada la reedición de los originales. Las que sí se reeditaron fueron un pequeño puñado -cuatro en total- de novelas independientes, que fueron intercaladas entre las nuevas de la Saga de los Aznar para darle un respiro al agobiado escritor, ya que nunca existió ningún plan de reeditar la obra completa de Enguídanos ajena a la Saga ni, mucho menos, la de otros autores de la antigua colección de la editorial Valenciana.

Distinta por completo fue la práctica de la editorial Andina, heredera del fondo editorial de la desaparecida Rollán, la cual entre 1975 y 1986 publicó la colección Galaxia 2001 que, con 380 títulos, se convirtió en la tercera más longeva tras La Conquista del Espacio y Espacio. Ya desde un principio Galaxia 2001 siguió una política editorial de reediciones masivas de novelas procedentes de otras colecciones anteriores, por lo general desaparecidas, lo que supuso una iniciativa inédita en el mercado editorial español del momento. De los 380 títulos de la colección al menos el 95% del total son reediciones, e incluso puede ser que la cifra real del saqueo sea todavía algo mayor, dado que en algunos casos cambiaron los títulos y resulta difícil determinar si se trata de una reedición o una novela inédita sin poder compararla con el resto de los bolsilibros de su autor.

De todas estas reediciones el grueso procede de los bolsilibros de Toray, correspondiendo las restantes a parte de la antigua colección Nova Club de Rollán y a La Conquista del Espacio de Bruguera, con aportaciones simbólicas de Luchadores del Espacio y la totalidad de la efímera colección Naviatom, aunque estas cuatro novelas llegaron a Galaxia 2001 a través de una reedición previa -y camuflada- en las colecciones de Toray. Pese a que carezco de datos al respecto, cabe suponer que Andina compró los derechos de reedición a Toray, mientras los de Nova club los adquirió al hacerse con el fondo editorial de Rollán. En cuanto al resto de las reediciones, lo más probable es que se debieran a iniciativas personales de los propios autores.

Como curiosidad cabe reseñar que Llegó del espacio, la única aportación de Henry Keystone (Enrique Montoro Sagristá) publicada con el número 24, es una versión diferente de Un cadáver en el aerolito, aparecida años atrás en Luchadores del Espacio. Puesto que esta colección llevaba ya bastante tiempo cerrada y en Andina no se andaban con demasiados escrúpulos a la hora de arramblar con novelas antiguas, la única explicación posible que encuentro a que fuera publicada una versión diferente de la novela en lugar de la original, es la hipótesis ya comentada de que el autor no dispusiera de la publicada en Luchadores del Espacio sino de otra, posiblemente anterior, que pudo no haber sido aceptada por Valenciana, lo que le habría obligado a reescribirla. Aunque no puedo afirmarlo con certeza, el hecho de que Montoro tampoco aprovechara para publicar sus otras tres novelas puede ser un indicio de que no disponía de las versiones definitivas ni de los bolsilibros impresos.

No contenta con el saqueo de las colecciones de Toray en beneficio de Galaxia 2001, Andina aprovechó también tres novelas de Espacio para su colección Terror, cambiándolas sin más de género aunque, cabe suponer, sus argumentos lo permitirían aplicándoles, eso sí, cierta manga ancha.

Además de Andina, otra editorial de literatura popular especializada en refritos fue Producciones Editoriales, sucesora a su vez de Ferma. Menos activa que la anterior, al menos en el ámbito de la ciencia ficción, esta editorial entró a saco en el antiguo fondo editorial de su predecesora, aunque dado que ésta, al igual que Rollán, tampoco fue muy prolífica dentro del género -salvo en el ámbito de las novelas gráficas-, poco fue lo que pudo rebañar de ella: unas 24 novelas -la práctica totalidad de la colección Extraficción, aparecida a finales de los años 70- proceden de las antiguas colecciones de Ferma, Infinitum y Puerta a lo desconocido, a las que se suma otra novela publicada en su día por Toray. La colección de bolsilibros de esta editorial, también llamada Infinitum, fue publicada entre 1980 y 1982 y rebasó en poco los 70 números, en su totalidad reediciones, muchas de ellas con los títulos y los seudónimos cambiados, procedentes en su mayoría de La Conquista del Espacio, junto con algunas procedentes de las colecciones de Toray.

