Modernización



Los Reyes Magos, hartos de la pertinaz competencia de Papá Noel, decidieron renovarse. Para ello recurrieron a una conocida diseñadora que cambió su indumentaria tradicional por otra de diseño vanguardista al tiempo que, velando por el bienestar animal, sustituían a los camellos por vehículos eléctricos no contaminantes.

Tan radical cambio suscitó controversias, pero aunque fueron muchos más quienes lo rechazaron que aquéllos que lo aplaudieron con entusiasmo, la polémica suscitó una publicidad que redundó positivamente en su imagen pública y, por ende, en su cuota de mercado frente al eterno rival.

Lamentablemente su triunfo resultó efímero, ya que éste no tardó en imitarlos trocando su conocido traje rojo ribeteado de blanco por otro inspirado en los atavíos de las antiguas tribus indígenas norteamericanas, así como el gorro con el pompón blanco por un tupido penacho de plumas procedentes de fuentes sostenibles en las que no se maltrataba a las aves. Asimismo, reemplazó el trineo volador por un dirigible ecológico propulsado con energía solar.

Con lo cual, volvieron a quedar en tablas.


Publicado el 12-12-2019