Por esa misma época, concretamente en 1982, la editorial Helios puso en el mercado no una, sino dos colecciones de forma casi simultánea, Anticipación cósmica y Kapra futuro, cabiendo la posibilidad de que una sustituyera a la otra por razones que desconozco. Ninguna de las dos duró demasiado, 5 números la primera y 11 la segunda, aunque parece ser que los últimos títulos no llegaron siquiera a ser publicados. Al igual que en el caso anterior las dos colecciones se nutrieron en su totalidad de reediciones, casi todas ellas rebautizadas, tomadas en su mayor parte de las colecciones de Toray con alguna aportación de La Conquista del Espacio.

La pequeña editorial Astri abordó, a finales de los años 80, la difícil tarea de abrirse un hueco en un mercado, el de los bolsilibros, entonces colapsado tras el hundimiento de Bruguera a mediados de la década, apoyándose en esta ocasión en un único autor, Juan Gallardo bajo su seudónimo de Curtis Garland. Esta colección, con el nombre de Ciencia Ficción, llegó a publicar un total de 40 títulos de los cuales tan sólo uno era inédito -al parecer se quedó sin publicar tras el colapso de Bruguera-, correspondiendo los 39 restantes a reediciones de novelas publicadas tiempo atrás en La Conquista del Espacio.

Siguiendo con las editoriales sucesoras de otras anteriores nos encontramos con Ediciones B, que como es sabido adquirió la totalidad del fondo editorial de Bruguera. Entre 1990 y 1995 resucitó a La Conquista del Espacio, desaparecida cinco años antes a la par que Bruguera, nutriéndose en su totalidad de reediciones de ésta y de la colección hermana Héroes del Espacio. En total se publicaron 63 títulos, una mínima parte del total de ambas.

Fuera ya de las colecciones que publicaban obras de autores españoles queda por considerar el caso, asimismo peculiar, de las diferentes colecciones que se nutrieron de títulos procedentes de la editorial francesa Fleuve Noir; pese a no ser muy numerosos, las colecciones se multiplicaron -tengo reseñadas al menos 6- a finales de los años 70 y principios de los 80, dentro de un extraño maremágnum de sellos editoriales que, sospecho, pudieran pertenecer varios de ellos a una misma empresa, ya que en ocasiones cambiaron de nombre incluso a mitad de la colección. No es de extrañar, en estas circunstancias, la presencia de títulos duplicados -ocho en total- pese a que la diferencia cronológica entre las distintas colecciones fue mínima, si es que llegó a existir.

Por último, es preciso saltar el charco para encontrarnos con una reedición argentina, la de la serie de aventuras de Bull Rockett escritas por H.G. Oesterheld; publicadas inicialmente en 1956 por la editorial Frontera, 9 de ellas, de un total de 12, serían reeditadas en 1965 por la editorial Índice, con la peculiaridad de que, firmadas originalmente con el verdadero nombre de su autor, en su segunda edición figurarían bajo una constelación de seudónimos presuntamente anglosajones.

Para los amantes de las estadísticas cabe reseñar que, del total de 3.210 bolsilibros que tengo contabilizados -considerando sólo los de autores españoles publicados en colecciones españolas-, corresponden a reediciones 735 de los mismos -la mitad de la editorial Andina-, lo que supone aproximadamente el 23% del total. Si incluimos también las reediciones de autores extranjeros, las argentinas y las reediciones en formato libro la cantidad variará ligeramente, pero no demasiado.

botón





Reediciones en formato de libro. Series


Aunque son muy escasas sobre el total de títulos de bolsilibros, existen algunas reediciones en formato de libro, todas posteriores a la desaparición de este formato y ya planteadas bajo unos parámetros muy diferentes que buscaban rescatar títulos o autores especialmente significativos. Nada que ver, pues, con el anterior criterio indiscriminado y poco o nada exigente en el que se habían especializado editoriales como Andina o Producciones Editoriales.

De ellas las más importantes son con diferencia las correspondientes a las dos principales series de la ciencia ficción española, la Saga de los Aznar de Pascual Enguídanos y el Orden Estelar de Ángel Torres Quesada. La primera, con un total de 24 volúmenes, fue publicada en su totalidad entre 1999 y 2004 por la editorial Silente siguiendo la edición de los años setenta, a la cual se sumó el rescate de un título de los años cincuenta olvidado en su momento por ésta, Dos mundos frente a frente.


Reediciones del Orden Estelar de Ediciones B y Robel


Entre 1996 y 1998 el Orden Estelar tuvo una primera reedición incompleta en cuatro tomos, con un total de 16 novelas, a cargo de Ediciones B. Años más tarde, entre 2003 y 2005, la editorial Robel la reeditó en su totalidad en 28 tomos, incluyendo dos novelas inéditas escritas ex profeso por el autor gaditano para completar sendos huecos en la trama argumental.

Un segundo grupo de reediciones corresponde a las series cortas. En 2002 Río Henares publicó la serie de Más allá del Sol, también de Pascual Enguídanos, y la del Kipsedón, de Ramón Brotons (Walter Carrigan), ambas aparecidas originalmente en Luchadores del Espacio. Silente reeditó varias series cortas de Pascual Enguídanos ajenas a la Saga de los Aznar, concretamente la Trilogía de Finan (2006), la Trilogía de Heredó un mundo (2007), Más allá del Sol -por segunda vez, ya agotada la anterior de Río Henares- (2012) y La locura de Bevington (2013). Las reediciones de Silente se completan con un volumen dedicado a Pablo Rido, el héroe galáctico de José Mallorquí aparecido en su día en la colección Futuro (2001).

En 2016, la Asociación Cultural Hispanoamericana Amigos del Bolsilibro publicó en un solo tomo la Saga de Hongara de Ángel Torres Quesada. Formada por un total de seis títulos, cuatro de ellos (Las murallas de Hongara, El planeta de la luna roja, El enigma de la luna y La furia de los malditos) habían aparecido originalmente en la colección Galaxia 2000, mientras los dos restantes (El signo de Wrangull y Nelhar de Laninkia) quedaron inéditos al desaparecer ésta, por lo que fueron editados por vez primera en este libro.



Esta misma editorial publicó en 2018 el primer tomo de los tres previstos de la reedición completa de la colección Robot, escrita por Enrique Sánchez Pascual bajo el seudónimo de Alan Comet. Este volumen recogía las cinco primeras novelas de las quince que abarca la colección: La rebelión de los hipogeos, La invasión de los electrófagos, Los micro-robots de Saturno, Ventosas de demencia y Desintegradores de carne. Un año más tarde, en 2019, apareció el segundo volumen con las novelas sexta a décima: El robot del Dr. Freuding, El despertar del pasado, La hora “H” ha sonado, La pesadilla de los bio-esquemas y ¡Marte ataca! Por último, en 2020 les llegó el turno a las cinco restantes: Satélite artificial, Cometas dirigidos, Cuando el Sol se extinga, Piratas siderales y El renacer de la Atlántida.

El tándem formado por Domingo Santos y Luis Vigil abordó en 1971 la escritura de Nomanor, una serie de fantasía heroica. Lamentablemente de los ocho títulos previstos tan sólo llegaron a escribir cuatro, y de éstos únicamente los dos primeros, El mito de los Harr y El bárbaro, fueron publicados por la editorial Buru Lan en la colección homónima, permaneciendo los dos restantes inéditos. Tres años más tarde, en 1974, los autores recuperaron uno de los publicados en Buru Lan -El bárbaro- y otro de los inéditos -La niebla dorada- en el número 58 de la revista Nueva Dimensión, permaneciendo inédito el restante titulado El bardo de Yisé debido a que, según explicó Domingo Santos en la revista electrónica BEM on line, Buru Lan perdió el original y los autores no pudieron recuperarlo completo. Cuando en 2019 la Asociación Cultural Hispanoamericana Amigos del Bolsilibro recopiló en un único volumen todo el material disponible de Nomanor, añadió a las tres novelas ya publicadas el relato El dios estrella, publicado en 1997 en el número 5 del fanzine Bucanero y reeditado siete años después en BEM on line.

botón





Reediciones en formato de libro. Antologías de novelas



Un segundo grupo de reediciones está formado por antologías de novelas independientes de un mismo autor y género, en nuestro caso la ciencia ficción. Aunque no siempre ocurre así suele ser lo más frecuente, por lo que he preferido considerar las excepciones en otro apartado diferente.

A esta categoría pertenece el volumen publicado en 2004 por Silente, a modo de apéndice de la Saga de los Aznar, con dos novelas independientes de Pascual Enguídanos, El Atom S-2 y Embajador en Venus, bajo la justificación de que ambas presentaban afinidades argumentales pese a ser ajenas a la misma... una decisión cuestionable ya que, si bien esta afinidad era cierta, no resultaba mayor que la existente en otras novelas independientes de este autor, en algunas de ellas es todavía más evidente, por lo cual, siguiendo este criterio, también deberían haber sido reeditadas.

El veterano autor Antonio Vera Ramírez (Lou Carrigan) se autoeditó en 2010, bajo el sello lulu.com, los tres volúmenes de la colección Otras vidas, otros mundos3, con un total de nueve títulos de los cuales siete eran reediciones de antiguos bolsilibros y los dos restantes inéditos. El primer volumen está formado por Procedente del universo, El cometa Shelley (inédito) y Mamá computadora; el segundo por Mucho antes de Darwin (inédito), Los malvados seres de Urrh y Markiano, rey de Marte; y el tercero por Mar galáctico, Invasión de seres horrendos y Multiman.

En 2012 el matrimonio Rafael Barberán y Àngels Gimeno (Ralph Barby) publicó bajo el sello Portilla, posiblemente una autoedición, el libro Adictos a la galaxia, que recupera sus antiguos bolsilibros Agonía de un planeta y Sombras del caos.



Pulpture, una editorial especializada en literatura popular, abordó la reedición en tres volúmenes de la totalidad de los bolsilibros de ciencia ficción escritos por Vicente Adam, dieciocho en total, doce de los cuales fueron publicados en Luchadores del Espacio y los seis restantes en Espacio. El primero, publicado en 2016, abarca los seis primeros títulos: Marionetas humanas, Rebelión en la galaxia, La muerte azul, La nueva raza, Los sonidos silenciosos de Venus y ¡Ayúdanos, terrestre! Dos años más tarde, en 2018, apareció el segundo con las seis restantes novelas de Luchadores del Espacio: Prisión cósmica, La Tierra no puede morir, Cargamento para el infierno, Cautivos de Voidán, Ellos también son humanos y Puedo dominar el mundo.

botón





Otras reediciones



Este apartado es en realidad un cajón de sastre en el que he reunido tanto las ediciones independientes -alguna incluso imitando el antiguo formato de los bolsilibros- como el caso más frecuente de títulos publicados en una revista, un libro o bien en una antología no homogénea, entendiendo como tal aquélla que recoge títulos de un mismo autor pero de géneros diversos.

Comencemos por los libros independientes: La noche de América agonizante, de Juan Gallardo (Curtis Garland), publicada por la editorial Morsa en 2008; Año 2000: Fin del mundo, de Miguel Olivero Tovar (Keith Luger), reeditada por Libros Mablaz en 2016 y El brujo de la galaxia, de José Luis Bernabeu (Joseph Berna), publicada en 2018 por Matraca Ediciones con el número 3 de la colección Serie Bee, una novela escrita para las colecciones de bolsilibros de Bruguera que quedó inédita tras el colapso de esta editorial.

La revista que desempeñó una labor más activa en la recuperación de los bolsilibros fue Pulpmagazine. Editada entre los años 2000 y 2002 por Río Henares, incluyó en casi todos sus números uno de ellos, siete en total procedentes de Luchadores del Espacio y La Conquista del Espacio: El mundo del viento cósmico, de Juan Gallardo (Curtis Garland); Huida a las estrellas, de Ángel Torres Quesada (A. Thorkent); Misterio en la Antártida, de José Caballer (Larry Winters); Un mundo llamado Badoom, de Ángel Torres Quesada (Alex Towers); Eratom 225, de Fernando Ferraz (Profesor Hasley); La barrera de las sombras, de Jacobo Sánchez Artigao (A.S. Jacob) y ¡A la cama, terrícola!, de Rafael Barberán y Àngels Gimeno (Ralph Barby). El apartado se completa con Sombras del caos, de Francisco Javier Miguel Gómez (Lem Ryan), publicada en el número 9 de la revista Delirio (2012) de la editorial La Biblioteca del Laberinto.



Pese a ser con diferencia el autor de ciencia ficción más prolífico y uno de los más afamados, Luis García Lecha (Clark Carrados) cuenta tan sólo con un único bolsilibro reeditado, Dimensión X, que fue incluido junto con otras novelas suyas de diferentes géneros en el libro Del espacio sideral al lejano oeste, editado en homenaje suyo por el Instituto de Estudios Riojanos en 2008.



En los últimos años la Asociación Cultural Hispanoamericana Amigos del Bolsilibro ha venido desarrollando una importante labor de recuperación de la literatura popular española en sus diferentes géneros. Además de las antologías monográficas citadas anteriormente, cabe reseñar los bolsilibros de ciencia ficción incluidos en volúmenes recopilatorios de un autor en los que coexisten diferentes géneros. Éste es el caso de Shukira, de José Luis Bernabeu (Joseph Berna), que también quedó inédito al desaparecer Bruguera, publicado en El maravilloso mundo de Joseph Berna (2017). En 2019 apareció Misterios, aventuras y disparos con Ray Lester, una antología de seis bolsilibros de Juan Mora Gutiérrez (Ray Lester) de los que dos son de ciencia ficción: Invasión verde y Negras aguas de muerte.

En 2020 hubo doblete. En mayo fue el libro de José León Domínguez (Kelltom McIntire) Memorias de una olivetti, con tres bolsilibros pertenecientes a nuestro género: La última criatura, Los desesperados de Xantroo y Tildrich, Base Uno. Y en diciembre le llegó el turno a Antonio Ferri Abellán (Robin Carol) con Memoria del porvenir, que recoge los cinco bolsilibros que escribió incluyendo La amenaza de Andrómeda y El silencio de Helión, su única incursión en el género de ciencia ficción dividida entre estos dos títulos.

Según informa su página web están previstas nuevas antologías de diferentes autores, algunas de las cuales incluirán novelas de ciencia ficción, las cuales iré incluyendo conforme vayan siendo editadas.

botón




1 Para consultar la relación completa de las reediciones de bolsilibros de ciencia ficción, pulse aquí.
2 Los bolsilibros reescritos.
3 Lou Carrigan, medio siglo en la brecha.


Publicado el 14-3-2010 en el Sitio de Ciencia Ficción
Actualizado el 8-10-2021